Autor: Fragoso del Toro, Víctor. 
 La España de ayer (recopilación de textos históricos-políticos). 
 Muere Primo de Rivera. Análisis de la dictadura     
 
 Madrid.    12/07/1962.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

LA ESPAÑA DE AYER

(RECOPILACION DE TEXTOS HISTORICO-POLITICOS)

MUERE PRIMO DE RIVERA.--ANALISIS DE LA DICTADURA

El odio, la gratitud, la soledad, que andaban entre bastidores con paso callado,

entraban ya en escena, implables, crueles, sin mascara, desafiantes. No fue la

caida "gallarda" que querian sus ministros, la de un heroe de leyenda, sino

triste y humillada, como la de una victima propiciatoria. La vida de primo de

rivera se ilumina en sus postrimerias con arreboles de un ocaso mustio e

invernizo. Triste, enfermo, abondono en seguida el palacio de buenavista para

refugiarse en unos bajos de la calle de zurbiano. Despues-11 de febrero-, la

salida para paris, el destierro voluntario, la vida en un modesto hotel de pont-

royal. Recibe visitas , pasea por las calles de la gran ciudad, gusta con suave

amargura de la soledad y el silencio.

El señor calvo sotelo, que le visito el dia 15 de marzo, escribio: "El impavido,

vigoroso en su fe seguia creyendo en los destinos futuros de la patria inmortal,

pero sus augurios brotaban de unos labios casi exangues: su gesto, lacio; su

hablar, pausado y su rostro , surcado por las arrugas del insomnio, denotaba la

fatiga, implacable. Aquel dia solo supo hablar de españa, renovando la fe

monarquica, que en el era medular, y la confianza en el porvenir de nuestro

pueblo.»

Al dia siguiente, 16 de marzo, su hijo miguel le encontro exanime sobre el

lecho. Cuando llego el medico, el general habia fallecido.

Los ultimos dias de su vida le toco padecer el calvario moderno: los

alfilerazos, las insidias, las tergiversaciones de los periodicos hostiles, que

hasta le regateaban la victoria de marruecos: esta forma de tortura que entra

por el espiritu, deshace los nervios y acaba por envenenar la sangre. "Y lo peor

de este martirio-dijo su hijo jose antonio-es que solo lo padecen los buenos,

que sienten la injusticia." Con un importante cortejo militar, presidido por el

mariscal petain y el gobernador militar de paris fue trasladado el cadaver de

don miguel primo de rivera a la estacion de austerlitz. Al llegar el tren a

irun, los andenes de la estacion, estaban atestados de publico, al igual que

ocurrio en todas las estaciones de transito. El dia 20 llego a madrid, donde le

esperaba una multitud silenciosa y triste. El traslado desde la estacion del

norte a la sacramental de san isidro, donde recibio sepultura, se hizo evitando

el desfile de la comitiva por las calles centricas, de acuerdo con las ordenes

del gobierno, temeroso de dar con ello pretexto a incidentes.

Pero esta medida no impidio que el pueblo tributara al general el homenaje

emocionado y doliente de su cariño. Rotas las filas de soldados, la muchedumbre

se abalanzo, frenetica, a besar el ataud. El feretro flotaba lentamente sobre un

oceano humano, que lo envolvia en suspiros, en clamores y en gritos

desgarradores. La ceremonia, que empezo con la solemnidad del protocolo propio

de un capitan general, acabo de esta manera, menos rigida y correcta, pero mas

entrañable y cordial, porque el pueblo de madrid estaba seguro de que el general

que se marchaba para siempre le habia dedicado los mejor de su vida y de su

amor.

JOSÉ ANTONIO Y LA DICTADURA

NO podemós terminar este capitulo de la historia de españa, que encarna la

dictadura, sin hacer constar el juicio critico, el analisis profundo que de ella

hizo el propio hijo del dictador, jose antonio primo de rivera, con ocasion de

la visita celebrada ante el tribunal de responsabilidades el año 1932, en la que

jose antonio asumio la defensa del antiguo ministro de la Dictadura don galo

ponte.

