Autor: Santos, Carlos. 
 El Congreso celebra esta tarde su debate sobre terrorismo. 
 ETA (m) se responsabilizó ayer de los últimos atentados     
 
 Diario 16.    22/04/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

El Congreso celebra esta tarde su debate sobre terrorismo

ETA (m) se responsabilizó ayer de les últimos atentados

Mientras la Policía extrema al máximo sus investigaciones y precauciones, que han llegado a afectar a sectores golpistas, ETA militar se responsabilizó ayer de la serie de atentados realizados en los últimos días.

El cierre aparente de este ciclo de acciones terroristas coincide con la celebración en el Congreso de los Diputados de un debate sobre terrorismo, realizado por iniciativa de Coalición Democrática y minoría catalana.

Carlos SANTOS

Madrid - La reivindicación conjunta de la serie de atentados realizados por ETA en los últimos días indica, según los modos habituales de esta organización, que considera a salvo a sus autores y que ha quedado momentáneamente cerrado el ciclo de atentados.

ETA militar se ha responsabilizado, concretamente, del ataque al cuartel de Intxaurrondo, la ofensiva contra miembros de las FOP en Algorta y Eibar, la destrucción de una tanqueta de la Policía Nacional en Pamplona, el lanzamiento de un proyectil anticarros contra un autobús militar en Barcelona y la colocación de 170 kilos de goma-2 en la central de la Telefónica en la calle Ríos Rosas, en Madrid.

Estos atentados que se han cobrado una sola víctima, han tenido como características su continuidad, su cercanía en el tiempo y su dispersión en el espacio, siendo realizados los más espectaculares en localidades lejanas al País Vasco. ETA tenía más empeño en protagonizar una acción propagandística que en causar gran número de víctimas, según una interpretación generalizada.

Armamento

La sustitución de las habituales pistolas de 9 mm. Parabellüm por lanzagranadas, en alguno de los atentados y los desplazamientos a Barcelona y Madrid han sido interpretados como un intento de lograr mayores índices de espectacularidad, persiguiendo más la resonancia de la acción que su eficacia.

Frente a este alarde etarra de medios humanos y técnicos, que ha llegado a sorprender a los máximos responsables de la seguridad ciudadana, la Policía también ha respondido con un extenso despliegue. Si ETA ha enseñado sus armas (objetivo básico de las acciones de los últimos días), las Fuerzas de Seguridad están haciendo lo propio. En este sentido, en medios próximos a la dirección de estas fuerzas, se considera positiva da asunción de determinadas funciones de vigilancia por parte del Ejército». Esta opinión no es compartida por la totalidad de las fuerzas políticas.

Frentes policiales

La acción policial, sobre la que se guarda absoluta reserva, parece ir dirigida en varios frentes. Aparte de las numerosas pistas que se están siguiendo tras el atentado a la Telefónica, realizado a cara descubierta, los movimientos policiales también van encaminados a prevenir la realización de nuevas acciones terroristas.

Aunque la reciente ofensiva etarra pueda haber quedado cerrada y el Ministerio del Interior persista en la convicción de que ETA atraviesa su peor momento, se baraja insistentemente Ja posibilidad de que antes del Mundial-82 ETA militar intente una nueva demostración espectacular de fuerza. En ámbitos políticos ajeno1? a este Ministerio se ha llegado a decir que el próximo gran objetivo de ETA puede encontrarse en Zaragoza, con motivo de la celebración No todas las precauciones policiales van dirigidas a ETA. Según ha sabido este diario, una de las primeras decisiones tomadas por el Ministerio del Interior fue el reforzamiento de la vigilancia y control de la extrema derecha. En un primer momento se temió que la ofensiva etarra pudiera encontrar algún tipo de respuesta inmediata en el activismo golpísta,.

En cuanto a las actuaciones de ETA, la Policía baraja diversas hipótesis. Aunque en el Ministerio del Interior se cree que son unos cuarenta o cincuenta etarras los que han entrado a España en las últimas semanas para participar en la serie de atentados, las características de algunos de ellos obligan a aumentar esta cifra inicial, sin llegar, naturalmente, a los guarismos irreales que ha llegado a barajar algún periódico de Madrid.

Entre las tesis barajadas por la Policía, una de las primeras en ser desechadas fue la participación de antiguos miembros de ETA (pm) en las acciones de ETA (m). Aunque el modus operandi de alguno de los atentados (armamento pesado, participación de grupos numerosos, etcétera) hizo pensar que en su preparación o elaboración pudieron participar antiguos «poli-rnilis», esta tesis parece hoy momentáneamente desestimada.

Otra de las tesis, sustentada en el hecho de que alguna de las acciones ha constituido un «fracaso» para sus autores, hablaba de la incorporación de nuevos miembros a ETAmilitar. Fuentes bien informadas del País Vasco indican, no obstante, que el «reclutamiento» de nuevos etarras atraviesa en la actualidad una mala fase.

La tercera tesis, apoyada por testimonios posteriores a la voladura de la-central Telefónica, habla de la posibilidad de que miembros importantes de ETA-militar, vinculados a su vieja guardia hayan llevado a cabo esta serie de atentados para «elevar la moral» de la organización e intentar forzar una negociación con el Gobierno. En cualquier caso, existe la certeza de que la serie de atentados había sido objeto de una minuciosa preparación previa.

 

< Volver