Opinan que hay voluntad de mantener la situación creada el pasado año. 
 Onaindía y Lerchundi creen que los "poli-milis" siguen en tregua     
 
 Diario 16.    23/01/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Opinan que hay voluntad de mantener la situación creada el pasado año

Onaindía y Lerchundi creen que los «poli-milis» siguen en tregua

Málaga — «Aunque nos parezca contradictorio, consideramos positivo el hecho de que exista una voluntad de considerar que no se ha roto la tregua en la lucha armada por parte de ETA político-militar, pese al secuestro del padre de Julio iglesias», manifestaron los líderes de la nueva izquierda vasca, Mario Onaindía y Roberto Lerchundi, durante una rueda de prensa celebrada ayer en Málaga.

Onaindía y Lerchundi participaron en Málaga en un mitin para presentar la nueva formación política procedente de la fusión de EIA y EPK, que está en trámite de celebrar su primer congreso,

Los dos políticos informaron que dicho congreso se desarrollará entre el 19 y el 21 de marzo y que en estos momentos finaliza el proceso de coincidencia entre los dos partidos y se preparan las ponencias que van a ser discutidas.

Al referirse a Carrillo, Roberto Lerchundi dijo que «yo no desarrollo uña campaña anticarrillísta» y que «espero que mi venida a Málaga no supondrá un problema para los comunistas malagueños, ya que ello demostraría una especie de manía persecutoria por parte del secretario general del PCE».

Sobre el problema del terrorismo y la conversación mantenida ayer entre Mario Onaindía y Juan María Bañares con el ministro del Interior, Juan José Rosón, afirmó el secretario de EIA que no existe justificación para el terrorismo, y añadió que «considero positivo que por parte del ministro exista una voluntad de no considerar rota la tregua de ETA político-militar pese al secuestro del doctor Iglesias Fuga».

«Yo creo —dijo— que existe una voluntad política por parte de ETA político-militar y del Gobierno de mantener la dinámica positiva originada a raíz de la declaración de esta tregua y pienso que algunas acciones, como la vuelta al País Vasco de los presos, podría ser la base para continuar en ese camino hacia la normalización

Diferenció Onaindía los secuestros de Lipperheide e Iglesias y consideró muy positiva la satisfactoria resolución del segundo, afirmando «que no tiene que influir —dijo— en la suerte del industrial»,

«El secuestro de Lipperheide —terminó- puede considerarse como un intento ejemplarizado por parte de ETA militar para conseguir el pago del "impuesto revolucionario".»

 

< Volver