Autor: Solar, Jaime F. del. 
 Vascongadas. 
 Dos consecuencias peligrosas     
 
 Arriba.    28/08/1977.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

DOS CONSECUENCIAS PELIGROSAS

Una vez más, el pueblo vasco se ha lanzado a la calle. Esta vez en solicitud del no extrañamiento de Apala y la liberación de Larena y Blanco Chivite. Nuevamente los heridos se cuentan por decenas. Pero, al margen de los problemas de orden público que suponen estas concentraciones populares, de los acontecimientos ocurridos durante la pasada semana en Guipúzcoa y Vizcaya se pueden sacar dos conclusiones que van a ser decisivas en los próximos días.- la primera es la escasa fuerza de contención a nivel de calle y el mínimo control de la situación queman demostrado socialistas y nacionalistas como partidos mayoritarios que son en ambas provincias. La segunda, derivada de 1a anterior y por ello muy peligrosa, es que la iniciativa perdida por las dos grandes fuerzas políticas ¡a ostentan ahora grupos claramente minoritarios y muy radicalizados, lo que habrá de complicar aún más el ya de por sí revuelto panorama político del País Vasco. Esta pérdida de la iniciativa por parte del PNV y el PSE (PSOE) se debe en gran parte a lo actitud adoptada últimamente por ambos con respecto a cualquier tipo de convocatoria popular y a la lentitud —aparente— de tos cauces políticos normales en la solución de los problemas pendientes.

Un gran sector del pueblo vasco tiene la creencia de que su presencia en la calle facilitará la autorización del uso de la ikurriña y condicionara 4a excarcelación de muchos presos políticos, y no está dispuesto a renunciar o esta forma de lucha mientras no se consiga la amnistía total y la autonomía. Por tanto, el PSE (PSOE) y el PNV se han visto desbordados por su empeño en no crear en estos momentos problemas de orden público, y se han visto también atrapados en esa aparente lentitud de las negociaciones políticas. En esta situación, y dada la urgencia de una solución que reclamaba el caso Apala. debido a la debilidad que padece el etarra por su prolongada huelga de hambre, no es de extrañar que fueran muchas las personas que salieron a las calles de San Sebastián y Bilbao al ser convocadas por los gestoras proamnistío y numerosos grupos minoritarios, grupos que en tos últimos momentos se han hecho cargo de la iniciativa.

La primero consecuencia derivada de esta anómala situación puede producirse hoy en Pamplona, coincidiendo con el término de la «marcha de la libertad», para cuya última ¡ornada los organiza, dores de la misma esperan lo asistencia de cerca del medio millón de ´personas. Tal concentración, cuando ios ánimos están todavía calientes, cuando aún no se ha solucionado el problema y cuando continúa e) protagonismo de esos grupos minoritarios, no presagia nada bueno. Además, si a esto añadimos el que un gran sector del pueblo navarro considere el acto como una (invasión* del antiguo reino, entonces más vale que Dios nos coja confesados.

Jaime F. DEL SOLAR

(Bilbao)

 

< Volver