1 de abril 1939-1 abril 1964. 
 Antes y después de la "Cota cero"     
 
 ABC.    09/04/1964.  Páginas: 7. Párrafos: 39. 

MADRID, JUEVES 9 DÉ ABRIL DE 1964

UNA ESTRELLA AL PIE DE UN ARTICULO CON FIRMA SIGNIFICA QUE ESTE

HA SIDO EXTRACTADO

ANTES Y DESPUÉS DE LA «COTA CERO»

LA Historia, lo mismo la política que la clínica, es la ciencia de los

antecedentes y, por oso, es maestra de la vida. Su empecinado rival es el olvido

que viene por sí sólo, casi como una gravitación. En cambio, el recuerdo

requiere Esfuerzo. Lo cómodo es no pedir cuenta? a la memoria. Y, sin embargo,

.muy poco de cuanto acontece tiene genuino sentido sí no se sitúa sobre el

pasado. La auténtica comprensión de un tiemipo supone dar un telón de fondo a

los primeros planos. Nuestro "memento" sobre España no sólo va dirigido a los

jóvenes, que son los que por naturaleza tienen una corta memoria vivencia!, sino

también a los desmemoriados y a los que el cotidiano ajetreo acostumbra a no

volver la vista atrás. A todos ellos les invitamos a esta tensión intelectual de

hacer historia, de buscar en los contrastes retrospectivos el verdadero volumen

del presente. Quien se niegue a esta recapitulación tío tiene" derecho a juzgar.

Hace un cuarto de siglo, la inmensa mayoría de ios españoles vivieron una hora

de euforia. No es verdad que la mitad se sintiesen consternados y hundidos. En

los últimos meses de la guerra las trapas rojas apenas luchaban y la población

civil recibía entusiásticamente a loí Iriunfadores; y no por temor, sino por

auténtico anhelo de paz. Dos días antes fie la liberación de Madrid, las casas

ya estaban engalanadas, y veinticuatro horas antes de que ningún soldado de

Franco cruzara el Manzanares, un centinela que hacia la guardiá en un

cuartelillo madrileño saludó ron un ¡viva España! a los refugiados que

abandonaban una Embajada para unirse al Ejército.

Pero la economía nacional estaba en ruinas: los campos baldíos, las carreteras

destrozadas, el parque de ferrocarriles inexistente, pueblos y barrios

destruidos y miles de familias sin hogar, las industrias en vejecidas o

desmanteladas, 1 a flota mercante hundida, vacías las despensas, las cajas del

Banco de España expoliadas, el crédito exterior volatizado y la maquinaria del

Estado maltrecha. Por añadidura, el dolor y la escisión habían dejado sus

huellas en la conciencia nacional.; Había que rehacerlo todo.

Cuando los españoles se disponían a reconstruir hasta su propia geografía

desolada, la segunda guerra mundial trajo consigo el estrangulamiento de nuestro

comercio exterior y la renuncia a la colaboración internacional para la

recuperación interna. A este obstáculo estrictamente económico vinieron a

sumarse los políticos. Después de ocupar Checoslovaquia, Polonia, Bélgica,

Holanda, Luxemburgo, Dinamarca, Noruega y Francia, el Ejército alemán llegó a

nuestras fronteras septentrionales. Entonces se agudizaron las presiones de todo

orden para obtener la alianza militar de España o, al menos, el paso franco como

lo había concedido Suecia. Nuestro Gobierno, alternando negativas rotundas con

concesiones tácticas, realizó el prodigio de mantenernos al margen del

conflicto. Atenazados "entre Hendaya y Gibraltar", como dijo nuestro ministro de

Asuntos Exteriores, Serrano Suñer, España llegó a 1945 sin haber gozado del

imprescindible sosiego para rehacerse,

La victoria de los aliados no mejoró la situación. Antes al contrario. Cediendo

a los propósitos soviéticos, los Estados Unidos y Gran Bretaña condenaron al

régimen español en Potsdam el 2 de agosto de 1945.

Bandas de terroristas procedentes de Francia cruzaron la frontera pirenaica. El

4 de febrero de 1946 se publicó la Nota tripartita de Londres contra España y,

días después, Francia cerraba la frontera, con lo que se cortaron todas nuestras

comunicaciones terrestres con Jel continente. En 12 de diciembre, la O.N.U.

aprobaba la moción de retirada de embajadores.