En su discurso examina la situación predictatorial de españa, recaba para su

padre toda la responsabilidad y tódo el honor del golpe de estado, y distingue y

señala a los enemigos de aquel regimen en la forma siguiente: "Acordaos del

antiguo regimen. Aquella vida chata, tonta, perezosa, esceptica... España minada

por un desaliento ni siquiera trafgico, sino aceptado con una especie de abjecta

socarroneria. En marruecos la llaga sangienta y vergonzosa, continuamente

abierta, sin esperanza de cura. Aqui un estado claudicante, ante cuyos ojos sin

brillo iba fermentando la anarquia. Mientras tanto, la riqueza de españa, la

decima parte de los que podia ser la riqueza de españa; el jugo de los pobres

campos de españa, casi olvidados por sus señores, consagrada a mantener el hijo

sin grandeza"de unas cuantas familias privilegiadas. Y en alianza con esas

familias, unos grupos de viejos politicos, cuya misión era mantener el tinglado

en pie lo que buenamente durase, demorando su previsto derrumbamiento mediante

regateos con la anarquia.

Durante algunos años, la correlacion de servicios fue perfecta: los viejos

politicos aseguraban a las familias privilegiadas una interina tranquilidad y

las familias privilegiadas, a guisa de salario, deparaban a los viejos politicos

la inefable ventura de exhibirse de frac algunas veces, entre duquesas,

marquesas y condesas, bajo las arañas de los palacios.

Pero en los ultimos tiempos se resquebrajaba aquello de manera inquietante.

Y, entonces, el 13 de septiembre de 1923, general primo de rivera dio en

barcelona un golpe de estado. He dicho fijaos el general primo de rivera. El

solo. Para el toda responsabilidad y todo el honor. Podeis creer a quienes

aparentemente contribuyeron al movimiento. A buen seguro que lo que ellos se

proponian era bien distinto de, lo que pensaba el general primo rivera. Ninguno

de sus colaboradores circunstanciales participo en el pensamiento del golpe de

estado. En todo caso, alguna culpa hubiera podido alcanzarles, ya la han borrado

con el arrepentimiento eficaz.

El general Primo de Rivera dio un golpe de Estado. Y desde ese punto,

desbándados los viejos políticos, sobre e1 general Primo de rivera sobre su obra

vino a concentrarse la atencion de quienes iban a ser en adelante sus jueces:

las famlias prívilegiadas, el pueblo, los intelectuales.

Las familias privilegiadas vieron venir con jubilo la dictadura. Se daban cuenta

de que sus queridos viejos politicos eran ya un instrumento demasiado debil

frente a la marcha de los tiempos, y supusieron que el Gobierno dé un general

íba a reforzar enérgicamente eso que ciertan personas entienden por. «el orden».

Además, alentaba tal esperanza la interpretacion dada al golpe dé Estado por los

generales que lo apoyaron én Madrid : aguello se encaminaba, sencillamente, a

apuntalar el regimen con hombres nuevos: por lo demás, no se pensaba cambiar

nada: el Gobierno que Iba a formarse era un gobierno constitucional.

Los generales de madrid debian Considerarse superiores en talento al general

Prímo de rivera (del que, por otra, parte, fueron siempre leales y valerosos

compañeros de armas).

Si ellos hubieran conocido los propositos del general primo de rivera los

hubieran repudiado por toscos como los repudieron despues. Ellos nunca pensaron

sübvertir el antiguo regimen, sino derrocar delicadamente al gobierno para dar

entrada a otro gobierno constitucional. Asi, los generales quedarian fuera como

protectores generósos y amables mientras todo seguía, poco más o menos igual que

si no hubiese pasádo nada.

¡Y, sin embargo, el general primo de Rivera estaba en lo cierto. su idea era la

unica bien construida, aunque otra cosa pensaban los generales de Madrid. Se

puede dar un golpe de estado, que es la ruptura de un regimen para implantar

otro nuevo hasta la raiz, pero es inexplicable lo de subvertir la Constitucion,

que por ser subvertida, ya queda irremediable mente muerta, para dejar paso a

unGobierno "constitucional" de la misma constitucion subvertida. Eso es tan

absurdo como dar a un señor de bofetadas, para convidarle a almorzar. Por eso,

contra lo previsto el general Primo de Rivera, que escuchaba muy bien los

rumores del pueblo que había aprendido a conocer el alma del pueblo durante,

muchos años de vida militar, cerca de sus soldados en entrañable comunidad de

esperanzas, peligros y fatigas: el general primo de Rivera, que en su viaje de

barcelona a Madrid recogía un clamor popular exigente, sintio la inmensa

responsabilidad de aquella hora, percibio, el llamamiento profundo que le

ordenaba no malograrla, no desperdiciarla en pequeñeces, no ceder a la pereza ni

a la vanidad de réseservarse el papel decorativo de protector, sino asir en sus

manos fuertes las riendas que a

las manos se le venian y conducir a españa briosdamiente , profundamente hacia

una vida nueva .

