Un aviso al Gobierno     
 
 Diario 16.    16/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

Un aviso al Gobierno

El lenguaje se ha fosilizado en un caso muy particular: es el caso de los "extrañados" vascos. O el lenguaje se renueva en verdad a velocidades de vértigo. Porque los diez "extrañados" vascos tienen que estar a estas alturas de su más peculiar extrañamiento realmente perplejos al comprobar que la Policía española, que ha soñado con sus rostros muchas noches, -es incapaz de reconocerlos un buen día, uno de tantos días en que los extrañados vascos aparecen en masivas concentraciones haciendo alardes de popularidad. Hasta el que asó la manteca sabría concluir que los extrañados cuentan con una tácita patente de corso que les permite ir de Hernani a Durango parándose a almorzar en el mejor restaurante de Guetaria. Y el Gobierno, entre tanto, se ha quedado entre barreras y no sale a torear.

- Vamos a ejercer desde aquí de humildes mozos de espadas: el Gobierno tiene que resolver tan extraño problema inmediatamente. Y tiene que resolverlo de la única manera coherente que han impuesto las circunstancias, es decir, convirtiendo en formal y escrita su actual permisividad cobardona. El Gobierno tiene que romper el lenguaje y hacer que los extrañados se transformen sencillamente en amnistiados que han vuelto a casa. Cualquier otra forma de ir al toro, sería, sencillamente, ridículo. Y si el Gobierno no fuera al toro le acabarían dando los tres avisos. Este debe ser ya, por lo menos, el segundo.

 

< Volver