Olarra: Que el Gobierno gobierno     
 
 Diario 16.    19/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Olarra: Que el Gobierno gobierne

BILBAO, 19 (D16).—El empresario vasco Luis Olarra, senador real y candidato a la presidencia de la asociación patronal española CEOE, declaró a Europa Press que "en estos momentos es evidente que al Gobierno se le han puesto las cosas muy difíciles, porque no se ha decidido a gobernar".

"Un Gobierno que cuenta con una mayoría, si no absoluto sí suficiente, se tiene que decidir a gobernar. El Gobierno está intentando hacer la política de la oposición, cosa que no le corresponde. Creo que la imagen del Gobierno está muy deteriorada ya y les va a resultar difícil recomponer la situación", afirmó.

Olarra añadió que "si el Gobierno hubiera hecho un plan económico global, escuchando a los dirigentes sindicales en algunos aspectos de su elaboración, lo hubiera expuesto y aplicado, en ningún momento las centrales se hubieran puesto en contra. De todas maneras, la oposición hubiera protestado siempre, como es lógico ante cualquier programa. Pero es que este Gobierno está empeñado en que la oposición diga que sí, lo cual es no entender la democracia".

Difícil pacto

Concretamente, respecto al pacto social, agregó: "A mí me parecería muy bien el intentar el pacto social, pero en estos momentos los dirigentes de las centrales sindicales no están en condiciones de hacer pactos, pues pudiera ocurrir que los hicieran y que las bases no los respetaran."

Por otra parte, sobre la situación económica que califican de "caótica", ha señalado que la crisis está empezando a tocar fondo y que se sentirá de manera especial en las zonas industrializadas. Concretamente, en el caso de Vizcaya y Guipúzcoa ha añadido que a ello se sumará la situación especial de deterioro de estos dos últimos años.

Según Olarra, "posiblemente, antes del próximo verano, las cotas de paro en Vizcaya y Guipúzcoa serán iguales a las más altas que se registran en el. país".

AL BORDE DEL CAOS, AFIRMAN EMPRESARIOS

CATALANES

BARCELONA, 19 (D16).__ Sobre el tan cacareado otoño caliente y sus reivindicaciones, entendemos que sólo un ciego o la Administración pueden ignorar en estos momentos problemas tan extremadamente graves como: la inflación, el paro, la baja de productividad, absentismo, falta de liquidez, suspensiones de pago, quiebras, restricciones crediticias, etc., dice un comunicado de empresarios del Baix Llobregat.

Pero parece ser que, estos signos de alarida continua el comunicado-- no son suficientemente significativos para algunos minúsculos sectores de la producción que, haciendo caso omiso de la realidad y amparándose en la teoría de que "ellos no han conducido las cosas a este terreno", lanzan demagógica e irresponsablemente las más desorbitadas plataformas reivindicativas prescindiendo totalmente d e 1 entorno socioeconómico que rodea a la empresa.

Los empresarios entendemos —se afirma— que en la encrucijada. que estamos pasando no caben reivindicaciones empresariales utópicas, ni mucho menos afrontar plataformas extrasalariales, aunque hemos podado constatar en alguna central sindical un elevado sentido de responsabilidad acerca del momento actual.

Peligra el empleo

Ha llegado el momento —afirman— de exponer con absoluta firmeza que la empresa, a diferencia del Banco de España, no tiene la facultad de acuñar moneda y timbre. Esta es una realidad tan palpable como el hecho de que el límite de las reivindicaciones admisibles viene dado en función de los beneficios de la empresa. Si a esto añadimos que la falta de rentabilidad en las empresas por todos los factores antes mencionados y otros mucho antes divulgados está originando el cierre en cadena de un sinfín de centros productivos, nos obliga a extremar una línea de moderación en nuestras concesiones. No olvidemos que en estos momentos debemos ser consecuentes de la realidad y debe ser objetivo prioritario del empresario y trabajadores encaminar los esfuerzos necesarios para salvar el puesto de trabajar Éste puesto de trabajo tan difícil de mantener en la actualidad y que todas las circunstancias que le rodean dificultan su continuidad.

 

< Volver