Autor: Peiró, Luis. 
 Marcos Vizcaya anuncia una reconciliación "radical" de la política del PNV. 
 Las normas del Estado prevalecerán sobre las de las Comunidades     
 
 ABC.    28/05/1982.  Página: 29-30. Páginas: 2. Párrafos: 14. 

Las normas del Estado prevalecerán sobre las de las Comunidades

MADRID (Luis Peiro). En un durísimo enfrentamiento con los nacionalistas vascos y catalanes y el PCE, los dos grupos mayorltaríos —con el apoyo del PAD y el más matizado de CD— lograron ayer que se aprobase uno de tos artículos mas polémicos de la LOAPA, el artículo 4, que establece la prevalencia de las normas que dicte el Estado, en el ejercicio de sus competencias exclusivas, con relación a las emanadas de las Comunidades autonómicas.

A las acusaciones de inconstitucionalídad y de intento de destruir las autonomías, reiteradas por los diputados Pi-Suñer, Roca Junyent, Eulalia Vintró y hasta el centrista Meilán Gil, unió el portavoz vasco, Marcos Vizcaya, la sería advertencia de que a partir de este artículo el PNV y las instituciones que mantiene reconsiderarán de «modo radical» su política. Esta afirmación suscitó una réplica del socialista Enrique Múgica, quien dijo que, pese de estar acostumbrado a estas amenazas por parte de los peneuvístas. las consideraba muy peligrosas, aunque expresó su confianza de que «no montemos la máquina de guerra, de no aticemos la violencia».

La réplica de Marcos Vizcaya fue inmediata. «Los peneuveístas no van a crear —dijo— ninguna máquina de guerra y el portavoz socialista no tiene derecho a ligar nuestros derechos democráticos a la violencia de otros.» Explicó que era lícito que las fuerzas políticas reconocieran sus estrategias al variar las circunstancias políticas, y siempre lo hacen en el marco de la paz y de las vías constitucionales.

El polémico precepto, considerado clave tanto por sus defensores como por sus detractores, establece escuetamente: «Las normas que el Estado dicte en el ejercicio de las competencias que le reconoce el artículo 149,1 de la Constitución prevalecerán, en todo caso, sobre las normas de las Comunidades autónomas». (E! citado 149, apartado 1, enumera y determina treinta y dos materias sobre las que el Estado «tiene competencia exclusiva»). La redacción del artículo es fruto del trabajo de Ponencia, donde se eliminó una frase que, a renglón seguido, decía: «...cualquiera que sea la denominación de las competencias que a éstas atribuyan sus Estatutos». Pese a esta supresión, los grupos nacionalistas mantienen la teoría de que se continúa invadiendo las competencias. que los Estatutos de autonomía tienen como exclusivas.

Las siete enmiendas que se pusieron a votación, bien pidiendo la supresión total del artículo, bien su sustitución, se basaron en esta filosofía con la apoyatura de otro párrafo del precepto constitucional mencionado, el mismo 149, pero en su párrafo 3. En él se dice:

«Las materias no atribuidas expresamente al Estado por esta Constitución podrán corresponder a las Comunidades autónomas, en virtud de sus respectivos Estatutos. La competencia sobre las materias que no se hayan asumido por los Estatutos de autonomía corresponderá al Estado, cuyas normas prevalecerán, en caso de conflicto, sobre las de las Comunidades autónomas en todo lo que no esté atribuido a la exclusiva competencia de éstas. El derecho estatal será, en todo caso, supletorio del derecho de las Comunidades autónomas.»

OPONERSE ES DEFENDER LA CONSTITUCIÓN

Tal invocación le hizo afirmar a Miguel Roca, en una documentada y extensa intervención, que su grupo, al oponerse a la LOAPA en este punto, lo que hace es defender la Constitución, por lo que rechazó de antemano cualquier afirmación en el sentido de que los nacionalistas con esta actitud se estuviesen oponiendo a la Constitución.

Leyó después un texto del Estatuto de Cataluña que señalaba la prevalencia del derecho catalán al del Estado en el ámbito de su comunidad tratándose de las competencias que tiene conferidas como exclusivas, para llegar a la siguiente conclusión: «Es una agresión a la seguridad jurídica de los ciudadanos más que a las instituciones autonómicas.» Como mal menor, propuso una enmienda transaccional que reconoce la prevalencia de las normas estatales, «con lo dispuesto en el artículo 149 de la Constitución, como fórmula de que se valore también el párrafo 3, que, a su entender, salvaguardaría las competencias exclusivas de las Comunidades autónomas.

La misma intención que la presentada por Miguel Roca llevaba la enmienda de Marcos Vizcaya. El portavoz vasco reiteró argumentaciones anteriores y ciñó al Estatuto de Quernica las violaciones genéricas que, sobre la regulación constitucional de las autonomías, habían puesto de relieve los otros diputados. En su opinión, el Tribunal Constitucional va a declarar nulas las normas estatales que quieran prevalecer sobre las competencias exclusivas de las comunidades autónomas. El PNV y la Minoría Catalana están seguros de que esta discusión va a acabar con una sentencia del Tribunal Constitucional que invalide este aspecto de la ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico.

El centrista Meilán Gil y la comunista Eulalia Vintró apoyarían posteriormente las tesis de los portavoces nacionalistas.

Como sucedió el día anterior con otro de los puntos más conflictivos del proyecto, ayer corrió a cargo de los socialistas el tumo en contra de todas las enmiendas presentadas y la defensa del texto del proyecto, fruto de los pactos autonómicos suscritos con UCD. Los centristas se reservaron para la explicación de voto, en una de las fórmulas de la coordinación que ambos partidos mantienen en este debate.

 

< Volver