Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 A pesar del rechazo rotundo. 
 Herri Batasuna insiste en la negociación Gobierno-ETA     
 
 Diario 16.    22/04/1982.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

A pesar del rechazo rotundo

Herrí Botasuno insiste en la negociación Gobierno-ETA

La coalición abertzale Herri Batasuna insistió ayer, a pesar de la negativa rotunda del Gobierno, en su propuesta de negociación entre el Ejecutivo que preside Leopoldo Calvo-Sotelo y ETA militar. Para los dirigentes de la coalición vasca la pacificación de Euskadi pasa por ese diálogo que el Gobierno estima imposible con los terroristas.

Bilbao:

Juan Manuel IDOYAGA,

Corresponsal

A pesar de la negativa rotunda del Gobierno, la coalición vasca Herri Batasuna insistió ayer en rueda de prensa en la negociación con ETA (m) como único procedimiento para la pacíficación del País Vasco.

Para el Gobierno son inadmisibles las condiciones de negociación con ETA militar planteadas por HB y basadas en la alternativa KAS con amnistía incluida para terroristas.

Parlamentarios y dirigentes de la coalición abertzale Herri Batasuna presentaron ayer a los medios informativos de Bilbao su alternativa de pacificación del País Vasco en respuesta a la escalada actual de violencia.

Los dirigentes de la coalición se negaron a aceptar la vía policial como sistema de pacificación y expusieron puntualmente los aspectos negociables de la alternativa KAS que, al igual que ETA militar, esgrimen para alcanzar una pacificación completa del país.

Negociación.

Sin presentarse como intermediarios de ETA, los parlamentarios Pedro Solabarría, Jon Idígoras y Jokin Gorostigui, y el diputado vizcaíno Txomín Ziluoga, aseguraron que «si la vía del Estatuto de Guernica ni la actuación policial conseguirán esta pacificación que pasa fundamentalmente por ¡a aceptación íntegra de algunos puntos de la alternativa KAS y por la negociación de otros aspectos Que conllevarían alguna reforma de la actual Constitución española».

Para los dirigentes abertzales, (a fórmula más idónea de pacificación debería establecerse sobre una negociación directa entre ETA y el Gobierno central para discutir los puntos de su alternativa.

Sin embargo, y aún considerando la escasa viabilidad de este encuentro «como también las pocas probabilidades de que se abandone la tortura o se reduzca la represión», los representantes de HB insistieron en que «no estamos pidiendo desde esta mesa la independencia ni el socialismo que tendremos que conseguir políticamente en un marco de libertades democráticas y de autogobierno suficiente del pueblo vasco.

Es para la creación de ese marco democrático, para los que presentamos nuestra alternativa rechazando la palabra separatismo porque queremos unimos con los otros pueblos del Estado dentro de un reconocimiento constitucional del derecho de autodeterminación del pueblo vasco que se pueda ejercitar cuando la correlación de fuerzas sea distinta a la actual y la libertad de todos los presos vascos son innegociables y deben ser aceptadas por el Gobierno central antes de comenzar cualquier negociación», según HB.

La presentación de estas exigencias que se completó con críticas al PNV y al PSOE al que acusaron de engañar a los trabajadores del Estado con mentiras sobre el País Vasco, fue acompañado de otras apreciaciones como la valoración de que «Ceuta y Melilla son plazas de Marruecos, Gibraltar corresponde a España y. que de no llegarse a una pacificación por la vía del diálogo la guerra (nosotros no hemos inventado la palabra) puede durar muchos años.»

 

< Volver