Autor: Solar, Jaime F. del. 
 Vascongadas. 
 La carrera de los anteproyectos     
 
 Arriba.    31/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LOS partidos políticos, Ias agrupaciones sindicales y alguna que otra institución cultural llevan semanas hablando de su interés en la consecución de un Estatuto de autonomía. Todos, o casi todos, han trabajado sobre el tema y cuentan ya, a ¡o menos, con las líneas generales de un anteproyecto, pero todos parecen empeñados en uno carrera en la que nadie quiere llegar en primer lugar, aunque deseen ser vencedores ai final, y no parecen dispuestos a hacer públicos los resultados de su trabajo, Bien es verdad que la adecuación de los textos torales o la realidad actual presentan muchas posibilidades y la opinión público está muy dividida a este respecto, pero no es menos cierto que esa misma opinión pública reclama —reclamaba ya antes de las elecciones— la definición clara y extenso *2e lo postura de los distintos grupos sobre el tema. Aunque haya de ser >o Asamblea de Parlamentarios la que dé forma definitivo y defienda el Estatuto en las Cámaras Legislativas, no por ello pierden interés para el electorado los trabajos realizados hasta el momento por las diferentes fuerzas políticas, sindicales y cultura les, pues éstos influirán decisivamente en el texto que redacten los parlamentarios.

Mientras tanto continúan las declaraciones genéricas. Telesforo Monzón, que lleva más de una semana paseándose por e! País Vasco en compañía de diez extrañados, aspira o un Euzkadi entendido «como Con federación de Estados Vascos, unidos desde el Abro al Adour» Por su parte, Antonio Ormaza, elegido esta semana presidente de) Bizcal Buru Batzar del Partido Nacionalista Vasco, en declaraciones hechas al diario «Déla», considera que «muestra aspiración es la de tener lo necesaria libertad para desarrollarnos como pueblo. Nadie piensa en cerrar puertas. Ningún pueblo se basto a sí mismo. La interdependencia entre los pueblos es forzosa y vital, y es lógico que el pueblo vasco tenga más afinidades con tos pueblos del Estado español».

Pero lo gente está yo harta de tantas declaraciones de intenciones y considera que ye va siendo hora de que alguien presente algo más concreto, pues aunque la Constitución que elaboren las actuales Cortes influirá sobre e! texto definitivo del Estatuto, ello no impide que los trabajos realizados hasta el momento sean dados o conocer. Pero esto sería lo incómodo y comprometido. Resulta más fácil esperar a que se hagan públicos los textos que elabore la Asamblea de Parlamentarios para mostrar entonces !os propios. Asi las cosas, ¿sabrá alguna vez el elector e! alcance de su «oto con respecto o este tema?

Pero mientras la opinión pública espero desde antes de las elecciones para conocer las aspiraciones de los distintos grupos sobre las facultades que debieran dársele o Euzkadi, los participantes en ¡a carrera de los anteproyectos se han alineado a unos metros de la líena de Siegada, no precisamente por deportividad, para ceder el primer puesto a lo Asamblea de Parlamentarios, que por dificultades en su composición llego un poco rezagada. Esperemos que, aunque no se haya corrido o gusto de todos, la carrera termine pronto y podamos conocer todas las posturas.

Jaime F. DEL SOLAS

(Bilbao)

 

< Volver