El quíntuple asesinato de San Sebastián. 
 Repercusión mundial  :   
 Incluso los medios informativos soviéticos, rompiendo su silencio, se han pronunciado sobre el suceso. 
 Pueblo.    06/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

El quintuplo asesinato de San Sebastián

REPERCUSIÓN MUNDIAL

• Incluso los medios informativos soviéticos, rompiendo su silencio, se han pronunciado sobre el suceso

MADRID. (Redacción central de Efe.)—El asesinato del presidente de la Diputación Provincial de Guipúzcoa ha tenido una amplia repercusión mundial, incluso en la Unión Soviética, donde la agencia Tass rompió su sistemático silencio sobre actos de terrorismo en España.

• .En Estados Unidos, el «Washington Post», en crónica desde Madrid, su corresponsal Miguel Acoca destaca el hecho de que el Gobierno ha decidido no declarar el «estado de excepción» y que el ministro Martin Villa recalcó que el programa del Gobierno de reforma política seguirá adelante.

• En París, los matutinos dan amplia información del asesinato, y «Le Figaro» {conservador) reproduce párrafos dé la intervención de Martin Villa en la televisión, acusando a los autores del atentado de pretender impedir el proceso democratizador, señalando que «el asesinato de Juan María de Araluce constituye el atentado: más grave después del asesinato, en 1973, del primer ministro Carrero Blanco».

«L´Aurore}} centro derecha) titula la noticia: «San Sebastián, la E. T. A. mata cuatro veces», dando amplia información y agrega que como consecuencia de esta nueva sanguinaria "hazaña" dé tos extremistas vascos, se han reforzado las medidas de seguridad en las provincias ´ Vascongadas y zonas fronterizas».

También la Prensa vespertina de París, que no alcanzó la noticia el lunes, comentó ayer el asesinato de Araluce en San Sebastián.

Titula a primera página «Le Monde»: «Indignación en España después del atentado de San Sebastián»; con amplia información y crónica de su corresponsal en Madrid.

Dice el corresponsal en su crónica, que «el asesinato de Araluce, que era vasco y se había pronunciado en las Cortes de modo explícito en favor de las antiguas libertades provinciales, no sólo ha suscitado indignación en el País Vasco, sino también en el resto de España, incluso en los sectores de la oposición, desde la derecha al Partido Comunista».

• En Moscú, la agencia de noticias Táss informa con cierta amplitud del atentado, y dice qué «tanto el Partido Comunista Vasco como el bloque de partidos de la oposición han denunciado energicamente este asesinato».

• «El Ejército persigue a tos terroristas que mataron al consejero del Reino en Ciudad Vascongadas», titula «The Times», de Londres.

El periódico independiente destaca en su primera pagina la noticia como el resto de la Prensa londinense, y dice: «El asesinato forma parte de la que parece ser una escalada de la violencia en España, especialmente en las provincias Vascongadas.»

«The Financial Times» (económico) y «Daily Mail» (conservador) señalan que se trata del peor y más significativo acto de violencia desde la muerte de Carrero Blanco, en diciembre de 1973. Apunta el corresponsal de «The Financial Times» que un asesinato de tanta importancia política como éste «puede muy bien tener un efecto en el avance a corto plazo de los planes de reforma política del Gobierno».

0 La radio y televisión belgas dieron amplia información, recogiéndose, especialmente, la intervención de Martín Villa ante la televisión, y se ha subrayado la frase «No caeremos en la trampa que nos han tendido los asesinos de Araluce».

• El asesinato de San Sebastián ha conmovido a la opinión pública de Austria, y ocupa lugar importante en la Prensa, que condena el hecho.

• En Ginebra, el periódico «Tribune de Géneve» dice en un comentario que el atentado de San Sebastián «es también una advertencia para la oposición, que debe comprender la imposibilidad de simultaneamente alimentar la prehensión de entrar en el juego democrático y jugar con el fuego de la insurrección».

Como era de esperar, en Hispanoamérica el asesinato de Araluce ha causado enorme impacto en la opinión pública. Los periódicos, radios y televisiones dieron amplia información y condenaron el hecho.

En Santiago de Chile, «El Mercurio» pone en primera página la, noticia, bajo el titular «Fue asesinado un consejero del Reino español», y de toda la información facilitada por las agencias informativas internacionales.

«El Espectador», de Bogotá, considera a Araluce «la figura de hoy». El diario de Bogotá, tras una semblanza biográfica, hace un comentario, señalando la dificultad de la tarea del presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, en llevar adelante sus planes de reforma política.

Los diarios de Caracas, Buenos Aires, Méjico y .Rio de Janeiro dan amplia cabida en sus páginas al asesinato de Araluce. En Caracas, donde la noticia la publicaron todos los periódicos, algunos la titularon a toda plana.

Para el bonaerense «La Opinión», se trata del episodio más grave ocurrido en el reinado de Don Juan Carlos, desde su subida al trono, en noviembre de 1975.

«Clarín», que anuncia en recuadro de primera plana el hecho, incluye información a cuatro columnas en sus páginas centrales, con fotografía del asesinado.

La Nación», «La Prensa» y «Crónica», bonaerenses, informan en lugar preferente y hacen comentarios señalando que, después del asesinato del presidente del Gobierno Carrero Blanco, el de San Sebastián es el más grave habido en España.

En sus ediciones de ayer, los diarios de la capital mejicana destacaron el asesina-

to de Araluce. «Excelsior», ilustrando su información con fotografías, atribuye el hecho a una facción de la E. T. A. y coincide con los demás diarios en la posible trascendencia del atentado.

Al respecto, «Novedades» comenta que la muerte de Araluce no favorece en nada a la oposición, y si a las fuerzas conservadoras, que estrecharán más sus filas.

También en Río de Janeiro la Prensa hace comentarios sobre el suceso, y «Jornal do Brasil», que publica fotografía y biografía de Araluce, coincide en la gravedad del atentado, el más grave desde la muerte de Carrero Blanco.

PUEBLO 6 de octubre de 1976

 

< Volver