Mientras los Estados Unidos empezaban a derramar sobre Europa los fabulosos

beneficios del Plan Marshall, el presidente Truman, mediante su veto personal,

excluyó a España de toda ayuda. No tuvimos más remedio que continuar con la

táctica de apretarnos el cínturón. La coyuntura económica era cada vez más

difícil. Las malas cosechas agravaron la situación. Fue un período de angustia.

Desapareció el pan de las tahonas, y los artículos de primera necesidad

empezaron a intercambiarse en el mercado negro. Una hogaza candeal era un tesoro

y, al mismo tiempo, casi un delito. Pero el pueblo español que, cuando la

condena de las Naciones Unidas había hecho el cuadro, manifestando su adhesión

al Gobierno en la espectacular manifestación de la plaza de Oriente, siguió

unido y firme. La amenaza del hambre pudo ser conjurada gracias al Convenio

comercial hispano-argentino de 30 de octubre de 1945 y al Protocolo Franco-Perón

de 19 de abril de 1948, mediante los cuales la fraterna República Argentina nos

suministró a crédito los cereales que necesitábamos para sobrevivir.

Lentamente la tenaz resistencia de los españoles y la inteligencia y difícil

gestión de nuestra diplomacia fueron haciendo remitir la ofensiva exterior. En

febrero de 1948, Francia, por propia iniciativa, vuelve a abrir la frontera

pirenaica. En 1949, veintiséis países votan a favor de España en las Naciones

Unidas. En 1950 el Senado norteamericano aprueba un préstamo de sesenta y dos

millones de dólares, cantidad que hoy nos parece irrisoria, pero que

representaba un punto de partida de extraordinario valor moral.

Finalmente, las Naciones Unidas revocan 1 a resolución de la retirada de

embajadores. Pero nuestra auténtica entrada en la convivencia internacional no

tiene lugar hasta que en 1953, casi simultáneamente, Martín Artajo suscribe el

Concordato con la Santa Sede y los Pactos híspano-norteamericanos. Casi cuatro

lustros habían durado los tiempos difíciles. De esa fecha arranca lo que un

escritor español ha llamado "la cota cero" de la política internacional de

España.

El primer gran paso fue el ingreso en las Naciones Unidas el 10 de diciembre de

1955 con sólo dos abstenciones, las de Méjico y Bélgica. La U. N. E. S. C. O.,

la O. E. C. E., el Fondo Monetario Internacional, el Banco de Reconstrucción y

Fomento, la Corporación Financiera Internacional y la O. C. D. E., nos abrieron

sus puertas. En 1957, al mismo tiempo que se inicia el plan de estabilización

económico interior, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores, Castiella, inicia

con éxito la aproximación a Europa.

En realidad, del cuarto de siglo transcurrido desde el día de la Victoria,

España apenas ha tenido dos lustros de normalidad para llevar a cabo la

reconstrucción interior. El esfuerzo realizado en este corto período es

sencillamente extraordinario. La faz entera de la Patria se ha transformado:

nuevos poblados han surgido en regiones casi desérticas, los regadíos han

cambiado el signo vital de los terrenos, centenares de fábricas se alzan por

doquier y un clima de confianza exterior ha convertido nuestro país en uno de

los grandes centros de turismo mundial. Para valorar lo que esta paz y este

bienestar significan es preciso remontarse, en el recuerdo o de la mano de los

historiadores, a los larguísimos años .difíciles: una guerra civil, un conflicto

universal, el bloqueo económico y el ostracismo político, una climatología

adversa y una falta de recursos naturales asociada a una devastación económica

sin precedentes. Desde ese lugar se ha dado el salto hasta el nivel de hoy. Una

verdadera marca en fa Historia de nuestro pueblo.

LOS SEÑORES CONDE DE VALLELLANO Y GIL ROBLES ATACAN AL GOBIERNO POR ELLO Y CON

MOTIVO DE LA MUERTE DEL SEÑOR CALVO SOTELO

En el numero del pasado jueves publicamos, dentro del tema general "Agotamiento"

de la Republica", la dramatica sesion parlamentaria del 16 de junio de 1936, de

la que Calvo Sotelo habria de salir condenado a muerte "in pectore" Consumado

el asesinato el 13 de julio, tenia lugar el día 15 la última sesión, que

transcribimos seguidamente. y a la que sucedio dos dias despues el alzamiento en

armas de España.

•Se abrió la sesión a las once y veinticinco minutos de la mañana..."

El Sr. PRESIDENTE: El Sr. Suarez de Tangil tiene la palabra.

