Un comando le acribilló las piernas. 
 Un guardia civil tiroteado en Llodio     
 
 Diario 16.    06/01/1979.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Un comando le acribilló las piernas

Un guardia civil tiroteado en Llodio

BILBAO, 6 (D16).- El guardia civil primero Ciríaco Sanz García, cicuenta años de edad, adscrito a las oficinas de la Jefatura de Línea de este Cuerpo, con sede en Llodio, fue tiroteado sobre las dos y diez de la tarde de ayer cuando salía de su domicilio, en Ja calle José Matía, 24, de la localidad alavesa.

Varios individuos dispararon varias ráfagas sobre Sanz García desde un coche, probablemente marca Seat, de color azul. Cinco proyectiles se inscrustaron en las piernas del guardia civil y un gran charco de sangre quedó en el lugar donde cayó herido.

Numerosos obreros de la empresa Vidrieras de Llodio, que en ese momento se incorporaban ai trabajo de la tarde, ayudaron al portero de la finca donde vive el guardia civil Ciriaco Sanz a transportarlo hasta la ambulancia.

Ciríaco Sanz fue trasladado, en primer lugar, hasta el ambulatorio municipal de Llodio donde le fueron aplicados varios torniquetes en ambas piernas. A partir de entonces, la sangre comenzó a brotar con menor abundancia.

Me sabe por tirarme al suelo

En la ambulancia en que fue trasladado, el guardia civil diría: «Me he salvado por que me he tirado al suelo en el momento en que me dispararon.» Tras hacerle la primera cura de urgencia, fue conducido a la residencia sanitaria de la Seguridad Social de Cruces, en Baracaldo (Vizcaya), donde ingresó sobre las tres de la tarde.

En este centro sanitario. se le apreciaron cinco impactos de bala en diversos lugares de las piernas y. fue ingresado en primera instancia, en el departamento de Radiología. Más. tarde pasó a uno de los quirófanos de .Traumatología, para ser intervenido quirúrgicamente. Su estado fue calificado de muy grave a consecuencia de la sangre que. había perdido.

Treinta años en Llodio

Ciríaco Sanz García llevaba viviendo desde hace treinta años en la localidad alavesa de Llodio. Según los vecinos de esta localidad nunca se había oído que hubiera recibido amenazas. Está casado y tiene tres hijas y un hijo.

En el lugar de los hechos fueron hallados varios casquillos de bala que en una primera investigación parecían corresponder al c calibre 9 mm. Parabellum.

 

< Volver