Reconocimiento de la identidad del pueblo. 
 Los obispos vascos piden amplia y generosa amnistía     
 
 Diario 16.    28/12/1976.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Reconocimiento de la identidad del pueblo

Los obispos vascos

piden amplia y generosa amnistía

SAN SEBASTIAN, 28 (Logos-D16).—En una pastoral navideña hecha pública ayer, los obispos de San Sebastián y Bilbao se muestran partidarios de la concesión de una amplia y generosa amnistía y de la renuncia de la violencia armada como vía de consecución de las reivindicaciones sociales o políticas, con el objetivo final del logro de la paz.

Los obispos de las dos diócesis, monseñores Jacinto Argaya (San Sebastián) y Antonio Añoveros (Bilbao) y sus dos auxiliares piden también en la pastoral cauces institucionales adecuados "al reconocimiento práctico de la identidad peculiar de nuestro pueblo de su lengua y de sus tradiciones".

La voluntad eficaz de construir una paz sólida y duradera en el país —afirman los obispos en su pastoral— exige ciertos cambios que corrijan las deficiencias denunciadas no sin razón por el sentir de una parte importante de los ciudadanos.

Reconocimiento de las libertades

"Ante todo, es urgente el leal y eficaz reconocimiento de los derechos de asociación benefica y social y de reunión y expresión de las propias ideas y proyectos políticos.

en favor de todos los que están realmente dispuestos a reconocer, ahora y en el futuro, estos mismos derechos a los demás."

"Finalmente —añade la pastoral—, la aplicación práctica del principia reconocido de la soberanía popular ha de permitir la pronta creación de instituciones libres y participativas en los

ambitos municipal, sindical, empresarial y en la planificación económica."

"´El logro de la paz duradera y firme para nuestro pueblo requiere, en el momento presente, la conquista de unas actitudes pacificadoras, hechas de respeto, de tolerancia y de mutua reconciliación y perdón; postula también realizaciones colectivas e institucionales, que sean expresión de una justicia más plena" dicen los obispos.

Actitudes pacificadoras

"Tenemos que desterrar definitivamente de la vida ciudadana, social y política el dogmatismo y la intransigencia —continúa la pastoral—, la pretensión a exigir las propias opiniones y los propios proyectos sobre la ciudad en verdades fuera de discusión. Tenemos que renunciar a la voluntad de Imponer nuestras opiniones político-sociales a los demás, y

mucho más al uso de la fuerza para conseguirlo."

"No será posible la paz mientras identifiquemos a quien discrepa de nosotros con el enemigo al que hay que vencer o eliminar; mientras veamos en el pluralismo institucionalizado de opiniones políticas un síntoma inequívoco de enfermedad social, contrario a la unidad, y mientras haya grupos que se atribuyan la exclusiva de la fidelidad al propio pueblo, la representación de todos los que sufren la injusticia o el conocimiento del modelo de convivencia social y política que al pueblo le conviene. "

"Por ello Juzgamos que son condiciones necesarias para alcanzar la paz —concluyen los obispos vascos— la inmediata desaparición de las violencias practicadas por los distintos grupos, organizados o incontrolados, las amenazas, las agresiones a las personas, los atentados contra locales comerciales o viviendas, la recaudación de fondos económicos bajo presiones, los secuestros y los crímenes contra adversarios políticos."

 

< Volver