El Sr. SUAREZ DE TANGIL: En nombre de las minorías tradicionalistas y de

Renovación Española integrantes del Bloque Nacional, voy a dar lectura del

siguiente documento:

"No obstante la violencia desarrollada durante el último período electoral y los

atropellos cometidos por la Comisión de Actas, creímos los Diputados de derechas

en la conveniencia de participar en los trabajos del actual Parlamento,

cumpliendo así un penoso deber en aras del bien común, de la paz y de la

convivencia nacional.

El asesinato de Calvo Sotelo—honra y esperanza de España—nos obliga a modificar

nuestra actitud. Bajo el pretexto de una ilógica y absurda represalia ha sido

asesinado un hombre que jamás preconizó la acción directa, ajeno completamente a

las violencias callejeras, castigándose en él su actuación parlamentaria

perseverante y gallarda, que le convirtió en el vocero de las angustias que

sufre nuestra Patria. Este crimen, sin precedentes en nuestra historia política,

ha podido realizarse merced al ambiente creado por las incitaciones a la

violencia y al atentado personal contra los Diputados de derechas que a diario

se profieren en el Parlamento. "Tratándose de Calvo Sotelo, el atentado personal

es lícito y plausible", han declarado algunos.

Nosotros no podemos convivir un momento más con los amparadores y cómplices

morales de este acto.

No queremos engañar al país y a la opinión internacional aceptando un papel en

la farsa de fingir la existencia de un Estado civilizado y normal, cuando, en

realidad, desde el 16 de febrero vivimos en plena anarquía, bajo el imperio de

una monstruosa subversión de todos los valores morales. que ha conseguido poner

la Autoridad, y la Justicia al servicio de la violencia.

No por esto desertamos de nuestros puestos en la lucha empeñada, ni arriamos la

bandera de nuestros ideales. Quien quiera salvar a España, a su patrimonio moral

como pueblo civilizado, nos encontrará los primeros en él camino del deber y del

sacrificio."

Inmediatamente después de la lectura del documento, el señor Suárez de Tangil lo

entregó a la Mesa e hizo ademán de retirarse.

El Sr. PRESIDENTE: Un momento, señor Suárez de Tangil. Quiero hacer unas

manifestaciones respecto ai contenido del documento qus acaba de leerse.

El Sr. SUAREZ DE TANGIL: Las atenciones y deferencias que oficial y

particularmente debemos en este trágico caso al Sr. Presidente me obligan a

cumplir su* indicaciones.

El Sr. PRESIDENTE: "...Todas las manifestaciones hechas por el Sr. Suárez de

Tangil, que corren a cargo de su exclusiva responsabilidad, han podido

producirse sin que les ataje la campanilla presidencial, habida cuenta del

estado singular de la conciencia personal y política de esos grupos: pero no

extrañará al Sr. Suárez de Tangil que todo lo que no es sustancial en el cuerpo

del escrito que acaba de leerse, todo lo qus significa inculpaciones que pueden

estar justificadas por ese estado de dolor, pero que no las justifica

ciertamente la realidad. no pase al Diario de Sesiones..." (El Sr. Gil Robles

pide la palabra.) "...El Sr. Gil Robles tiene ls palabra."

UN ATENTADO AL DERECHO DE LAS MINORÍAS

El Sr. GIL ROBLES: Sin perjuicio de tratar con la amplitud debida, en el momento

oportuno, el tema planteado por el Sr. Suárez de Tangil y recogido por la

Presidencia, he pedido la palabra en relación con las que acaba de pronuncia! el

señor Presidente de las Cortes.

No he de ocultar que he oído sus palabras con natural alarma..." "...

Considero absolutamente excesivo, intolerable". "...qus la mesa se arrogue la

facultad de tamizar las manifestaciones hechas por ios diputados". "Si de

las palabras del señor Suárez de Tangil, de los conceptos por él vertidos—qus

en gran parte hacemos nuestros—se deducen acusaciones, la mesa no tigñe más

que darles la tramitación adecuada. Tacharlas, hacer que no lleguen al Acta, que

no sean transcritas en el Diario de Sesiones es algo que significa un atentado

al derecho de las minorías, y que pondría a los que estamos en ciertos

núcleos de la oposición en la necesidad de considerar si es posible que así

habríamos de continuar en la diputación permanente y en las Cortes. Nada más."

