Arias-Salgado, secretario general de UCD. 
 La derecha tiene tentaciones antidemocráticas     
 
 Diario 16.    22/10/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Arias-Salgado, secretario general de UCD

La derecha tiene tentaciones antidemocráticas

Sigüenza (Guadalajara) — El secretario general de la UCD, Rafael Arias-Salgado, afirmó en una reunión

de parlamentarios centristas de Castilla-La Mancha que «si a España hay que salvarla hoy de algo es

únicamente de ciertos intentos derechistas de actuar por vías extraconstitucionales»,

Arias-Salgado hizo esta afirmación tras referirse al poder e influencia de la derecha —mayores que los

que cabría imaginar por sus votos, según él— y señalar que «algunos grupos políticos derechistas dicen

hoy que quieren salvar España, pero no sabemos de qué quieren salvarla».

El ministro para Relaciones con las Cortes subrayó que «la acción de un Gobierno hay que juzgarla cada

cuatro años» y manifestó que «la política del Gobierno de UCD en relación con los Ayuntamientos de

izquierdas ha sido enormemente generosa y comprensiva. Y lo continuará siendo».

Concejales marginados

«Pero lo que no podemos aceptar es la marginación rayana en el desprecio que hoy impera en los

Ayuntamientos de izquierda contra los concejales de UCD», dijo el ministro, según Europa Press.

Tras abundar en estas consideraciones, el secretario general de UCD concluyó que «si se necesitan para

determinadas decisiones los votos de UCD hay que llegar a compromisos constructivos y atender, por

tanto, las legítimas reivindicaciones centristas». «UCD es un partido progresista y el balance global de sus

dos años y medio de Gobierno así lo demuestra», declaró al comienzo de su intervención.

«Quien afirme que UCD es un partido conservador o reaccionario —continuó— no sólo se equivoca, sino

que ignora la historia de España, la actual realidad española y la eficacia de una acción gubernamental

profundamente trasformadora del Estado y de la sociedad.»

Según el dirigente centrista «no hay espacio entre UCD y PSOE para un tercer partido». El secretario

general de UCD insistió en que «cualquier intento de esta índole está destinado al fracaso y en el fondo no

sería más que la cobertura de aspiraciones legítimas, pero puramente personales, sin proyecto político

propio y diferenciado».

«Tampoco dejaremos que el PSOE ocupe el espacio de centro —agregó Arias-Salgado—, objetivo por

otra parte difícil para los socialistas porque su congreso extraordinario no ha despejado ninguna de las

incógnitas y de las ambigüedades de que adolece este partido.»

 

< Volver