Autor: Unzueta, Patxo. 
 Tres de los procesados fueron puestos ayer en libertad. 
 Euskadiko Ezkerra paga la fianza de los diez detenidos de Herri Batasuna     
 
 El País.    27/05/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Tres de los procesados fueron puestos ayer en libertad

Euskadiko Ezkerra paga la fianza de los diez detenidos de Herri Batasuna

PATXO UNZUETA, Bilbao

Santiago Brouard, Txomin Zituaga y José Ramón Etxevarria cargos electos de Herri Batasuna que permanecían encarcelados en la prisión de Basauri (Bilbao), fueron puestos en libertad a primeras horas de la tarde de ayer tras haber hecho efectiva la fianza exigida para su liberación, la coalición Euzkadiko Ezkerra (EE) que depositó este medio millón de pesetas, para "lograr la normalización del país".

Los siete restantes detenidos de HB, en relación con el sumario abierto a raíz de los incidentes registrados en la Casa de Juntas de Guernica durante la visita de los Reyes al País Vasco, no habían recibido a última hora de la tarde de ayer el telegrama oficial que notificara su puesta en libertad.

La noticia de la liberación de los tres cargos electos de HB se produjo poco después de que los abogados distribuyeran una nota de los presos en la que estos rechazaban tajantemente el gesto de Euskadiko Ezkerra.

En dicha nota los detenidos denuncian "la suplantación de la voluntad de los electos que supone el pago de la fianza . La sorprendente iniciativa de EE fue explicada por esta coalición en los siguientes términos: "consideramos que su sitio —el de los detenidos— está en la calle, donde puedan defender sus posiciones políticas".

Javier Markiegui, por su parte, explicó ante los periodistas los motivos que habían determinado el gesto de su partido: "comprendemos que por razones de dignidad personal se hayan negado a satisfacer las fianzas", dijo. "Pero estamos seguros también —añadió en un tono en el que era difícil discernir lo que había de sincera solidaridad y de apenas reprimida ironía— de que su deseo será estar cuanto antes en libertad para poder defender sus ideas y sus propuestas de solución a los problemas del pueblo vasco".

Aunque el dirigente de EE eludió otros comentarios más de fondo, parece evidente que su gesto debe ser interpretado, ante todo, a la luz de las espectativas de una posible confrontación electoral. Y ello tanto en el sentido de anotarse un punto de cara a ciertos sectores del electorado, especialmente sensibilizados con el tema de los presos, como en el de arrebatar a HB una bandera que la coalición abertzale utilizó hábilmente en anteriores ocasiones.

 

< Volver