"... Las facultades que el Reglamento y la práctica parlamentaria otorgan al

Presidente de las Cortes son. pura y simplemente, las de eliminar del

Diario de Sesiones expresiones malsonantes, conceptos injuriosos,

excitaciones a la Comisión de determinados delitos o violencias. De ahí nunca se

ha pasado, ni en las atribuciones del Pre-sílente ni en la práctica

parlamentarla..." "...La actitud que adopta el Sr. Presidente es

extraordinariamente alarmante para las minorías. Si la inviolabilidad del

Diputado queda sometida a las normas de la Mesa, a un criterio que puede,

evidentemente, coartar un derecho, la función parlamentaria está de más.,."

El Sr. PRESIDENTE: El Sr. Suárez de Tangil tiene la palabra.

E! Sr. SUAREZ DE TANGIL: "...Para quien mientras no cambie la situación de

España y dure este Gobierno va a hablar por primera y última vez. probablemente,

en ¡a Diputación Permanente de las Cortes, poco queda por decir..." "...Yo, por

mi parte, he cumplido con mi deber, creo que con tanto comedimiento y respeto,

dominando la situación de mí ánimo."

El Sr. PRESIDENTE: Espero y deseo que la retirada parlamentaria de los grupos de

Renovación Española y tradicionalifitas, que han delegado su derecho en S. S.,

sea transitoria y que circunstancias bonancibles para todos nos permitan contar

de nuevo dentro de la Cámara con la cooperación de SS. SS.

(El Sr. Suarez de Tangil abandona el salón.)

Tiene la palabra el Sr. Ministro de Estado.

El Sr. Ministro de ESTADO (Barcia): "...sólo por ese enorme respeto al tremendo

dolor que embargaba al Sr. Suárez de Tangil no puse inmediata rectificación a

algo dicho por el Sr. Gil Robles, que es muchísimo más que una injuria, que es

una imputación calumniosa, y que todo hombre de honor y de sentimientos que se

vea acusado en esos términos, con un fondo de iniquidad tan espantoso, tiene que

nacer lo que he hecho; sofrenar una vez más mis sentimientos, para decir que hay

tal fondo de injusticia en algunas de esas manifestaciones que, como decía el

señor Presidente del Consejo de Ministros, a la Historia entregamos el resultado

de las actitudes y de los conceptos que fueron aquí vertidos. Y salvados y

defendidos estos principios, no intervengo por ahora con mayor extensión en el

debate.

EL GOBIERNO DESBORDADO POR LAS MASAS

El Sr. PRESIDENTE: Tiene la palabra el Sr. Gil Robles acerca de la comunicación

que se ha leído.

El Sr. GIL ROBLES: "...Asi como vosotros estáis total y absolutamente rebasados,

el Gobierno y los elementos directivos, por las masas obreras, que ya no

controláis, asi nosotros estamos ya totalmente desbordados por un sentido de

violencia, que habéis sido vosotros los que habéis creado y estáis difundiendo

por toda España..."

"...Cuando la vida de los ciudadanos está a merced del primer pistolero, cuando

el Gobierno es incapaz de poner fin a ese estado de cesas, no pretendáis que ´as

frentes crean ni en la legalidad ni en la democracia: tened la seguridad de que

derivarán cada vez más por los caminos de la violencia, y los hombres que no

somos capaces de predicar la violencia ni de aprovecharnos de ella seremos

lentamente desplazados por otros más audaces O más violentos que vendrán a

recoger este hondo sentido naciona´.."

"...El estado de cosas actual ha culminado, señores, en el ep sodio tristísimo

de la muerte del Sr. Calvo Sotelo. Me duele mucho que nadie pueda pensar qué

alrededor de su muerte yo pretendo hacer nada que signifique política. Bien

quisiera que mis palabras, en este momento, no tuvieran otro significado que el

del tributo rendido a un hombre consecuente has-ta el final con sus ideas,

valiente en la exposición de las mismas, que no ha claudicado en ningún momento,

que ha mantenido siempre alta y enhiesta la bandera de su ideal y que por eso

mismo ha muerto de la manera más criminal y más odiosa. Yo quisiera que mis

palabras fueran exclusivamente un homenaje a su memoria; pero han sido tales las

circunstancias que han rodeado su muerte, es tal el contenido que tiene para

toda la sociedad española ese crimen, que es necesario que, cuanto antes, aquí

ahora, en el Parlamento en su primera sesiciv, ai es que a ella

asistimos, quede perfectamente el tro nuestro pensamiento y queden plantados los

jalones dé lo que nosotros creemos gravísimas responsabilidades que en tomo a

ese suceso se han producido..."

