Autor: Castillo Cousido, José María. 
 Los miembros del PNV que paguen el "impuesto revolucionario" serán expulsados del partido. 
 El conflicto del Lemóniz moviliza al Gobierno vasco     
 
 ABC.    09/05/1982.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Los miembros del PNV que paguen

el «impuesto revolucionario» serán expulsados del partido

El conflicto de Lemóniz moviliza al Gobierno vasco

CASTILLO ELEJABEITIA (Vizcaya). «Tomamos cartas en el asunto o dejamos que un grupo, con las pistolas y el terror, impongan su voluntad», dijo ayer el presidente del máximo organismo ejecutivo del Partido Nacionalista Vasco, Xabier Arzallus, en una rueda de Prensa celebrada al término de la Asamblea Nacional extraordinaria convocada por el partido para analizar la espiral de violencia de ETA en el País Vasco.

A la Asamblea asistieron el «lendakari» Carlos Garaicoechea y los consejeros Echenique, Robles, Renovales, Labayen y Blasco, así como sesenta apoderados de las cuatro organizaciones provinciales del PNV y Delegaciones extraterritoriales de Madrid, Barcelona, París y Venezuela. También participaron los miembros del Tribunal Nacional del PNV, parlamentarios vascos, diputados y senadores nacionalistas y los miembros del máximo organismo del partido, el Euskadi Buru Batzar (EBB).

La reunión, que duró cinco horas, comenzó con la presentación por parte de Xabier Arzallus de una reflexión sobre ETA. Seguidamente hubo una discusión al respecto, con una intervención de Carlos Garaicoechea, y, finalmente, se aprobaron una serie de conclusiones.

Fuentes nacionalistas manifestaron que el clima de la Asamblea, que se desarrolló a puerta cerrada, fue de serenidad y gran preocupación por la gravedad de la actuación de ETA, que «supone -un ataque directo a las instituciones y al Gobierno vasco».

DURO COMUNICADO. El comunicado final dice, entre otras cosas, que «la Asamblea Nacional del PNV hace suya la condena hecha por el EBB (Comité Ejecutivo) de este partido de los asesinatos perpetrados recientemente y que han culminado con el trágico atentado sufrido por Ángel Pascual Múgica, y reitera su pleno apoyo al Gobierno vasco en el planteamiento y ejecución del programa energético, en el que se inserta el ente vasco de la energía, la sociedad del gas de Euskadi y la sociedad pública de gestión y control de la central nuclear de Lemóniz».

«No acepta la imposición por la fuerza de soluciones políticas, ecológicas, laborales, etcétera, de nadie, y tampoco de una organización como ETA militar, con la que no ha sido posible diálogo alguno.»

«La Asamblea—añade— apoya y urge la rápida y progresiva transferencia al Gobierno

deseo de acción de una gran parte de las bases del partido, exhortándole a la serenidad, garantizándole que el partido no permanece pasivo ante la provocación y la agresión. Le recuerda a aquellos afiliados que, llevados por el miedo, cedan al chantaje económico de ETA, la prohibición establecida, recordando la expulsión del partido a quien abone cantidad alguna a esta organización o alguna otra.»

«La asamblea —se añade más adelante— sale también al paso de la demagogia que la organización ETA hace en el plano político, tratando de vender al pueblo un nacionalismo vasco reñido con sus verdaderos objetivos estratégicos, qué, lejos de perseguir la libertad nacional y social de Euskadi, buscan su instrumentalización al servicio de intereses revolucionarios ajenos a los del pueblo vasco. Hace también constar el nulo eco popular de los partidos de ambito estatal en sus convocatorias públicas contra el terrorismo, en contraste con sus altisonantes proclamas de movilización a través de los medios de comunicación públicos o privados que dominan.»

PAZ Y DEMOCRACIA. «Proclama su propósito de seguir luchando por la paz y la democracia, contra la violencia, pero también de negarse a llevar a cabo ninguna acción conjunta con partidos que están socabando la autonomía, medio político por excelencia de pacificación del País Vasco.»

Finalmente se recoge la «protesta, con la mayor energía, por la manipulación de los medios públicos de difusión, especialmente del tratamiento por parte de Televisión Española de los temas vascos en general y de los referentes al PNV en particular, por lo que pide públicamente la dimisión del señor Robles Piquer y anuncia su «boicot» a Televisión, mientras continúe su funesta política informativa.» /

«REAJUSTES» EN LEMÓNIZ. Por su parte, Xabier Arzállus, presidente del Euskadi Buru Batzar, manifestó en rueda de Prensa que la -asamblea nacional ordinaria, celebrada en San Sebastián e! pasado mes de marzo, había aprobado el proyecto del partido sobre la central nuclear de Lemóniz y que esta asamblea extraordinaria había «reajustado» las resoluciones adoptadas en el anterior.

Indicó también que, al estar constituida la sociedad de gestión sobre esta central, «debe ser este ente quien decida si debe haber reajustes o no en el tema del funcionamiento de la central nuclear de Lemóniz. El Gobierno central no aceptó la posibilidad de realizar un referéndum, por lo que no insistimos en ese tema, ya que, además, pensamos que no iba solucionar nada, pues ETA ya había anunciado que estaba hecho con las manifestaciones populares que habían tenido lugar».

Refiriéndose, en concreto, al tema de una posible negociación con ETA, el presidente del EBB manifestó que «yo he propiciado muchos intentos de diálogo, pero hasta ahora ha sido imposible. Es una organización con la que no se puede dialogar. O ETA entra en razón o no habrá otro remedio que erradicarles».

 

< Volver