Autor: Sanmillán Farnós, José de. 
 Clavero Arévalo lo confirmó ayer. 
 Las conversaciones para la preautonomía del País Vasco, inmediatamente     
 
 Pueblo.    17/09/1977.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Clavero Arévalo lo confirmó ayer

US CONVERSACIONES PARA LA PREAUTONOMIA DEL PAÍS VASCO, INMEDIATAMENTE

MADRID. (PUEBLO, por José SANMILLAN.)

El ministro adjunto para Relaciones con las Regiones, Manuel Clavero Arévalo, será —como ya adelantó ayer PUEBLO— el interlocutor del Gobierno en las negociaciones que se mantengan con los parlamentarios vascos, de cara a una previsible autonomía provisional para el País Vasco. A este respecto, el señor Clavero Arévalo, según manifestó ayer tarde en el transcurso de una rueda de Prensa, se entrevistará próximamente, en fecha y ciudad todavía no determinadas, con los representantes elegido» por el pueblo vasco el pasado día 15 de junio.

En opinión del ministro para las Relaciones con las Regiones, el tema de la autonomía provisional para el País Vasco «podría ser mas complicado que el de Cataluña, en cuanto se refiere a concepto territorial o a los diferentes proyectos preautonomicos de fuerzas políticas vascas parlamentarias y no parlamentarías».

A este último respecto, agrego que conocía concretamente dos proyectos diferentes, uno del PSOE y otro del PNV, cuyas diferencias podrían obviarse en las reuniones que están celebrando ambas fuerzas políticas. «Si se superan estos diferencia» —«firmó Manuel Clavero—, se habrá dado un paso importante para la negociación entre el Gobierno y los parlamentarios vascos.»

Tras señalar que el Gobierno no había establecido el criterio de si el Gobierno vasco en el exilio era interlocutor válido o no para la negociación y que no se había producido contacto alguno con el señor Leizaola. el ministro de las Regiones reconoció que «el tema del País Vasco no sólo pasa por la autonomía, sino también por la amnistía».

• HASTA LA CONSTITUCIÓN. — -No habrá autonomías plenas mientras no haya Constitución-, dijo ayer, en una rueda de Prensa, el ministro para las Regiones, Manuel Clavero Arévalo. La pregunta inmediata fue la definición de autonomía plena, y ésta es, a título personal del ministro: (1) Reconocimiento de la personalidad d« un pueblo. (2) Transferencia de funciones del Estado. (3) Fomento de la cultura regional. (4) Hacienda regional (tocando los temas de impuestos y subvenciones*. (5) Estatuto, como derecho singular elaborado por los autonomistas, y, por último, poder normativo regional.

-Las autonomías es el tema —dijo el ministro— que más riesgos tiene, pero es el que puede fortalecer 1a anidad de España.» -La autonomía provisional —continuó— es una medida de gran imaginación política." Pero el tema tenía que saltar y es el de la aprobación de la situación preautonómica de Cataluña y la vía del decreto-ley. La respuesta ministerial tuvo un prólogo, el del gran consenso popular y el apoyo de todas las fuerzas parlamentarias y la respuesta, aunque no hay nada definido, es la del decreto ley y la vía de la comisión de urgencia de las Cortes. «Los catalanes —señaló Clavero— han demostrado un gran sentido de la negociación al admitir una autonomía provisional y so plena que debe de pasar por las Cortes.»

Como el ministro se va al Norte, también dijo: -No sé sí me lo van a plantear, pero el tema no me corresponde a mí, es al Gobierno.» Y como salió su viaje al Norte, se le preguntó si el sistema de las .conversaciones a mantener con los parlamentarios vascos, sólo con ellos hablará, va a ser con los ya consabidos secretos y cortinajes al estilo catalán y la respuesta... «hay facetas que no pueden hacerse públicas. No sé cómo se llevará, pero se necesita recato».

• DESIGUALDADES.—La desigualdad económica entre las diversas regiones españolas también ocupó la atención de la rueda da Prensa, ya que el ministro indicó que no todas las autonomías pueden ser iguales por esta diferencia y «la autonomía no puede —dijo— significar un gasto para el Estado». La pregunta, venía dada: ¿Por esta razón podría ocurrir que las más pobres fueran menos autónomas, o a mayor pobreza, menor libertad dentro del Estado? «Si la autonomía es algo bueno, y yo creo que sí —respondió—, ha de repartirse entre todos. Creo que estamos en ventaja sobre 1931, ya que la aspiración regional está ya universalizada. El programa de UCD era ofrecer un marco común, pero esta posibilidad no es uniforme, en unas partes es más amplia y en otras no. La uniformidad no es aconsejable —prosiguió—, y habrá una financiación, y esto ya pasa por el tema de la hacienda regional, en la que tiene que haber una gran equidad en su regulación. La aplicación territorial de los impuestos —aquí comenzó a tocar fondo— aumentará más las diferencias. No es recomendable que se gasten los impuestos donde se recaudan. El Senado —ahora comenzó con la teoría de que la Cámara Alta debería ser una cámara regional— habría de preocuparse de la financiación, tocando dos aspectos. Uno, para el equilibrio de presupuestos de las regiones, y cuya distribución debería corresponder al Senado, y el otro, corregir las desigualdades regionales.» A mi lado y por lo "bajini" una voz con acento regional me dice; «¿Y nosotros seguiremos pagando lo mismo?», y le contesto en valenciano que a mí me parece que, más o menos, si.

Por último hay un par de preguntas jurídicas. ¿Cabría la posibilidad d« un contrafuero contra el esperado decreto-ley para Cataluña?, y respuesta rápida: «Teóricamente, sí. Pero en la práctica no puede ocurrir, ya que las Cortes están de acuerdo en la Generalidad provisional.» Y, ¿se reformará la estructura de nuestros tribunales a tenor de las autonomías? -Respecto al Tribunal Supremo, esta pregunta sólo puede contestarla la Constitución. Lo que sí será necesario crear, creo yo —señaló el ministro— son tribunales taterregionales y la correspondiente conexión entre los tribunales regionales v los del Estado.»

¿Y Tarradellas? Pues parece ser que a finales de mes pasará, camino de casa, por Madrid. Se me ocurrió preguntar si con esto de la Generalidad los catalanes dejarán ya de hablar de -paisos catalans», aunque los valencianos seamos algo así como sus hermanos. La broma fue bien acogida, y el ministro indicó que en ningún momento el Gobierno permitiría invenciones de nuevas fronteras. En mi tierra, queremos ser única y exclusivamente valencianos, para poder ser españoles. Pues como los canarios, andaluces, extremeños, aragoneses..

El ministro dijo, finalmente, que no tenía noticia de que las Fuerzas Armadas o ninguna otra institución hayan manifestado institucionalmente su temor por la concesión de estas autonomías. «Es un tema, evidentemente —dijo— donde se juega el futuro y hay "riesgo, pero también puede fortalecer la unidad española. No conozco que estos estamentos se hayan pronunciado, ni como ministro ni como miembro del Gobierno."

 

< Volver