"...La gravedad del hecho es enorme, y yo tengo que examinarla con la luz de los

antecedentes del hecho mismo y de las circunstancias en que se ha producido. Yo

sé la gravedad de las manifestaciones que voy a hacer. Estoy perfectamente

penetrado incluso de las consecuencias que para mí personalmente pueden tener.

El cumplimiento del deber no ae puede detener ante ese orden de

consideraciones..."

EL ATENTADO, DENUNCIADO AL MINISTRO DE LA GOBERNACIÓN

"...El miércoles pasado, Sres. Diputados —hace hoy exactamente ocho cías—, el

Sr. Calvo Sotelo me llamó aparte en uno de los pasillos de la Cámara, y me dijo:

"Individuos de mi escolta, que no pertenecen ciertamente a la Policía, sino a

uno de los Cuerpos Armados, han recibido una consigna de que en caso de atentado

contra mi persona procuren inhibirse. ¿Qué me aconseja usted?" "Que había usted

inmediatamente con el Sr- Ministro de la Gobernación."

El Sr. Calvo Sotelo fue a contárselo, el miercóles o el jueves; según mis

noticias, recibidas del Sr. Calvo Sotelo, el Ministro dijo que en absoluto de él

no había emanado ninguna orden de esta naturaleza, pero el Sr. Calvo Sotelo tuvo

esa confidencia exactísima.

El Sr. Ventosa lo sabe, porque yo se lo comuniqué. "Contra el Sr Calvo Sotelo le

prepara un atentado. Ha habido parte le organismos dependientes del Ministerio

de la Gobernación, órdenes para que se jeje impune el atentado que se prepara,

usted lo sabe; usted y yo somos testigos de que esta advertencia se ha hecho al

Gobierno, de que esa amenaza se está cerniendo sobre la cabeza del señor Calvo

Sotelo." Y esa amenaza se ha realizado y ese atentado ha tenido lugar..."

"...¡Ah! Pero ¿es que es ésta la única responsabilidad que al Gobierno y a los

grupos de la mayoría les corresponde en este asunto? ¿Es que no estamos cansados

de oír todos los días, en las sesiones de Cortes, excitaciones a la violencia

contra los diputados de derecha? Voy a prescindir de lo que a mí se refiere;

bien claras han estado algunas amenazas en el salón de sesiones Me voy a referir

exclusivamente a lo ocurrido con el Sr. Calvo Sotelo. ¿Es que no recordamos,

aunque las facultades presidenciales, interviniendo oportunamente, quitaran

ciertas palabras del "Diario de Sesiones", que el Sr. Galarza, perteneciente a

uno de los grupos que apoyan al Gobierno, dijo en el salón de sesiones—yo estaba

presente y lo oí— que contra el Sr. Calvo Sotelo toda la violencia era lícita?

¿Es que acaso estas palabras no implican una excitación, tan cobarde como

eficaz, a la comisión de un delito gravísimo? ¿Es que ese hecho no implica

responsabilidad alguna para los grupos y partidos que no desautorizaron esas

palabras?

¿Es que no implica una responsabilidad para el Gobierno que se apoya en quien es

capaz de hacer una excitación de esa naturaleza?

RESPONSABILIDAD DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISTROS

¡Ah! En el orden de la responsabilidad moral, a la máxima categoría de las

personas le atribuyo yo la máxima responsabilidad, y, por consiguiente, la

máxima responsabilidad en el orden moral tiene que caer sobre el Sr. Presidente

del Consejo de Ministros. El Sr. Presidente del Consejo de Ministros, que, al

llegar al más alto puesto de la gobernación del Estado, no ha prescindido del

carácter demagógico que impregna todas sus actuaciones, dijo un día que, frente

a las tendencias que podía encarnar el Sr. Calvo Sotelo u otra persona de

significación ideológica parecida, el Gobierno ere un beligerante. ¡El Gobierno

nunca puede ser beligerante! El Gobierno tiene que ser instrumento equitativo de

justicia, aplicada por igual a todos, y eso no es ser beligerante, como no lo es

el juez que condena a un criminal.

Cuando desde la cabecera del banco azul se dice que el Gobierno es un

beligerante, ¿quién puede impedir que los agentes de la autoridad llegen en

algún momento hasta los mismos bordes del crimen?

