Autor: Quiroga Clérigo, Manuel. 
   "La Universidad Vasca"  :   
 (Un oportuno libro de José I. de Orella). 
 Informaciones.    03/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

"LA UNIVERSIDAD VASCA"

(UN OPORTUNO LIBRO DE JOSÉ I. DE ORELLA)

Por Manuel QU1ROGA CLÉRIGO

EL tema requiere un profundo estudio y planteamientos valientes en esta hora de resurrecciones de los ámbitos culturales de este país. En este libro del profesor José Luis de Orella y Unzué, cuyo título completo es «La Universidad vasca. Historia, Proyectos actuales para su implantación» (1), es toda la distóla del pueblo vasco la que se nos ofrece con un vigor y un protagonismo inusitados.

Libro de gran interés en el cual se nos relata cómo a través de más de siglo y medio el pueblo vasco ha reivindicado, en una patética y desconcertante situación de monólogo escuchado por los poderes públicos, la existencia de una Universidad donde la libertad y la autogestión dieran paso a la creación de una verdadera cultura vasca en el entornó de sus propias reivindicaciones políticas y sociales. Está claro que sólo a través de la cultura los pueblos acceden a su libertad efectiva, pero no es menos cierto que la cultura de un pueblo no es algo que se le implante sin escuchar a sus hombres o sin tener en cuenta su historia o su idiosincrasia. El pueblo vasco ha luchado por crear, «su» cultura, y para ello la base principal es crear, dotar, los centros en los que esta cultura pueda hacerse posible, pueda realizarse, pueda iniciarse... Frente a privilegios inoperantes o creación de centros elitistas en alguna parte de nuestra geografía, que iban a servir a la «formación» de una oligarquía dominante y continuadora de situaciones de permanente represión en todos los ámbitos, vemos cómo la Universidad vasca permanece, a lo largo de los años, hundida, encerrada, en unos ámbitos" de difícil comprensión, pues resulta casi increíble que todos los intentos de crear ceñiros autónomos en el País Vasco se hayan visto siempre postergados o frustrados por decisiones ajenas a los propios vascos.

El profesor Orelia es doctor en Filosofía y Letras, ejerce la docencia como profesor de Historia en los E.U.T. G. y colabora en la cátedra de Historia del Derecho en la Facultad de Derecho de San Sebastián, además de ser redactor-jefe de la revista «Mundaiz» y ejercer una labor de investigación histórica de gran interés. Todo ello nos dará una idea de porqué afronta este tema, haciendo un análisis histórico de la cuestión y llenando su libro de interrogantes, a los que pacientemente va dando las respuestas que nos posibilitarán el comprender la actual situación de la Universidad vasca.

Si, ciertamente, el tema de la Universidad vasca está en la calle, y ha sido incluido en el programa da los partidos políticos que acudieron a las elecciones del 15 de junio y que se preparan para las elecciones municipales próximas, no es menos cierto que su implantación «liberalizada» es parte total de la liberalización de la cultura de las regiones O nacionalidades con personalidad propia dentro de este enclave geográfico que se ha dado en llamar Estado español, aunque en una próxima posible situación de tipo federal se podría llegar precisamente a lo contrario, esto es, a la formación de una nación española en la cual se integraron ¡os diversos Estados con lengua, cultura y problemas propios.

En la introducción, el profesor Orella comienza diciendo que «en el mismo momento que las provincias de Guipúzcoa y Vizcaya eran citadas a un diálogo con el régimen central a través de un proyecto de régimen especial, apareció en las provincias vascas toda una campaña de base en favor de una Universidad vasca. Durante este último invierno, mientras en las Diputaciones de Guipúzcoa y de Vizcaya se reunían las comisiones de peritos, .designados desde el Gobierno para la elaboración de una puesta al día- del concierto económico tajantemente terminado por el generalísimo Franco en un decreto de guerra en 1937, todos los puestos visibles de personas e instituciones del País Vasco señalizaban con su artística pegatina "Euskal Unibersitatea, bai, bai" ("Universidad vasca, sí, sí"), el deseo contenido desde hace tanto tiempo de tener una propia Universidad de los vascos y para los vascos». Ello abocaría, inevitablemente, a una serie de diálogos con frutos muertos durante años y años, decenios y decenios.

Pero ello no quiere significar que ha sido únicamente la etapa iniciada en 1936 la más difícil para la Universidad vasca. El profesor Orelia nos va relatando, con datos históricos y anotaciones sobre la cultura de cada época en todo el ámbito nacional, todos los acontecimientos que han tenido como fondo la vida universitaria vasca desde 1866. De aquel año es precisamente el intento de la Universidad vasco-navarra, la cual «acogería a estudiantes que por su afinidad racial y lingüística tenían .una labor en común que desarrollar. Se proyectan las facultades de Derecho, Medicina, Farmacia, Ciencias y Filosofía y Letras»,

«El 21 de octubre de 1874, Carlos Vil da una real orden creando el distrito universitario, cuyo centro y cabeza será la Universidad de Oñate», la cual se vería inmersa en una serie de problemas y dificultades de acuerdo con los acontecimientos políticos por los que atraviesa el país. Atrás había quedado otro período -de cuatro años, en los que había existido la Universidad libre de Vitoria, que «el 1 de octubre de 1869 abrió el curso académico en las Facultades de Derecho, Notariado y Letras», llegándole su «clausura definitiva» el 1 de octubre de 1873. La empresa que pretendía la puesta´ "en marcha de una Universidad católica de Vizcaya, con «Facultades de Ciencias, Letras y Derecho hasta el Rectorado inclusive», quedó truncada en sus proyectos, debido a la entrada del señorío en la guerra carlista; mejor suerte hubo algo más tarde, llegando a la instalación de una institución de no poca importancia en la cultura vasca. Dice Orelia que «el 13 de junio de 1883 se crea la Sociedad Anónima La Enseñanza Católica, que pone la primera piedra de la Universidad, que los instalan en el País Vasco. Al año siguiente, el 30 de enero, la Diputación de Vizcaya la asume como propia, imponiéndole el nombre de Universidad de Deusto». De gran importancia ha sido la existencia de la Sociedad de Estudios Vascos en sus continuos intentos de establecer una verdadera Universidad vasca, que aún no se ha visto lograda, si bien se ven en la nueva «tapa que recorre nuestro país (España) algunos espacios claros en los que parecen posibilitarse esquemas de superior valor a los conseguidos por el Estatuto vasco aprobado por las Cortes Españolas el 1 de octubre de 1936, y que daría paso a! «Gobierno de Euskadi, que el 18 de noviembre de 1936 da un decreto creando la Universidad vasca, con su Facultad de Medicina en la ciudad de Bilbao». De gran actualidad es, por tanto, el capítulo octavo, que trata del tema «en la reinstauración monárquica de la familia de los Borbones, con Juan Carlos I en 1975», y el siguiente con sus «Reflexiones histórico-filosóficas sobre la Universidad vasca», así como el apéndice que contiene una «memoria y bases para la resolución del problema universitario en el País Vasco».

Libro para la historia del pueblo vasco y para una profunda reflexión sobre la historia de la cultura española en general. Libro que indaga sobre la falta de libertad de un pueblo que no se resigna a una situación dé extraño en su propio pueblo y que lucha por esa libertad en los planos políticos y culturales, a fin de encontrar su propio destino, su propia personalidad, tanto tiempo negada.

(1) Editorial Itxaropena, San Sebastián, 1977, 241 páginas, 350 pesetas.

 

< Volver