Autor: Pérez Ornia, J. R.. 
 Entrevista con Ramón Labayen, consejero de Cultura del Gobierno vasco. 
 "Sin una radio y televisión en eusquera, nuestro idioma no llegaría al año 2000"     
 
 El País.    26/05/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 41. 

Entrevista con Ramón Labayen, consejero de Cultura del Gobierno vasco

"Sin una radío y televisión en éusquera, nuestro idioma no llegaría al año 2000"

El,Gobierno vasco está decidido a poner en marcha la televisión autonómica en enero de! próximo año, independientemente de que Madrid les asigne las frecuencias necesarias para la emisión, según manifiesta el consejero de Cultura.

Ramón Labayen, en una entrevista a la que asistió José Antonio Mingolarra, asesor de su departamento para la radio y televisión. La defensa y promoción del éusquera son el objetivo prioritario de esta televisión que, en principio, nace al

amparo del Estatuto de Autonomía. Se trata del llamado cuarto canal de televisión, de titularidad del Gobierno vasco que, gracias a la mayoría del PNV en el Parlamento, controlará de forma absoluta su gestión.

J. R. PÉREZ ORNIA

Pregunta. ¿Es el objetivo prioritario de la televisión vasca la defensa y promoción del idioma éusquera?

Respuesta. Somos un colectivo vascohablante de 700.000 personas, que representan aproximadamente el 30% de la población. Un idioma que no tenga acceso a la radio y a la televisión está perdido. De nada serviría el esfuerzo de las ikastolas, donde aprenden éusquera 80.000 niños, sin una radio y televisión en éusquera, porque el idioma no llegaría al año 2000. Nuestra primera preocupación es que no se pierda el idioma y contribuir a la alfabetización de parte de los 700.000 vascohablantes, porque si hay 60.000 capaces de leer y escribir en éusquera, nos damos con un canto en los dientes. Este objetivo nos obliga a doblar la producción extranjera que se emita, telefilmes y dibujos animados especialmente, con las consiguientes dificultades y encarecimiento de la programación. Por ello, damos prioridad a los programas infantiles y juveniles, entre otras razones porque son más fáciles de doblar.

No estamos en condiciones, por ejemplo, de doblar a Laurence Olivier. Se harán ofertas incluso para doblar la publicidad. Todos somos militantes ¿n la defensa del éusquera, de ahí que estemos decididos a sacar adelante la televisión en éusquera. La mayoría del millón y medio de habitantes que no habla éusquera, desearía hablarlo. En el País Vasco ya se ven dos canales en castellano y hasta tres programas franceses en parte del país. Si la vía del tercer canal será bilingüe, no entiendo por qué ha de levantar ampollas el cuarto canal en éusquera.

"No vamos a practicar la piratería"

P. Se tiene la impresión, a tenor de las declaraciones de distintos miembros del Gobierno vasco, de que ustedes comenzarán a emitir programas de televisión aunque el Gobierno español no les asigne las frecuencias. Este propósito del Gobierno vasco, caso de realizarse, ¿acaso no es una apropiación pirata del espacio radioeléctrico?

R. De ninguna manera. Nosotros no vamos a practicar la piratería de las ondas, porque, según nuestro Estatuto, tenemos derecho a poner en marcha nuestra propia televisión. Nosotros pedimos al Gobierno que nos asigne las bandas y frecuencias, para poder cumplir el Estatuto. Esa asignación de frecuencias es una obligación contractual de la Administración.

P. ¿Prefiere usted hablar de asignación de frecuencias y no de concesión administrativa?

R. Sí, porque la concesión es un acto gratuito del Gobierno, mientras que la asignación es el reconocimiento del derecho a la televisión vasca.

P. ¿Cuál es la causa del enfrentamiento entre el Gobierno de la

comunidad autónoma y el Gobierno español?