Pero aún hay más: a virtud de unas palabras pronunciadas por el Sr. Calvo Sotelo

en un debate de orden público (haciendo referencia a acontecimientos que son

precisamente los grupos que apoyan al Gobierno los que los están aireando estos

días> pronunció el Sr. Presidente del Consejo de Ministros unas frases

provocadoras que implicaban el hacer efectiva en el Sr. Calvo Sotelo una

responsabilidad por ítrontpcimiento* que pudieran sobrevenir, lo cual, como dice

muy bien ese documento leído por el Conde de Vallellano, equivale a señalar, a

anunciar una responsabilidad ."a priori", sin discernir si se ha incurrido o no

en ella." "¿Ocurre esto, va a ocurrir este acontecimiento? Pues su señoría es el

responsable."

Periódicos inspirados por elementos del Gobierno han venido estos días diciendo

que se iba a producir ese acontecimiento, que era inminente en la noche pasada,

en la que viene, que el observatorio está vigilante, que va a surgir en seguida

lo que se teme. Ya ss está dibujando la responsabilidad. Y esa noche cae muerto

el se-ñor Calvo Sotelo, a manos de agentes de la autoridad. ¿Creéis que esto no

representa una responsabilidad? ¡Ah! Pero hay otra, todavía mayor, si cabe. El

señor Calvo Sotelo no ha sido asesinado por unos ciudadanos cualesquiera, el Sr

Calvo Sotelo ha sido asesinado por agentes de la autoridad.

El ssñor PRESIDENTE: Señor Gil Robles, piense S. S. que se trata de un suceso

que está sometido en estos instantes a la investigación de la Justicia. Su

Señoría, anticipadamente, resuelve, declara que la responsabilidad de ese suceso

corresponde a personas investidas del carácter de agentes de la autoridad.

Será ello así o no lo será. Es la Justicia la que lo tiene que decir, y no es,

ciertamente, aquí donde podemos poner cortapisas ni ejercer en el ánimo de los

Juzgados coacción alguna.

POLÍTICA DE VIOLENCIA QUE ARMA LA MANO DEL ASESINO

El señor GIL ROBLES: "...Es exacto, señor Presidente, que están actuando los

Tribunales de Justicia; pero los Diputados tenemos no sólo el derecho, sino la

obligación de traer aquí, como la hubiéramos llevado a la sesión pública si nos

hubiese sido posible, esta acusación categórica y terminante..." "...Las

averiguaciones judiciales irán encaminadas a saber quién fue el oficial, pero

que fue un agente de la autoridad que iba acompañado por guardias de Asalto, de

paisano o de uniforme, y en una camioneta de la Dirección General de Seguridad,

que después fue dejada en e] mismo Ministerio de la Gobernación o en el

cuartelillo que está al lado, esto no puede negarlo nadie..." "...Cuando todo

esto ocurre, el Gobierno ¿no tiene que hacer otra cosa que publicar una nota

anodina, equiparando casos que no pueden equipararse y diciendo que los

Tribunales de Justicia han de entender en el asunto, como si fuera una cosa

baladí que un jefe político, que un jefe de minoría, que un parlamentario, sea

arrancado de noche de su domicilio por unos agentes de la autoridad, valiéndose

de aquellos instrumentos que el Gobierno pone en sus manos para proteger a los

ciudadanos; que le arrebaten en una camioneta, que se ensañen con él, que le

lleven a la puerta del cementerio, que allí le maten y que le arrojen como un

fardo en una de las mesas del depósito de cadáveres? ¿Es que eso no tiene

ninguna gravedad? i,Ah´, señores del ´Gobierno; vosotros en estos momentos

habéis creído que todo lo tenéis libre con nombrar un juez, con dictar una nota

y con acudir el día de mañana a que la pasión política os dé un "bilí" de

indemnidad en forma de voto de confianza. Tened la seguridad de que eso no se

limpia tan fácilmente. Un día el señor Calvo Sotelo pronunció en la Cámara unas

palabras, contestando al señor Presidente del Consejo de Ministros, que si son

su mayor glorificación constituyen la mayor condenación para vosotros... "... la

vida podíis quitarais, pero más no podéis, y es preferible morir con gloria a

vivir con vilipendio". Esto dijo el señor Calvo Sotelo; le ha llegado la muerte

con gloria. ¡Ah!, pero para vosotros como Gobierno, tenéis la enorme

responsabilidad moral de patrocinar una política de violencia que arma la mano

del asesino; de haber, desde el banco azul, excitado a la violencia; de no haber

desautorizado a quienes desde los bancos de la mayoría han pronunciado palabras

de amenaza y de violencia contra la persona del señor Calvo Sotelo.

