Tras el funeral en la D.G.S.. 
 Los féretros de dos policías asesinados, a hombros por las calles de Madrid  :   
 Miles de personas se han congregado en la puerta del Sol. Manifestación tras las suspensión del acto religioso de la catedral.. 
 Informaciones.    06/10/1976.  Página: 1,?. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

Director: JESÚS DE LA SERNA

Sobretasa por transporte urgente a provine

DECANO DE LA PRENSA DE LA TARDE -: Diario independiente -i- Edita Prensa Castell San Roque, 7 : Teléfono 222 83 85 -i- Madrid, miércoles 6 de octubre de 1976 -:-10 ptas.

TRAS EL FUNERAL EN LA D.G.S.

Los féretros de dos policías asesinados,

a hombros por las calles de Madrid

• MILES DE PERSONAS SE HAN CONGREGADO EN LA PUERTA DEL SOL

• MANIFESTACIÓN TRAS LA SUSPENSIÓN DEL ACTO RELIGIOSO DE LA CATEDRAL

MADRID, 6 (INFORMACIONES)

ETA mañana, miles de personas —muchas de ellas, según Europa Press, policías y guardias civiles de paisano— se han congregado en la Puerta del Sol, ante la Dirección General de Seguridad, donde se ha celebrado el funeral por los inspectores de Policía don Luis Francisco Sanz y don Antonio Palomo. Se han proferido diversos gritos y se ha suspendido, tras haberlo iniciado, el canto del "Cara al sol".

Finalizado el acto religioso —informa Cifra—, los féretros, a hombros de compañeros, familiares y amigos, fueron sacados a la calle. Previamente, salieron los padres y hermanos de los policías asesinados, que protagonizaron escenas de vivo patetismo.

La salida de los féretros fue recibida con un aplauso cerrado y unánime de la multitud congregada en el exterior.

A HOMBROS POR LAS CALLES

Grupos aislados de personas entonaron el "Cara al sol", mientras los cadáveres, a hombros, iniciaban un recorrido fúnebre por las calles de Carretas, plaza de Jacinto Benavente y calle de Atocha, en la que ante la iglesia de Santa Cruz fue rezado un responso. Otros individuos aislados alzaron el brazo, y se profirieron gritos contra los asesinos, vivas a la Policía, Guardia Civil y fuerzas de orden público en general, asi como algunos aislados pidiendo la dimisión del Gobierno y la subida del Ejército al Poder.

Durante el recorrido del cortejo, integrado por varios miles de personas, en su mayor parte funcionarios del Cuerpo General de Policía, miembros de la Policía Armada y de la Guardia Civil, que iba presidido por el director general de Seguridad, Jefe superior de Policía, gobernador civil, presidente de la Diputación y alcalde de la ciudad, así como por otros altos cargos de la D. G. S., el público estacionado en las aceras aplaudía el paso de los féretros o mostraban su respeto por los dos policías muertos.

Según manifestó a Cifra un funcionarlo de Policía, los gritos antes aludidos fueron contestados por los funcionarios con otros de petición de respeto y "fuera, fuera". Los miembros de la Policía, para no ser identificados con elementos de ultra-derecha mezclados entre el público, optaron por colocar en sus solapas las placas de su condición.

Ante la iglesia de Santa Cruz, el padre Godoy despidió el cortejo con un responso, al término del cual dio un "Viva España", que fue contestado unánimemente por la multitud.

Seguidamente, los ataúdes fueron intro-(Pasa a la última página.)

LOS FÉRETROS DE DOS POLICÍAS ASESINADOS, A HOMBROS POR LAS CALLES DE MADRID

(Viene de la pág. primera.)

ducidos en los furgones fúnebres y conducidos, respectivamente, a los cementerios de San Justo y Vallecas, para recibir cristiana sepultura.

En la Sacramental de San Justo recibieron tierra los restos de don Luis Francisco Sanz Flores. Asistieron unas mil personas, que al final cantaron el "Cara al sol". Al acto asistió el alcalde de Madrid, don Juan de Arespacochaga.

Al parecer, el Gobierno no tenía intención de que la capilla ardiente se instalara anoche en la D. G. S., a donde fueron llevados los féretros por iniciativa de funcionarios de la Policía desde el kilómetro 23 de la carretera Madrid-San Sebastián, saliendo al encuentro del furgón fúnebre.

SUSPENDIDO EL FUNERAL DE LA CATEDRAL

La misa funeral organizada para mediodía de hoy en la catedral de San Isidro ha sido suspendida a última hora.

Unas quinientas personas, al encontrarse con las puertas de la catedral cerradas, han marchado en manifestación, profiriendo diversos gritos.

VIOLENCIA EN SAN SEBASTIAN TRAS EL FUNERAL DE AYER

Unas cuantas docenas de personas, al parecer de extrema derecha, irrumpieron ayer tarde violentamente en la parte vieja de San Sebastián, tras el funeral celebrado en la catedral por el alma del señor Araluce y los tres policías que murieron asesinados el lunes. La familia del señor Elicegui, conductor del automóvil del presidente de la Diputación, prefirió celebrar las exequias en la intimidad, para evitar la posible politización del acto. Los Reyes de España han enviado un telegrama de condolencia a la familia del señor Elicegui.

A la puerta de la catedral se congregaron muchas personas con la escarapela de «Fuerza Nueva», con banderas y una pancarta que decía: «Gobierno, atiende: la Patria no se vende». Se oyeron gritos de «Viva España», «Viva Cristo Rey», «E. T. A. al paredón», «Ejército al Poder», Tras una manifestación de varios miles de personas, que enarbolaban la pancarta antedicha, un puñado de ellos, se supone que de extrema derecha, recorrieron vandálicamente varios barrios de la ciudad, destruyendo lo que encontraban a su paso: cafeterías, establecimientos, etc. Más de cincuenta establecimientos fueron destrozados anoche. También llegaron a desalojar el teatro Principal aporreando al público. Esta furia desatada de los extremistas causó el pánico en la población, ya de por sí conmocionada por los últimos acontecimientos. No se tienen noticias de que haya habido detenciones.

Tampoco se confirma que se hayan llevado a cabo detenciones en relación con el quíntuple asesinato del lunes, cuya paternidad reivindica E. T. A. (rama militar). Según la «Gaceta del Norte», un soldado podría estar implicado en el atentado directamente. Y este soldado, según noticias sin confirmar, estaría ya detenido

 

< Volver