Autor: Unzueta, Patxo. 
 La Asamblea Popular de Amorebieta debatía sobre los "incontrolados". 
 Expulsan a cuatro secretas     
 
 Diario 16.    07/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

La Asamblea Popular de Amorebieta debatía sobre los "incontrolados"

Expulsan a cuatro secretas

Patxo Unzueta

BILBAO, 7 (D16).—Pese a manifestar que "nosotros también estamos interesados en que se aclare este asunto en el Que aparece implicado un miembro del cuerpo", la Asamblea Popular de Amorebieta decidió ayer expulsar de la sala a los dos inspectores del Cuerpo General de Policía que instantes antes habían sido identificados como tales por Dos asistentes al acto. Dos miembros del Servicio de Investigación de la Guardia Civil habían corrido idéntica suerte cinco minutos antes.

La asamblea había sido convocada por la comisión Investigadora elegida popularmente a raíz de la identificación y desarme, el 26 de julio, de un grupo de "incontrolados", entre los que figuraba al menos un policía. Cerca de 300 personas debatían sobre la posibilidad de entablar querella criminal contra los miembros del citado comando. La mesa, en la que, Junto a cualtro miembros de la comisión investigadora, se hallaban dos abogados, pedia la colaboración de cuantos testigos pudieran aportar pruebas en las que fundamentar la querella. En ese momento alguien pasó una nota al moderador.

"Nos dicen que hay dos desconocidos en la última fila. Por favor, que se identifiquen», pidió uno de los miembros de la mesa. Las dos personas aludidas hicieron llegar a la mesa sus respectivos carnets: "Se trata de dos miembro» de la Guardia Civil", explicó el moderador. Añadiendo: "La asamblea debe decidir si se quedan o se tienen que ir."

Se fueron sin oponer resistencia. Alguien opina desde la sala que se debía aprovechar la ocasión para identificar a todos los asistentes: "Todo el que tenga a su derecha o a su izquierda a algún desconocido, que lo diga."

Todas las miradas, acompañadas de murmullos, convergen hada dos Jóvenes de unos treinta años situados

hacia la mitad del salón. Al fin, uno de ellos se levanta: "Somos policías." Se les pide que se identifiquen y muestren la orden correspondiente. Aseguran que no tienen orden escrita, pero que les ha enviado el gobernador. Y apuntan en un papel sus números respectivos de placas.

Alguien opina que no basta con los números: "Si es verdad que vienen para cumplir un servicio a la comunidad, no tienen que tener miédo a identificarse." Uno de los inspectores trata de intervenir. El moderador, con tono firme, le impone silencio: "Haga el favor de respetar el reglamento de la asamblea. Pida la palabra y cuando le llegue su turno podrá hablar. Ahora estaba este señor..." Finalmente, uno de los inspectores explica su interés en que se aclare el asunto del policía identificado entre los incontrolados "para que no quede en cuestión toda la institución"

Es replicado desde el público: "Si eso fuera verdad, os hubierais identificado y no estaríais emboscados entre la gente." Uno de los interpelados trata de explicarse: "Hemos asistido a muchas asambleas como ésta, y no sé si será porque se nos nota, el caso es que siempre la identificación ha sido automática. Lo que pasa es que hoy no sabíamos a quién dirigirnos."

Tras un nuevo debate, en el que intervinieron varios vecinos, se decidió pedir a los policías que se vayan por considerarlos "parte Interesada, y parcial, en lo que se está discutiendo". «Además, esto es la Asamblea Popular de Amorebieta y ustedes no han sido invitados." Los dos inspectores abandonaron el local, no sin antes presentar a la mesa sus carnets para mostrar que los números que hablan pasado anteriormente eran auténticos. "Verificaremos estos datos con el gobernador", concluyó un miembro de la mesa antes de anunciar que proseguía la reunión "según el orden del día previsto".

 

< Volver