Eso no os lo quitaréis nunca; podéis, con la censura, hacer que mis palabras no

lleguen a la opinión; podáis, con el ejercicio férreo de facultades que la ley

pone en vuestras manos, hacer imposible que esto llegue en sus detalles a

conocimiento de la opinión pública; podéis ir al Parlamento y pedir una votación

de confianza. ¡Ah!, pero tened la seguridad de que la sangre del señor Calvo

Sotelo está sobre vosotros y sobre la mayoría..."

EL GOBIERNO DEL HAMBRE Y DE LA MISERIA

´´´...Después de esto, pocas palabras voy a tener que pronunciar en el día de

hoy; quizá muy pocas palabras más hayamos de pronunciar en el Parlamento. Todos

los días, por parte de los grupos de la mayoría, por parte de los periódicos

inspirados por vosotros, hay la excitación, la amenaza, la conminación a que hay

que aplastar al adversario, a que hay que realizar con él una política de

exterminio. A diario la estáis practicando: muertos, heridos, atropellos,

coacciones, multas, violencias... Este período vuestro será el período máximo de

vergüenza de un régimen, de un sistema y de una Nación..." "...No; el Parlamento

está ya a cien leguas de la opinión nacional; hay un abismo entre la farsa que

representa el Parlamento y la honda y gravísima tragedia nacional."

"...Nosotros no estamos dispuestos a que continúe esa farsa. Vosotros podéis

continuar; sé que vaif, a hacer una política de persecución, de exterminio y de

violencia de todo lo que signifique derechas. Os engañáis profundamente; cuanto

mayor sea la violencia, mayor será la reacción; por cada uno de los muertos

surgirá otro combatiente. Tened la seguridad de que vosotros, que estáis

fraguando la violencia, seréis las primeras víctimas de ella. Muy vulgar, por

muy conocida, pero no menos exacta, es la frase de que las revoluciones son como

Saturno, que devoran a sus propios hijos. Ahora estáis muy tranquilos porque

veis caer al adversario. ¡Ya llegará un día en que la nasma violencia que habéis

desatado se volverá contra vosotros! (Un Sr. Diputado: Ya llegó en octubre.) De

lo de octubre .hablaremos, que estoy deseando hablar. Lo único que hacéis

vosotros con lo de octubre es estar todos los días paliando ante las masas el

fracaso de vuestra política: cuando al obrero no le dais pan, cuando al obrero

le sumís en la miseria, lo que hacéis es darle unos cuantos latiguillos sobre

octubre. ¡Dadle un. poco más de pan y un poco menos de literatura. (Otro Sr.

Diputado: ¿Por qué no se lo ha dado el Sr. Gil Robles, con dos años q.ue ha

estado en el Poder?). Atendimos a los obreros mucho más que vosotros. El paro ha

aumentado extraordinariamente en vuestras manos. Y dentro de poco vosotros

seréis en España el Gobierno del Frente Popular del hambre y de la miseria, como

ahora lo sois de la vergüenza, del fargo y de la sangre Nada más .."

TEXTOS CREACIÓN BE TRIBUNALES POPULARES

"Artículo 2.*: ...los jueces populares serán designados por los partidos que

integran el Frente Popular y organizaciones sindicales afectadas al mismo,

atribuyéndose dos miembros a cada uno de dichos partidos y organizaciones."

(Firmado: Manuel Ataña, 23-8-1930.)

El señor Maciá firma el tratado de la proclamación de la República en Cataluña.

EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA CONTRA UNAMUNO

"El Gobierno ha visto con dolor que don Miguel de Unamuno. para quien la

Republica había reservado las máximas expresiones de respeto y devoción y para

quien había tenido todas las muestras de afecto, no haya respondido en el

momento presente a la lealtad a que estaba obligado sumándose de modo público a

la facción de las armas. En vista de ello, de acuerdo con el Consejo d«

Ministros y a propuesta del de Instrucción Pública y Bellas Artes, vengo en

decretar: Artículo 1.°: Queda derogado y nulo en todos sus extremos «1 decreto"

"...por e] que se nombraba a don Miguel de Unamuno y Jugo rector vitalicio de la

Universidad de Salamanca" "Articulo 2.°: Queda asimismo separado de cuantos

otros cargos o comisiones desempeñara."

(Firmado: Manuel Azaña. "Gaceta de Madrid", 23-8-1936.)

MOVILIZACIÓN GENERAL

"Artículo 1.": Quedan militarizados y puestos al servicio del pueblo español"

"...todos los ciudadanos varones de los veinte a los cuarenta y cinco .iños de

edad."