Asi empezo a podar y a sajar sin contemplaciones, con tan resueltas maneras, que

las familias privilegiadas y los antiguos conspiraciones de madrid no tardaron

en escandalizarse.

¿Que era aquello? ¿quien era aquel militarote, de impetu popular, que de tal

modo osaba descomponer el cuadrito? Las familias privilegiadas (y conste que no

comprendo en ellas a todas las de la aristocracia ni a las de la aristocracia

solo. Hay entrer las familias aristocratas muchas que pueden presentarse como

ejemplos de sebcillez y virtudes domesticas. Nunca participaron estas familias

en el tinglado del antiguo regimen, y, en cambio manipulaban en el muchos

influyentes advenedizos). Las familias privilegiadas del antiguo regimen no

soportaban que aquel general, irrespetuoso con la etiqueta, recogiese y quisiera

imponer el afan popular de un estado nuevo. ¿como se atrevia Calvo sotelo, con

sus decretos de 1926,

a fiscalizar, aun bajo la pena de expropiacion, la riqueza oculta? ¿como era tan

audaz el dictador que en un articulo publicado en ABC a fin del año 1927

anunciaba para el siguiente la reforma agraria? ¿Que

significaba esa innovacion "socialista" de los comites paritarios? Nada de

aquello era lo convenido!

Y el antiguo regimen, empezo a conspirar contra la dictadura.

Mientras tanto el pueblo que sabe manifestar su voluntad de muchas maneras sin

necesidad del sufragio, se daba cuenta de que aquello era suyo". El pueblo

percibia que por primera vez se gobernaba para el.

Aquellas madres que antes miraban crecer a sus hijos con la zozobra de que se

les malograsen en marruecos, sentian como suyo al que se fue a encanecer en

marruecos para librarlas de la angustia. Aquellos emigrantes a quines una

implacable ley de reclutamiento, desterraba para siempre sentian como suyo al

que les abrio otra vez el camino del hogar. Aquellos jornaleros en suyo

beneficio retifico españa, la primera, todos los convenios internacionales de

proteccion al trabajo sentian como suyo al que por ellos velaba con amor donde

se sientan los poderosos. ¡ Y los miseros lugares de España, que vieron llegar

caminos alegres de enlace con el mundo, escuelas para los niños, sanatorios y

clinicas para las carnes maltrechas de los humildes, agua para las tierras

secas...

El pueblo lo sintio como suyo y por eso en el fondo del alma, donde ningun

soborno penetra, siempre estuvo con el. Recordad el paso de su cadaver por media

españa entre multitudes que lloraban en silencio, como si el dolor de aquel

cortejo funebre fuera un dolor de todos. Y ved ahora, despues de tres años de

difamacion repugnante, como el pueblo se ha vuelto de espaldas a este proceso

donde no se debate ningun ansia popular de justicia.

Mas el pueblo solo, sin intermediarios, no basta para sostener un regimen. ¡Ah,

si hubieran querido los intelectuales! Pero los intelectuales -¿por culpa solo

suya?, ¿por culpa, en parte del dictador? se divorciaron pronto del nuevo

regimen. Fue un movimiento de antipatia que aun esta por explicar. Los

intelectuales se replegaron en si con un mohin de repugnancia y desdeñaron el

penetrar todo el sentido profundo, revolucionario del pensamiento de primo de

rivera. Se detuvieron en dimes y diretes rituarios y no quisieron entender. ¡Que

coyuntura desperdiciaron ellos, los mas sensibles al dolor de españa, para haber

encauzado aquel magnifico torrente optimista de popular que desbordaba el

espiritu de primo de rivera entre los taludes de una doctrina elegante y fuerte!

Asi vino a encontrarse solo, con un grupo de colaboradores leales el general

primo de rivera. Entre el y el pueblo, pasivo, un desierto de silencios

hostiles, cuando no de calumnias clandestinas. Los intelectuales, enfrente. Las

familias privilegiadas, las mas palatinas, las mas preeminentes, agitadas en

murmuras y conspirar .¿Donde iba a apoyarse primo de rivera? Solo estaba a su

lado con algún calor aqurella parte de la aristocracia, sencilla y ejemplar, de

que hablé antes, y la pequeña clase media española.

Gentes admirables por sus cotidianas virtudes, pero poco preparadas para las

grandes tareas del espiritu.

Gentes que solo podian entender el lado conservador de la dictadura, pero sin

aliento para acompañarla en su afan profundo de renovacion.

 

< Volver