Autor: Unzueta, Patxo. 
   Jóvenes "abertzales" interrumpieron un acto religioso en Bilbao     
 
 El País.    06/06/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Jóvenes ´abertzales´ interrumpieron un acto religioso en Bilbao

PATXO UNZUETA, Bilbao

Un número indeterminado de jóvenes que lanzaron gritos a favor de ETA militar y contrarios a la policía y a la central de Lemóniz interrumpieron violentamente el acto penitencial que se celebraba ayer por la noche en la basílica de Begoña, en Bilbao, por la pacificación del pueblo vasco. Los hechos se produjeron poco después de que un fuerte despliegue policial impidiera la celebración de una manifestación convocada por los comités antinucleares de Vizcaya y diversas fuerzas políticas de la izquierda abertzale contra la central nuclear de Lemóniz. La concentración había sido prohibida.

Al menos cuatro personas de entre los fíeles que se encontraban en la basílica de Begoña sufrieron ataques,de nervios ante la confusión y el griterío imperantes en el citado recinto al irrumpir en él numerosos jóvenes que en medio de consignas favorables a ETA Militar entonaron el Euzko Gudariak (Soldados Vascos). Los asistentes al acto religioso por la pacificación de Euzkadi entonaron entonces en euskera el himno "La paz esté con nosotros". Los enfrentamientos tanto verbales como físicos entre los fieles y los jóvenes que procedían, al parecer, del centro de Bilbao donde se celebraba la manifestación contra la central de Lemóniz, resultaron inevitables, pese a la presencia de los obispos titular y auxiliar de Bilbao, monseñores Larrea y Uñarte .

La manifestación estaba convocada a las seis de la tarde en la Plaza del Sagrado Corazón. Pero numerosos efectivos policiales estacionados en los accesos a dicha plaza impidieron que llegasen al lugar los grupos aislados que se dirigían al mismo, incluyendo cinco o seis autobuses provenientes de las otras provincias vascas que también fueron obligados a dar media vuelta. De todas formas, pequeños grupos de entre cien y ISO personas lograron agruparse momentáneamente en las inmediaciones del campo de San Mames, en el parque de doña Casilda Iturriza, en la plaza de Campuzano y en otros lugares.

Se produjeron entonces las primeras cargas policiales y sonaron los primeros disparos de pelotas de goma, que se reproducirían luego, hasta la noche, en diversos lugares del centro de Bilbao, donde los manifestantes intentaron interrumpir el tráfico. Un inspector de policía resultó herido de una pedrada y, al parecer, ocho jóvenes manifestantes fueron trasladados a las dependencias de la jefatura de policía.

 

< Volver