Autor: González, Antonio. 
   Polémica en San Sebastián por los incidentes de la Tamborrada     
 
 El País.    26/01/1979.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Polémica en San Sebastián por los incidentes de la tamborrada

ANTONIO GONZÁLEZ,

San Sebastián

El diferente análisis político de los graves incidentes ocurridos en la madrugada del pasado viernes- en San Sebastián —retirada de la bandera española e intervención de las FOP con las consecuencias ya conocidas— ha vuelto a enfrentar a la gestora municipal donostiarra y al delegado del Gobierno en Guipúzcoa. Ambos poderes, el gubernativo y el municipal, se acusan mutuamente de responsabilidad directa de los sucesos a través de comunicados y manifestaciones.

Las distintas fuerzas políticas que gestionan la vida municipal de la ciudad se han dividido también a la hora de enjuiciar los acontecimientos, lo que ha provocado que los representantes del PN V y PSOE hayan dado a la publicidad un texto diferente al elaborado por los gestores de EMK, ESB, EIA y el independiente de Euskadiko Ezkerra.

Los primeros ponen el mismo énfasis en la crítica a la actitud del comando que retiró la bandera española, que a la posterior decisión del gobernador de sacar a las fuerzas de orden público a la calle cuando miles de donostiarras celebraban como todos los años a su patrón. Socialistas y nacionalistas estiman que la «acción emprendida por un grupo minoritario —en cuyas motivaciones no entramos— ha constituido no soto un ultraje a la bandera constitucional, sino también un insulto al pueblo de San Sebastián». Entienden, sin embargo, que el desagravio a una bandera no se consigue izándola a la fuerza, y a pesar de comprender que el gobernador estaba obligado a reparar el atentado de alguna forma, consideran que la orden de sacar a las FOP denota «una debilidad preocupante, porque degenera, inevitablemente, en un nuevo atropello tan intolerable como el cometido por grupos irresponsables».

El segundo bloque de sectores pide directamente la dimisión del gobernador argumentando que la intervención de las FOP, bajo el pretexto de colocar nuevamente la bandera, fue totalmente desproporcionada.

Por su parte, el gobernador opina que «la nota de la gestora municipal es tan ridicula como el eufemismo de bandera constitucional, por no atreverse atiablar de bandera de España, que es como la llamamos las personas decentes».

 

< Volver