R. El incumplimiento sistemático, por parte del Gobierno, de cuanto disponen el Estatuto de Autonomía y el de RTVE y los pactos que se firmaron en la Moncloa en octubre de 1980. El artículo segundo del Estatuto de RTVE y la transitoria sexta del Estatuto de Guernica prevén la creación del tercer canal de titularidad estatal y gestionado por las comunidades autónomas; el tercer canal no se ha puesto en marcha porque RTVE, al parecer, no tenía capacidad presupuestaria para ello. Respecto al cuarto canal autonómico, el que prevé el artículo 19.3 del Estatuto de Autonomía, hay un compromiso del Gobierno central de gestionar en las conferencias internacionales las reservas de frecuencias a tal fin. Pero nos consta que el Gobierno no es muy diligente en este sentido, y ha incumplido los acuerdos de la Moncloa.

P. ¿Qué otros acuerdos incluía el documento de la Moncloa?

R. Según el documento firmado el 2 de octubre con el ex director general Fernando Arias Salgado, existía el compromiso de que el centro regional de TVE en Bilbao incrementaría su programación a veinte horas semanales y que emitiría entre veinte y treinta minutos diarios de información por UHF a las 23.15 horas, extremos que tampoco se han cumplido. El Gobierno y RTVE se comprometieron en octubre de 1980 a enviar, en el plazo de un mes, el proyecto para regular el tercer canal de las autonomías. Este proyecto llegó al Congreso de los Diputados el pasado mes de febrero. Por ello, optamos por poner en marcha nuestra propia televisión, que está previsto comience a emitir en enero del próximo año.

"Nunca renunciaremos al cuarto canal.

P. ¿Están dispuestos a emitir sin que el Gobierno adjudique o conceda las frecuencias?

R. Bueno, lógicamente habrá que llegar a algún acuerdo.

P. ¿En qué términos se puede plantear la negociación?

R. Existe la tendencia en el Gobierno central a reconducir el conflicto hacia el tercer canal. Asi interpretamos la remisión al Congreso del proyecto de ley para conceder a las comunidades autónomas la gestión directa de un canal de televisión de titularidad estatal.

P. ¿Ustedes, entonces, estarían dispuestos a renunciar momentáneamente a la implantación del cuarto canal y reconvertir las inversiones en curso para el tercer canal?

R. Podría ser. Pero nunca, está claro, renunciaremos al cuarto canal íntegramente autonómico. Optar por el tercer canal antes que por el cuarto depende de las garantías de gestión que nos ofrezca el Gobierno, así como del comienzo de su ejecución, que nosotros hemos planificado para enero del próximo año.

P. ¿Hasta dónde llegan, por su parte, esas garantías de gestión del tercer canal que debe ofrecerles el Gobierno?

R. Gestión absoluta. Es decir, análoga a las competencias que el Ente Público RTVE tiene sobre sus producciones y emisiones. Se trata de dar al Ente Público vasco el mismo grado de soberanía que RTVE tiene para España.

P. Volviendo al principio, ¿la televisión vasca saldría al aire en

cualquier caso el próximo año? R. Me asombra el ruido que se hace en torno a nuestra televisión. Es una televisión modesta, la tienen hasta los batutsi. La radio es mucho más importante que la televisión en la vida cotidiana. Nosotros tendremos dos emisoras institucionales de radio en FM: una en éusquera y otra en castellano.

P. ¿No cree, en el caso de que ustedes comiencen a emitir sin autorización, que los promotores de televisiones privadas podrían .utilizar este precedente para salir al aire al margen de la decisión gubernamental, toda vez que tampoco es inconstitucional la existencia de televisiones privadas?

R. Es posible, aunque nuestro caso es diferente.

P. ¿No cree usted que se produce un desequilibrio con el resto de las comunidades autónomas, que, en principio, no tendrán derecho al cuarto canal de televisión?

R. Creo que todas las comunidades autonómicas deberían tener su cuarto canal de televisión, además del tercero. Carlos VII, el último rey que juró los fueros, los juró como Rey de las Españas. España es una colección de pueblos. El pueblo gallego, el catalán, el andaluz, tienen su unidad idiomática y cultural.