(Firmado: Manuel Azaña. "Gaceta de Madrid", 30-10-1936.´´

ESPAÑA ROJA: ESPAÑA ROTA

"El (Presidente de la República Española. A todos los que la presente vieren y

entendieren, sabed: que las Cortes han decretado y yo sancionado la siguiente

ley," "...artículo 1.°: Con arreglo a la Constitución de la República y al

presente Estatuto, Álava, Guipúzcoa y Vizcaya se constituyen en región autónoma"

"adoptando la denominación de País Vasco."

(Firmado; Manuel Azaña.. 6-10-1936.)

UN ANTECEDENTE EN LA ZONA ROJA ESPAÑOLA DE LA CHINA COMUNISTA

EL P. O.U. M. (PARTIDO OBRERO DE UNIFICACIÓN MARXISTA) PUBLICA SU PROGRAMA

"I.0 La clase trabajadora no podrá tomar el Poder pacíficamente, sino por medio

de ia insurrección armada."

"2.° Una vez tomado el Poder, establecimiento de la dictadura del proletariado."

"4.° España quedará estructurada en forma de Unión Ibérica de Repúblicas

Socialistas."

"7.° El partido unificado permanecerá al margen de la II y III Internacionales,

fracasadas ambas, luchando por la unidad socialista, revolucionaria mundial,

hecha sobre bases nuevas."

"8.• Defensa de la U.RS.S., pero no favoreciendo su politica de pactos con los

Estados capitalistas, sino por medio de la acción revolucionaria, internacional,

de la clase trabajadora. Derecho de criticar la política de los dirigentes de la

U. R. S. S., que puede ser contraproducente para la marcha de la revolución

mundial."

(Síntesis del texto publicado por el Comité Ejecutivo del P. O U. M. en

ediciones "La Batalla", Barcelona. 1936. páginas ". 8 y 9.)

EL ORO DEL BANCO DE ESPAÑA "DECRETO RESERVADO". ´...artículo 1. : Se autoriza al

Ministro de Hacienda para que en el momento que lo considere oportuno ordene el

transporte, con las mayores garantías, al lugar que estime de más seguridad, de

las existencias que en oro. plata y billetes hubiera en aquel momento en. el

establecimiento central del Banco de España."

i Firmad»: Manuel Azaña, 13-9-36.>

EL VERDADERO ORIGEN DE LAS INTERVENCIONES EXTRANJERAS

Alocución que la Brigada Internacional, al mando del general Kleber, dirige al

pueblo de Madrid

"...nos incorporamos hoy a los defensores de Madrid, formando bajo el mando del

general Kleber, una nueva unidad de combate con la 11.´ Brigada que desde hace

ya unos cuantos días constituye una parte del cinturón de acero que defiende

Madrid." "Hemos venido de todos los países de Europa, a veces en contra de la

opinión de nuestros gobiernos." "...nuestros batallones se llaman Thaelmann,

Marty y Garibaldi y bajo estos nombres nos incorporamos a vosotros para, la

lucha: con Thaelmann, el gran antifascista encarcelado", "con Marty, el luchador

del Mar Negro", "con Garibaldi, ejemplo de todos los combates de emancipación."

"...la 12.ª Brigada está firme y defenderá, vuestra capital como si fuera

verdaderamente sai pi-o-pio pueblo natal. Vuestro honor es el nuestro. Vuestra

lucha es la nuestra. ¡Salud carnaradas!"

(Extraído de "El Socialista". Madrid, 22-11-36.)

FUSILAMIENTO DE JOSÉ ANTONIO

"Iltmo. Sr.: Tengo el honor de participar a V. I. que en el día do la íecha y en

virtud de lo dispuesto por el Comité Popular de Defensa del orden público de

esta localidad ha sido ejecutada la sentencia dictada por el TRIBUNAL POPULAR de

esta misma población condenando a muerte a José Antonio Primo de Rivera y Sáez

de Heredia´´ "...el. cual se encontraba" "...a disposición de este Juzgado de

Instrucción de su digno cargo por causa 178 de 1936

SOBRE TENENCIA ILÍCITA DE ARMAS."

Alicante, 20 de noviembre de 1936. Firmado Alonso Crespo."

N. de la R.—José Antonio estaba detenido por el Gobierno de la República desde

el 14 de marzo de 1936, es decir, cuatro meses y tres días antes de. la

sublevación militar.

 

< Volver