Autor: Carandell, Luis. 
   Vinader     
 
 Diario 16.    07/02/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

CARANDELARIO

Luis Carandell

Vinader

«Pero si nací, ya entiendo / qué delito he cometido. / Bastante causa fia tenido / vuestra justicia y rigor / pues el delito mayor / del hombre es haber nacido.» Los versos de Calderón vienen a la memoria al leer la noticia de que el Tribunal Supremo ha confirmado la condena de siete años de cárcel impuesta al periodista Xavier Vinader.

Los señores magistrados no se han limitado a confirmar una sentencia, sino que han descubierto que existe una cosa que se llama periodismo y lo han declarado una actividad «temeraria». La existencia misma, en efecto, del periodismo ha sido puesta en entredicho con esta sentencia.

Vinader no ha sido condenado por sus propias culpas, sino por culpas ajenas. Su única culpa fue hacer su oficio al denunciar cosas que creía, en conciencia, amenazadoras para la democracia. Su «temeridad» consiste en haber ejercido su profesión.

Pero hay más descubrimientos. Por ejemplo, el «descubrimiento» de que en el mundo existe gente maldita que puede hacer barbaridades utilizando torcidamente las informaciones de los periodistas. Pero, ¿no puede acaso ser utilizado torcidamente también el trabajo de cualesquiera otras profesiones?

Las sentencias no se discuten. Se recurren. Y en el recurso al Tribunal Constitucional debería decirse que la filosofía «calderoniana» que subyace a la sentencia no sólo representa una amenaza para la libertad de expresión, sino que compromete la posibilidad misma del ejercicio del periodismo, una actividad fundamental para la convivencia.

 

< Volver