Autor: Mendaza Zabala, Martín. 
   A vosotros, terroristas     
 
 Diario 16.    01/02/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

MARTIN MENDAZA ZABALA

Secretario de información de UCD de Guipúzcoa

A vosotros, terroristas

Día, a dia, con el desarrollo de la España de las autonomías, los vascos vamos alcanzando mayores cotas de decisión y avanzamos inexorablemente en el camino de la democracia. Los partidos políticos, la sociedad vasca, estamos presentes - mayoritariamente — en las instituciones públicas nacidas de un estatuto que fue posible gracias a la voluntad de los españoles de darse a sí mismos - libremente - una Constitución, una Carta Magna que regulara su convivencia.

En los Ayuntamientos, en las Juntas generales, en las Diputaciones Forales, en nuestro Parlamento, podemos llegar a discutir virulentamente. A pelearnos en la defensa de las distintas concepciones ideológicas que representamos.

Peto lo hacemos con luz y taquígrafos. Sin capuchas ni metralletas. A cara descubierta. Con el único armamento de los votos que el pueblo nos otorgara.

Osea, lo que vosotros — terroristas -no respetáis,

Sabed que los vascos hemos descubierto — algunos hace tiempo ya — quiénes son nuestros auténticos verdugos, quiénes buscan la destrucción de nuestra tierra, su calcinación.

Experimento

Quienes están experimentando en nuestros cuerpos, en nuestra propia carne, una nueva fórmula de utópica revolución para imponerla a los pueblos libres.

Sabed que vuestra marea de sangre y terror nos repugna a la mayoría de los vascos, que estamos dispuestos a vivir en paz. Que lo que vosotros hacéis es propio de dictadores o de bestias. Pero nunca de quienes puedan llevar en su pecho unidos dos calificativos: hombre y vasco,

Sabed que cuando ponéis goma-2 a una torreta de Iberduero voláis suelo vasco, voláis e! esfuerzo y el sudor de unos trabajadores vascos.

Que cuando secuestráis a un industrial — ¡liberad a Lipperheide ya!

cuando le extorsionáis, estáis cohartando nuestra libertad colectiva.

Qué argumentos, cuántas falacias tendréis que inventar para justificar, ante un solo vasco sin sangre en las manos, el secuestro de un hombre bueno, que ha dejado los mejores años de su vida en la lucha por nuestra prosperidad y la consecución de más y más puestos de trabajo.

Sabed que lo vuestro no son atentados particularizados contra Lemóniz, contra lo que decís «oligarquía vasca>...

Lo vuestro no tiene otra denominación que atentado social. Ataque frontal a la sociedad vasca. Destruir por destruir a una colectividad.

Gran pueblo.

Sabed que -aunque nos duela que un solo vasco se quede fuera— no esperarnos contar con vosotros para la más difícil tarea que se le puede plantear a un pueblo: la de renacer. Ja de volver a ser un gran pueblo.

En democracia, es decir, en un sistema de soberanía popular, no se margina más que a aquellos que se autoexcluyen. A quienes desoyendo la voluntad popular se disfrazan de pueblo o se erigen en sus «salvadores», con el sólo objetivo de soslayarla, de despreciarla, de machacarla.

Sabed que no vamos a permitir que nadie -nadie- usufructúe el adjetivo de «patriota» cuando al hacerlo esté pensando en asesinar, secuestrar, extorsionar, fusilar... y otros mil malditos verbos, amparado en una capucha y unos kilos de goma-2.

Porque buscáis los mismos objetivos que los golpistas. Porque ni unos ni otros sois patriotas. Porque el patriotismo significa convivencia social, respecto al prójimo y, sobre todo, participación.

Participación activa e ilusionada en un programa común nacido de la única razón, del único poder que -sábedlo ya — vamos a admitir los demócratas vascos: el de las urnas. El que emana de quienes verdaderamente aman a su tierra.

Sabed, en definitiva, que sois unos dictadores. Y que los trabajadores, que estamos pagando en nuestra carne las consecuencias de vuestra «obra salvadora», no vamos a aceptar el papel de comparsa en la aniquilación de un pueblos que fue ejemplo de desarrollo industrial y económico, y paladín en la elaboración de fórmulas jurídicas que garantizarán el respeto mutuo.

 

< Volver