Autor: García-Olano, Félix. 
   "La coordinadora" a Pablo VI: "Que Bayona entre también en la provincia eclesiástica vasca"  :   
 "Entre la jerarquía y nosotros -afirman- existe una comunión dialéctica". 
 Vida Nueva.    26/02/1977.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

CORRESPONSALES

LA COORDINADORA A PABLO VI:

QUE BAYONA ENTRE TAMBIEN EN LA

PROVINCIA ECLESIASTICA VASCA

"ENTRE LA JERAQUIA Y NOSOTROS AFIRMAN EXISTE UNA COMUNIÓN DIALÉCTICA"

Desde el Pais Vasco. Felix GARCIA-OLANO

¡.a noticia ha sido recogida por casi todos los medios informativos. Un grupo de sacerdotes vascos ha dirigido una carta a Pablo VI en la que, después de recordar algunas de las opresiones que ha sufrido el pueblo vasco y denunciar la actual estructura eclesiástica de Euskadí Sur —recordamos que Bilbao y Vitoria son diócesis sufragáneas de Burgos— piden que se erija la provincia eclesiástica vasca, en la que tenga cabida [a diócesis de Bayona "incorporándose a la misma en la forma que ella determine". Firmaba la carta "Coordinación de la Acción Pastoral de los Sacerdotes de las diócesis vascas".

EL IDEARIO DE

"LA COORDINADORA"

A raíz de los trágicos sucesos de Vitoria en marzo del pasado año, se reunía en la capital alavesa un grupo de sacerdotes vascos para reflexionar sobre aquellos hechos. Allí se puso la primera piedra de "Coordinación de [a Acción Pastoral de los Sacerdotes de las diócesis vascas". Movimiento más conocido por la "Coordinadora" nombre de la Comisión que coordina el grupo.

En junio, y esta vez en Pamplona, se celebraba la primera Asamblea. En septiembre, al terminar un Cursillo sobre temática vasca, en Bilbao, se celebraba una nueva reunión. Para esta fecha el ideario estaba maduro. En síntesis, este movimiento ha decidido coordinar su actividad pastoral para potenciar y actualizar el servicio a las comunidades cristianas del País Vasco. Quiere una Iglesia fiel al Evangelio de Jesús, libre de toda opresión y clasismo... Desea también una nueva sociedad, superadora de la actual clasista-capitalista. Asimismo quiere un Pueblo Vasco liberado de toda opresión y división, y en plenitud de desarrollo de su específica y original personalidad en sus aspectos políticos, culturales, étnicos, históricos... El cuarto rasgo lo constituye su actitud no de ruptura, sino de comunión con la Jerarquía, aunque dentro de un marco de autonomía organizativa, de funcionamiento en libertad y respeto para aquellos sacerdotes´ que no se integren en este movimiento.

LA CARTA A PABLO VI

A finales de diciembre, la "Coordinadora" celebraba una nueva reunión. Esta vez en el Seminario de San Sebastián. Del amplio temario, los dos primeros puntos eran "Carta al hermano Pablo" y "Día de la Amnistía".

Un borrador de la carta fue sometido a debate. Una vez introducidas las sugerencias y enmiendas correspondientes en el texto, en especial lo referente a la diócesis de Bayona y a! tema de la amnistía, la carta se aprobó. En el momento de escribir esta crónica, la carta ha sido ya entregada a través de un intermediario muy cualificado en la Santa Sede.

Los firmantes de la carta, que son la Comisión Coordinadora, después de definir los objetivos del grupo y recordar que "desde el siglo pasado, y más concretamente en estos últimos cuarenta años, no ha sido reconocida ni respetada la personalidad del Pueblo Vasco", centra su atención en la actual estructuración eclesiástica de la comunidad cristiana de Euskadi Sur. "Nuestro Pueblo Vasco tiene creciente conciencia de sus peculiaridades específicas y nuestros cristianos se percatan del desfase entre la teoría conciliar, tan encomiable a la hora de proclamar los derechos de los hombres y de los pueblos y la realidad de los hechos, tan poco respetuosa de los mismos". Los firmantes de la carta se alegran del gesto "de algunos de nuestros obispos que se han dirigido a Roma para pedir el reajuste de los límites de las provincias eclesiásticas de Burgos y de Pamplona, con el objeto de que se erija la provincia Eclesiástica Vasca", pero sugieren que de la forma que ella lo determine tenga cabida también Bayona.

EL DÍA DE LA AMNISTÍA

La carta a Pablo VI toca también el tema de la Amnistía total. "Como sacerdotes al servicio de la Iglesia en Euskadi, al mismo tiempo que cultivamos la dimensión gratuita y trascendental del hombre y la fe, queremos llevar a la práctica una pastoral que abarque el hombre total, a este hombre sensibilizado en la dimensión de la libertad y las libertades y que hoy clama por una reivindicación tan evangélica como es la amnistía total".

Dentro de esta línea de conseguir una Amnistía total, "Coordinación de la Acción Pastoral" señaló la fecha del 30 de enero como una jornada de comunicación y oración en favor de la Amnistía. Los acontecimientos de Madrid aconsejaron que se aplazase esta fecha para el 12 y 13 de febrero en Vizcaya y los días 5 y 6 de marzo en Navarra, Guipúzcoa y Álava. Cerca de una docena de iglesias y parroquias de Vizcaya celebraron estas vigilias.

UN GRUPO HETEROGÉNEO

En la Ultima Asamblea de San Sebastián acudieron 252 sacerdotes de las diócesis vascas de Bayona, Bilbao, Pamplona-Tudela, San Sebastián y Vitoria. En las anteriores el número muy similar o quizá algo inferior. Sin embargo, dentro de ese número, hay que matizar tanto su procedencia, como su integración en el grupo.

Junto a los sacerdotes que están integrados, hay quienes sólo son simpatizantes y otros están en una línea más crítica, aunque acudan a las Asambleas. El grupo más numeroso lo aporta Guipúzcoa. Los sacerdotes de Vitoria pertenecen a lo que algunos han llamado oposición al actual obispo, durante mucho tiempo desvinculado de las tareas pastorales de las otras diócesis vascas, aunque últimamente ha ido acercándose más y más hasta llegar a firmar una importante pastoral colectiva con fecha del Miércoles de Ceniza. Los sacerdotes navarros pro ceden a su vez de dos grupos diferentes. En Vizcaya el grupo animador de la Coordinadora es muy minoritario, aunque acudan más sacerdotes vizcaínos a las Asambleas, unos como simpatizantes y otros como una instancia más crítica. Habría que subrayar la ausencia de lo que ha quedado del grupo Gogortasuna, movimiento de sacerdotes vascos que protagonizaron entre otras acciones el encierro en el Seminario de Derio, durante 25 días, en noviembre de 1968.

Si tenemos en cuenta que en el movimiento de Coordinación de la Acción Pastoral hay sacerdotes seculares y regulares, y comparamos la cifra de los asistentes a las Asambleas (unos doscientos cincuenta, en San Sebastián), con el número total de los que existen en las diócesis vascas, la proporción es pequeña. Sin embargo son muchos los laicos que se preguntan cuáles son realmente las relaciones de la Coordinadora con la Jerarquía.

Un sacerdote vizcaíno, militante del grupo nos decía: "Entre la Jerarquía y nosotros existe una comunión dialéctica, con tensiones y conflictos. Una comunión como la que puede haber entre un padre y un hijo, que discrepan en algunas cosas, pero que no rompen"

F. G.O.

11 (375)

 

< Volver