País Vasco-Navarra: dos sentimientos     
 
 Arriba.    03/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

• PAÍS VASCO-NAVARRA: DOS SENTIMIENTOS

Están, pues, en juego tíos sentimientos diferentes, cuya conciliación es muy difícil. Desde nuestro punto de vista, tan sólo una renuncia clara y sin ambigüedades a los planteamientos secesionistas, así como la aceptación sin reticencias de los vínculos de solidaridad con España —palabra que repugna a algunos de los que tienen hoy representación parlamentaria en las Cortes españolas— podría iniciar e! auténtico camino hacia la superación de las diferencias que existen entre nuestro planteamiento autonomista y el del nacionalismo vasco.

Defendemos el derecho de todos los pueblos españoles a recuperar te plenitud de sus derechos históricos. Y este es el caso de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya. La ley de 187S debe derogarse, porque es un atentado a la unidad de España y una injusticia histórica. El País Vascongado debe recuperar su autonomía originaria. Y no nos oponemos a que las tres comunidades vascongadas deseen constituir, si tal es su voluntad, una región autónoma que se denomine Euskadi. Y si una vez constituida la nueva región, el pueblo navarro, libre y democráticamente, decide integrarse en ella, nosotros aceptaremos su decisión, aunque sentiremos en lo más profundo de nuestro ser la pérdida de nuestra identidad navarra.

Identidad que en Euskadi que darla totalmente diluida. No es ésta una afirmación gratuita. Véase, como prueba, el pensamiento del presidente del llamado Gobierno vasco en el exilio que jurídicamente nunca tuvo jurisdicción sobre Navarra, porque en 1932 éste rechazó el Estatuto vasco-navarro), publicado en uno de los últimos números de Euzkadi. órgano del PNV: «las fronteras de tes cuatro provincias vascas son artificiales. No existen cuatro provincias: existe sólo Euzkadi.» Triste final para un pueblo, como el navarro, que ha escrito tantas paginas gloriosas en defensa de su identidad.

Jaime Ignacio del Burgo, en *El País

 

< Volver