La Diputación y el Ayuntamiento donostiarra con el presidente del Gobierno. 
 Queja y promesa  :   
 Corporaciones: "Demora en la aplicación de soluciones". Suárez: "Se evitará la acción de los comandos incontrolados". 
 Pueblo.    14/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

la Diputación y el Ayuntamiento donostiarra con el presidente del Gobierno

QUEJA Y PROMESA

* CORPORACIONES: "Demora en la aplicación de soluciones" SUAREZ: "Se evitará la acción de los comandos incontrolados"

MADRID. (Cifra y Europa Press.) — La inmediata derogación del decreto de 23 de junio de 1937, por el que se puso fin al concierto económico para Vizcaya j Guipúzcoa, último residuo del régimen foral, ha sido solicitada al presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, por la Diputación Provincial de Guipúzcoa, en la audiencia que tuvo lugar ayer en la Presidencia del Gobierno.

En la audiencia, que duró algo más de dos horas, estuvieron presentes el ministro de la Gobernación, Rodolfo Martín Villa, y el gobernador civil de Guipúzcoa, señor Menéndez Manjón. Al frente de la Diputación guipuzcoana estaba su presidente accidental, Santiago Sanmartín.

El señor Sanmartín hizo referencia, en primer lugar, al dolor y la amargura producida por los últimos acontecimientos en Guipúzcoa, y a la «inexplicable demora en la aplicación de justas soluciones a los viejos problemas que de forma continua, da hemos venido denunciando».

Habló también de la confusión a que se ha llegado a lo largo de los últimos años por las actuaciones de unos y otros, la propaganda sabiamente orquestada de la subversión «apoyada por publicaciones legalmente autorizadas», la escalada del terrorismo y la acción incontrolada —«porque nadie se toma el esfuerzo de controlarles»— de e1ementos desconocidos que han respondido a la provocación de la violencia con acciones no menos censurables.

Al referirse al tema del necesario reforzamiento de las instituciones, en el estudio presentado por la Diputación se toca el tema del mantenimiento del orden público en los pequeños municipios, y se señala que si no se refuerza la autoridad de los alcaldes, que conocen mejor que nadie a su pueblo e intuyen las consecuencias de una actuación desproporcionada, es inevitable un deterioro progresivo de la situación.

Igualmente le fue pedido a1 presidente que, cuando un problema no puede ser resuelto, se diga, a fin de evitar que se puedan abrigar esperanzas que no conducen más que a incrementar la crisis de confianza.

Otro punto solicitado por la Diputación guipuzcoana fue que, a instancia de parte, las causas de cuantos pudieran todavía considerarse privados de libertad por delitos de intencionalidad política no entienda más que la jurisdicción ordinaria.

También figura entre las peticiones planteadas al presidente la de un tratamiento igualitario por las fuerzas de orden público en los momentos en que se vean precisadas a intervenir para asegurar el orden, la libertad y la seguridad de las personas o cosas.

Posteriormente el presidente Suárez se reunió con el Ayuntamiento de San Sebastián.

La audiencia fue larga. Dos horas menos cuarto estuvieron las autoridades municipales donostiarras con el presidente para exponerle la situación actual que vive San Sebastián, en un intento de recoger las aspiraciones de la población.

«El presidente Suárez manifestó su satisfacción —dijo el alcalde señor Lasa— al observar que las cuestiones que nosotros le presentábamos coincidían con las informaciones recibidas tras la visita del señor Martín Villa a Guipúzcoa, con lo expuesto por el Pleno de la Diputación guipuzcoana y con los datos que el presidente tenía de otros contactos mantenidos anteriormente.»

«A lo largo de la entrevista —afirma el alcalde Lasa— hemos pedido al presidente del Gobierno la derogación del decreto-ley de 23 de junio de 1937. por el que Guipúzcoa y Vizcaya perdieron su concierto económico.» Especial hincapié hizo don Francisco Lasa en el capítulo de la amnistía. Su preocupación por la última tragedia ocurrida en San Sebastián es notoria. El Ayuntamiento tenía proyectado —antes de estos asesinatos— insistir en la concesión de una amplia amnistía qué abarcase a todos los exiliados vascos por motivos ajenos al terrorismo. «No obstante, hemos vuelto a repetir el acuerdo que la Corporación tomó a finales del pasado año acerca de la necesidad de una amplia amnistía solo para los implicados en "delitos políticos", a lo que el presidente ha respondido que no se puede afirmar que la amnistía actúal haya sido restringida. Nosotros queremos que sea lo más benévola posible para los delitos sin sangre y consideradas las actuales circunstancias.»

Preguntado si la actuación de los comandos incontrolados que parecen actuar con impunidad en Guipúzcoa había entrado en las conversaciones, el señor Lasa Echarri indica que «los comandos tienen que desaparecer, porque perturban la paz ciudadana. En este sentido, el presidente del Gobierno nos ha manifestado que el es el primer interesado en que termine tal estado de cosas, y respecto a la petición de una Universidad para Guipúzcoa, el señor Suárez nos ha dicho que el Ministerio de Educación y Ciencia tiene en cartera la petición».

Foto MOLLEDA

 

< Volver