P. La política del Gobierno vasco respecto a la televisión ¿incluye en algún sentido a Navarra?

R. La consideramos, espiritualmente, como parte de Euskadi. Si Navarra quisiera ver nuestra televisión, desde luego que no vamos a cobrarles nada.

P. ¿Es cierto que el Gobierno vasco ha ahorrado mucho dinero en la infraestructura de la red de emisoras y reemisoras porque las han instalado en los mismos lugares donde TVE tiene sus estaciones?

R. Esos accesos e instalaciones de TVE fueron realizados con dinero de las diputaciones vascas.

P. ¿Por qué el Parlamento vasco se ha limitado a aprobar una ley que reproduce casi textualmente la estructura por la que se rige el Ente Público RTVE, cuya organización y productos ustedes reprueban?

R. Nosotros no tenemos autonomía legislativa en materias de legislación básica, como es la ley de Estatuto de la Radio y Televisión, que todos tenemos que aplicar.

P. ¿No hubiera sido más democrático, de todas formas, corregir algunos defectos de aquella ley, por ejemplo, que el director general sea nombrado por el Parlamento o por el Consejo de Administración y no por el Gobierno?

R. Se olvida de que tanto el Parlamento como el Gobierno emanan de la voluntad del pueblo.

P. ¿Tiene intención el Gobierno vasco, de todas formas, de llegar a un acuerdo con los partidos en los nombramientos de los directivos de la televisión vasca?

R. No es necesario, aunque la ley resulte incómoda a los otros partidos, dada la hegemonía del PNV en el Parlamento, donde tiene veinticinco de los 49 diputados.

P. ¿Qué opinión le merece la programación de Tele-Norte, el centro regional de TVE en Bilbao?

R. Tele-Norte refleja desastrosamente la realidad del país. Es un instrumento descarado al servicio de UCD, una eliminación sistemática de la vida comunitaria y una censura permanente a las instituciones vascas.

Presupuestos de la televisión vasca

Las obras de infraestructura de la televisión vasca comenzaron el 12 de noviembre del pasado año en Durango, donde se construirá el centro de emisión y programas informativos. En San Sebastián se construye el centro de producción de programas. Más de doscientos aspirantes a locutores y dobladores se han formado ya en cursillos intensivos.

El presupuesto para la infraestructura asciende a 1.400 millones de pesetas que, según declaró Josu Zubiaur, viceconsejero de Cultura, en las jornadas Televisión y Comunidades Autónomas (organizadas la pasada semana en Bilbao por la Facultad de Ciencias de la Información) se desglosa así: 250 millones de pesetas para la red de difusión; 450 millones para la obra civil del centro de Durango y otros 450 millones para su equipamiento técnico; 150 millones de pesetas para el centro de producción de San Sebastián, más 175 millones invertidos ya en la adquisición de una unidad móvil de cuatro telecámaras. El Gobierno contrató a tal fin la asesoría técnica de la firma alemana Estudios Hamburg. La mayoría de los equipos se han contratado a empresas extranjeras y una parte a la industria nacional.

La televisión vasca tendrá, según Zubiaur, una plantilla de aproximadamente doscientos trabajadores fijos. Durango empleará a 120 profesionales, de los cuales quince serán periodistas, más dos o tres locutores.

Se emitirán cinco horas diarias de programas entre las seis

de la tarde y once de la noche. Zubiaur estima el coste medio de los programas en un millón de pesetas por hora (la hora de programación de TVE cuesta por término medio seis millones de pesetas, según el viceconsejero vasco) que supondrían 1825 millones de pesetas al año. La producción propia podría alcanzar el 50% de las emisiones; el coste de programas "dramáticos" propios se estima entre quince y dieciocho millones de pesetas por hora. El Gobierno ha Contratado ya 174 horas de programas ajenos; algo más de cuarenta horas son norteamericanas; gran parte proviene de países socialistas con un coste de 800 pesetas por minuto contra las 1.500-2.000 pesetas por minuto de las producciones occidentales.

 

< Volver