Contacto telefónico de los secuestradores con la familia y carta manuscrita de la víctima. 
 El doctor Allende pide que se pague el rescate, porque si no tienen órdenes de "ejecutarme"     
 
 ABC.    04/06/1982.  Página: 37. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Contacto telefónico de los secuestradores con la familia v carta manuscrita de la víctima

El doctor Allende pide que se pague el rescate, perqué si no tienen órdenes de «ejecutarme»

BILBAO. Dos llamadas telefónicas de los secuestradores y una carta manuscrita por la víctima han sido hasta ahora los contactos habidos con la familia del odontólogo bilbaíno Luis Manuel Allende Porrua, sacado violentamente de su consulta-vivienda en la tarde del martes último.

Según informaba ayer el vespertino bilbaíno «Hierro», los secuestradores han efectuado dos Mamadas telefónicas: la primera, para confirmar que debe pagarse el rescate exigido de 15 millones de pesetas, según el escrito que dejaron en la vivienda del médico en el momento de secuestrarte, y la segunda —que se ha registrado a las diez de la mañana de ayer—, para indicar que en una papelera próxima a la vivienda-consulta del odontólogo, en la calle Doctor Achúcarro, 2, había una carta,del propio secuestrado.

No ha sido facilitado el texto de dicha carta manuscrita, aunque se sabe que el doctor Allende Porrua pide que se pague el rescate, ya que dice temer por su vida, así como que sabe que sus secuestradores tienen órdenes de «ejecutarme» si no se abona el dinero exigido. Señala también que su miedo se acentúa por el hecho de observar «nerviosos» a sus secuestradores.

Según parece, los secuestradores todavía no han determinado con precisión los detalles de la forma, dónde, cómo y cuándo debe hacerse efectivo el rescate. Tampoco se sabe si son delincuentes comunes o pertenecen a alguna banda armada.

D Femando Rojo Garmendía, de cuarenta y seis años de edad, detenido el pasado lunes en San Sebastián, fue puesto ayer en libertad sin cargo alguno, tras permanecer incomunicado tres días en la Comisaría de Policía de la capital donostiarra, en aplicación de la ley antiterrorista.

 

< Volver