Autor: Estarriol, Ricardo. 
 Ante la próxima visita de Marcelino Oreja. 
 Moscú: ETA, una sombra en las relaciones hispano-soviéticas     
 
 La Vanguardia.    13/01/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SÁBADO, 13 DE ENERO DE 1979

España

Ante la próxima visita de Marcelino Oreja

Moscú: ETA, una sombra en las relaciones hispano-soviéticas

Ultimámente, los medios de comunicación social de la URSS parece que procuran matizar más acerca de los temas españoles

Moscú, 12. (Crónica de nuestro redactor.) — Mientras que, con ocasión del último encuentro entre el jefe del Partido Comunista italiano Berlinguer y Breznev, el presidente soviético se distanció expresamente de! movimiento terrorista marxista italiano «Brigadas Rojas», ningún político autorizado soviético ha manifestado hasta el momento el desacuerdo soviético frente a la ETA,

Este es por el momento el estado de la cuestión, pocos días antes de que llegue a Moscú en visita oficial el ministro español de Asuntos Exteriores, don Marcelino Oreja. La Unión de Periodistas Soviéticos, una organización elitista ce la prensa soviética (que reúne sólo a un tercio de ios periodistas que trabajan en la URSS), ha invitado durante esta semana a un reducido grupo de periodistas españolas [entre los que figura este corresponsal), con el fin de fomentar, en vísperas de la visita de Oreja, la información sobre la Unión Soviética en España.

Uno de los temas más frecuentes en las conversaciones sostenidas en Moscú ha sido el de las relaciones bilaterales. . Y dentro del complejo de estas relaciones ha asomado con repetida Insistencia la Información que proporciona la prensa soviética sobre la política interior española, concretamente sobre los actos de terrorismo.

Como se recordaré, la agencia soviética TASS no informó en su día sobre quiénes eran los autores del asesinato del gobernador militar de Madrid y, en cambio, dio a entender e sus lectores que todo ello había sido el resultado de «provocaciones de la extrema derecha».

El jefe del Departamento Internacional de la agencia TASS, señor Krasikov, ha especificado en eí curso de una entrevista con sus colegas españoles que «desmentimos absolutamente las informaciones difundidas en España» sobre los supuestos contactos entre ta ETA militar y la policía secreta soviética, y ha repetido un comentario de la TASS Firmado por Konstantin Andreyev, en el cual se aseguraba que un artículo de «Informaciones» del pasado mes de noviembre {que aseguraba que un ciudadano soviético, llamado Vitali Kovich, se había entrevistado con un alto dirigente de la ETA militar) era falso y que «pocas personas pueden creer qua la URSS tenga interés por frustrar e! proceso democrático que permitió al pueblo español liberarse del odioso régimen da la dictadura franquista».

Cierto cambio

El señor Krasikov dijo que tales Informaciones procedían de la CIA.

Continúa todavía en el aire la declaración hecha en su día a este corresponsal por un autorizado funcionario soviético que —a la vez que desmentía enérgicamente los supuestos contactos— concedía que «han podido existir contactos de la ETA militar con un periodista soviético».

El mismo redactor Jefe de la TASS, Krasikov, aseguró que el hecho de que su agencia no mencionara el movimiento ETA como autor de los diversos actos de terrorismo, se debía a las «peculiaridades de los lectores soviéticos»; es muy difícil explicar cada vez a los lectores de la URSS, no familiarizados con el panorama político español, lo que es la ETA. De hecho, la Televisión soviética difundió pocos días más tarde una emisión dedicada a España en la que se hablaba muy ampliamente de la ETA y se la mencionaba como responsable del asesinato del general Ortín Gil. Lo que silenciaba el autor de! reportaje era que la ETA era una organización no tan sólo extremista y nacionalista, sino también de declarado carácter marxista.

Últimamente se tiene la impresión de qué los medios de comunicación social soviéticos procuran matizar más por lo que se refiere a- temas españoles. La prensa ha publicado algunos artículos de los miembros de la delegación de periodistas soviéticos que visitaron recientemente España, que contiene valoraciones objetivas sobreja realidad española. El reportaje mencionado en la Televisión soviética parece responder a esta línea, así como una declaración del .director del diario de Moscú, quien ha concedido que «a veces, las informaciones que proporciona la agencia TASS no pueden ser, por razones de urgencia, del todo completas». — Ricardo ESTARRIOL.

 

< Volver