Pamplona: Entierro del jefe militar asesinado por ETA en Vizcaya     
 
 El Alcázar.    05/06/1982.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EL ALCAZAR / 5 junio 1982

nacional

Pamplona: Entierro del jefe militar asesinado por ETA en Vizcaya

Los restos mortales del coronel retirado del Arma de Infantería, Daniel Henríquez García, vilmente asesinado por un comando de la organización terrorista ETA militar, fueron inhumados ayer por la tarde en el cementerio de Pamplona, después de qué en el Gobierno militar de Bilbao

se oficiara un funeral por el eterno descanso de su alma, al que asistieron, entre otras autoridades, el jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general Ramón de Ascanio y el capitán general de la VI Región Militar, Luis Polanco Mejorada.

En el Gobierno Militar de Bilbao se ofició un funeral de cuerpo presente

Con anterioridad a la ceremonia religiosa, el féretro con los restos mortales del militar fue sacado a hombros de compañeros de Arma desde donde se había instalado la capilla ardiente, hasta la explanada del Gobierno Militar, donde se ofició la Misa. El féretro estaba cubierto con la Bandera española y franqueado por ocho coronas y un ramo de flores. La banda de música del Ejército y una unidad formada rindió honores al coronel asesinado.

La viuda, hijos y familiares de don Daniel Henríquez se encontraban en lugar destácalas autoridades civiles y militares. Asistieron el delegado del Gobierno en Vascongadas, Marcelino Oreja; consejero del Interior del Gobierno vasco, Luis María Retolaza, y representantes de partidos políticos.

El funeral fue Oficiado por el capellán castrense quien, en la homilía, se preguntó «por qué tenemos que morir y por qué muere el hombre. Personalmente he guardado silencio en mi respuesta, ante los misterios de esta muerte. Pero, debemos gritar al alma de esos asesinos para que no maten más, ni cercenen la vida de más hombres como Daniel».

Más adelante insistió en que «es una locura, un crimen y un acto sin sentido lo que hacen aquellos que quitan la vida. Estamos seguro que os venceremos con nuestra capacidad de sufrir, ya que no se vence al asesino con sus mismas armas que no son otras que el odio, la violencia y la muerte».

Finalizada la misa, el capitán general de la VI Región Militar, Luis Polanco Mejorada, impuso la cruz al mérito militar con distintivo blanco, de primera clase, y a título postumo, al coronel Henríquez. La distinción fue entregada a su viuda.

Cuando el féretro era introducido en el furgón mortuorio que lo trasladaría a Pamplona, un grupo de personas, en su mayor parte mujeres, increparon a las autoridades civiles presentes, insultaron a los representantes del PNV y UCD, pidieron la libertad de los principales acusados en el proceso del 23-F, según informa Efe. Por su parte, Europa Press señala que se profirieron vivas a Tejero, la Guardia Civil y el Ejército, e insultos contra el PNV y PSOE.

Los militares asistentes a la ceremonia religiosa procedieron posteriormente a cantar el himno de Infantería.

Hacia las cuatro de la tarde llegó a la capital navarra el féretro que trasladaba los restos mortales del coronel asesinado. Desde la puerta del cementerio fue llevado a hombros el féretro por seis militares hasta la capilla del camposanto, donde se rezó un responso. El capellán castrense pronunció unas breves palabras en las que subrayó que Daniel Henríquez «falleció en la paz del Señor en circunstancias verdaderamente dolorosas». Seguidamente, en medio de un clima de recogimiento por parte de todos los asistentes, se procedió a la inhumación.

Se encontraban presentes el capitán general de la Sexta Región Militar, teniente general Luis Polanco Mejorada; los gobernadores civil y militar de Navarra, y otras autoridades civiles y militares, así como la viuda, hijos y familiares de la víctima.

 

< Volver