Basada en el reconocimiento del derecho a la vida. 
 La Unión Demócrata plantea una acción internacional contra el terrorismo     
 
 ABC.    27/04/1982.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Basada en el reconocimiento del derecho a la vida

La Unión Demócrata plantea una acción internacional contra el terrorismo.

MADRID. Los veintitrés partidos políticos que forman parte de la Unión Demócrata Europea, reunidos en Madrid, en la sede de UCD, han formulado una serie de consideraciones y recomendaciones sobre el terrorismo. Para luchar contra él hay que partir de la «preeminencia del derecho a la vida como primer derecho humano», y considerarlo como un fenómeno internacional, cuya Iucha debe inscribirse en la «política exterior de los Estados» y tomar medidas contra las naciones que «racionalmente esté probado» que prestan apoyo a organizaciones terroristas.

Dichas consideraciones y recomendaciones, de gran valor por cuanto algunos de esos veintitrés partidos ostentan el Poder en sus países y como grupo la Unión tiene un peso decisivo en el Parlamento europeo, son tas siguientes:

1. El terrorismo es un mal que afecta a numerosos países democráticos y cuyo objetivo es la destrucción de) pluralismo político y el modelo de sociedad basado en el respeto y garantía de los derechos humanos.

Para instrumentar una eficaz lucha contra el terrorismo es necesario llegar a una definición univoca cíe terrorismo entre todos aquellos partidos y Gobiernos que defienden el modelo de sociedad occidental.

La esencia de tal definición se encuentra en la preeminencia del derecho a la vida, como primer derecho humano.

2. El terrorismo es un «acto violento criminal», que tiene manifestaciones concretas diversas y que se apoya en filosofías revolucionarias de extrema derecha o de extrema izquierda. Las características de los grupos terroristas son su profesíonalidad, su organización, sus medios y su interrelación lo que plantea la internacionalización de este tema.

El terrorismo, dentro de una concepción global común de lucha política revolucionaría contra el Estado, se asienta, utiliza y manipula situaciones sociopolíticas determinadas al servicio, en múltiples ocasiones, dé intereses geopoliticos y geoestráticos de ciertos países.

A nivel europeo, las principales manifestaciones del terrorismo son:

— La acción de aquellos grupos que utilizan como soporte un ámbito regional (ejemplo, ETA), donde el pretendido independentismo se une a objetivos sociopolíticos marxistas-leninistas.

— La actividad de grupos terroristas cuyo jefe es la subversión de los valores de convivencia social, política y económica {Brigadas Rojas, banda Baader-Meinhof) y que pretenden un «nihilismo social».

— Los enfrentamientos y «arreglos de cuenta» entre grupos diversos en territorio europeo ante decisiones políticas correctas por parte de los Gobiernos.

«Todas» estas acciones tienen por objeto la subversión europea y la desestabilización occidental.

II. Recomendaciones. 1. La lucha antiterrorista debe inscribirse tanto en el concepto de la política interna de los Estados como en la de la política exterior. La situación actual pone de relieve la necesidad de potenciar la cooperación internacional de Parlamentos, Gobiernos, partidos y Fuerzas de Seguridad.

A este respecto, la representante del RPR (Francia) ha declarado su conformidad con las recientes declaraciones del presidente del Gobierno español sobre la «insuficiencia» de la colaboración francesa.

2. Cuando racionalmente está suficientemente probado que un país determinado está implicado en un acto terrorista o presta su apoyo a organizaciones terroristas, los países europeos deben desarrollar una acción concertada y tomar medidas coordinadas be carácter diplomático y económico.

3. En relación con el Consejo de Europa, y dentro de su ámbito, deben adoptarse medidas comunes sobre las condiciones de extradición para la mejora de los procedimientos penales, para facilitar la circulación de testigos, para incrementar la colaboración de los policías, especialmente a nivel de información, y para establecer criterios comunes para la extradición de los terroristas.

4. Los Gobiernos deben considerar de forma especial el tratamiento del terrorismo y de la lucha antiterrorista en los medios de opinión para sensibilizar a la sociedad contra el uso de la violencia, así como para promover la colaboración supranacional contra el terrorismo en los diferentes grupos especiales de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

5. Los partidos miembros de la EDU impulsarán entre sus militantes y simpatizantes, y a nivel de toda la sociedad, un rearme político y ético-social para revalorizar el modelo de sociedad democrática, el Estado de Derecho y )a preeminencia del derecho a la vida y del respeto a los derechos humanos.

6. Todos los partidos miembros de la EDU comparten la preocupación por una eficaz lucha antiterrorista y prestarán todo su apoyo nacional e internacional a aquellos Gobiernos en cuyos países se sufre, como es el caso de España, con especial virulencia, los ataques del terrorismo, y son escenario de proyectos de desestabilización.

 

< Volver