Autor: Suárez Alba, Alberto. 
 Desde Ajuria-Enea parece haberse desatado una campaña contra él. 
 Empeoran las relaciones del diputado general de Alava con su partido, PNV     
 
 ABC.    19/01/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Desde Ajuria-Enea parece haberse desatado una campaña contra él

Empeoran las relaciones del diputado general de Álava con su partido, el PNV.

VITORIA (Alberto Suárez Alba, corresponsal). Emilio Guevara, el diputado general de Álava, le ha metido al Partido Nacionalista Vasco en un callejón de complicada salida. Su nueva polémica con el Ejecutivo autónomo —esta vez, como adelantábamos el domingo, motivada por el evidente mal trato que los presupuestos de 1962 del Gobierno vasco han dado a las arcas de la Diputación Foral alavesa— ha llegado a los máximos extremos de dureza, colocando al partido en una difícil situación.

La indisciplina del señor Guevara debiera motivar, sin duda, su cese fulminante..., pero es que ocurre que el PNV no puede hoy prescindir de éste abogado cuya personalidad y prestigio le dieron la victoria en las elecciones de hace tres años.

Guevara, uno de los autores del texto del Estatuto de autonomía y actual portavoz del Grupo parlamentario «peneuvista» en la Cámara de Vitoria, es hoy un hombre fuerte por la sencilla razón de que no tiene excesivas ambiciones políticas. Hace menos de una semana volvía a reiterar su intención de retirarse de estas actividades a comienzos de 1983 para dedicarse a su bufete de abogado y luchar por el decanato de su Colegio profesional.

En tales circunstancias, Guevara posee la fuerza de quien no tiene nada que perder y

prefiere ser derribado de sus cargos antes de que los alaveses le recuerden —son sus palabras— como «el diputado general que traicionó a su provincia». En tres ocasiones anteriores, coincidiendo con momentos críticos suyos en relación con el partido, el presidente de la Diputación Foral puso sus cargos a disposición del PNV, que siempre le pidió que siguiera.

Desde el palacio de Ajuria-Enea ha surgido durante el fin de semana otro duro comunicado anti-Guevara, acusándole de comportamiento frivolo y anunciando que no le será tolerada ni una intemperancia más. El diputado general se ha vuelto a defender, advirtiendo que a él no le ha elegido el Gobierno vasco, sino el PNV y su electorado.

D El futuro partido Euskadiko Ezkerra-lzquierda para el Socialismo, que celebrará a madiados de marzo su Congreso constituyente como tal y absorberá al «sector Lerchundi» del Partido Comunista vasco, creando una fuerte izquierda regional, ha mostrado ya la necesidad de defender la Constitución, «norma suprema y elemento de control del Poder Ejecutivo y frente al peligro del golpismo».

 

< Volver