Autor: Angulo, Javier. 
 Siete fueron deportados a España y catorce, confinados en los Alpes. 
 Treinta refugiados Vascos, detenidos en Francia     
 
 El País.    31/01/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Siete fueron deportados a España, y catorce, confinados en los Alpes

Treinta refugiados vascos, detenidos en Francia

JAVIER ÁNGULO, Bilbao

Alrededor de una treintena de refugiados vascos residentes en las localidades del País Vasco francés fueron ayer deten idos por la policía francesa en una espectacular operación iniciada a las seis cíe la mañana. Trece de ellos han sido confinados en departamentos del este francés (Alpes del Alto Provenza), otros siete, en situación irregular, fueron conducidos a la frontera española y el resto fue puesto en libertad, tras prestar declaración.

La decisión del Ministerio del Interior francés se interpreta en medios políticos de ambos lados de la frontera como una muestra de «buena voluntad» del Gobierno galo hacia el español, tras la visita del ministro Marcelino Oreja a Paris, y como una medida politica de alcance pocas horas antes de que el presidente Suárez pronuncie su anunciado discurso ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo. En medio de un impresionante despliegue de gendarmes, agentes de paisano y uniforme de la policía de Estado, se puso en marcha, a partir de las seis de la mañana, un completo dispositivo policial destinado a lograr la detención de una lista aproximada de cuarenta refugiados vascos residentes en las localidades de Hendaya, Mauleon, San Juan de Luz, Biarritz y Bayona. La operación, que no había concluido, al parecer, a última hora de la noche de ayer, dio como resultado la captura de un número de refugiados vascos que oscila entre veintisiete y treinta.

Controles en los accesos a las citadas localidades se instalaron momentos antes de iniciar la redacta, que se efectuó casa por casa. En muchos casos la policía, que portaba listas con direcciones de refugiados, no tuvo conocimiento real de los nombres de las personas que detenia hasta su identificación y posterior traslado a la comisaría de Bayona, donde quedaron retenidos.

Al conocerse el alcance de la operación, un número importante de refugiados —la mayoría nombres importantes de ETA— pudo ponerse a salvo en lugares desconocidos. Así, Javier Aya Zulaica y Txomin Iturbe, dirigentes de ETA, no pudieron ser localizados por la policía, que los buscó en varios domicilios. Contingentes policiales se personaron en algunas fábricas con el fin de detener a varios refugiados que trabajan en las mismas. Aquéllos, alertados a tiempo, no se presentaron a su trabajo, evitando el apresamiento.

La policía francesa parece ser se presentó también ayer por la mañana en el local de Anai-Artea (San Juan de Luz), centro habitual de refugiados vascos, con el fin de llevar a cabo alguna detención, objetivo que parece ser no logró.

A media mañana! el Ministerio francés del Interior ordenaba el internamiento en departamentos del este de Francia (Alpes del Alto Provenza) de catorce de los detenidos, cuyos nombres son:

José Zabaleta Elosegui. José María Bereciartúa Echarri, alias Txema, Juan Lopetegui Carrasco, alias Pantu. Ángel Iturbe Abasólo, alias Ikula. José María Zapirain Maya. María Dolores González Catarain. Francisco José Arin Bastarrica, alias Whisky. José María Arin Bastarrica. Juan Galarraga Mendizábal, alias Zaldivia. Juan Otegui Elicegui, alias Txato. Mikel Goicoechea Elorriaga. Martín Apaolaza Aztagorta. Pedro María Leguina Aurre, alias Txiki, y José Ramón Martínez de la Fuente.

Todos ellos deberán presentarse dos veces al día en la comisaría y no podrán mudar su residencia sin permiso oficial.

Siete de los detenidos en la operación policial, con residencia española, que carecían de carta de refugiado o de residencia, fueron considerados en «situación ilegal» en territorio francés, por lo que a media tarde se les trasladó a la frontera de Behovia-Hendaya, pasando directamente a disposición de la policía española. Los nombres de los refugiados remitidos a las autoridades españolas son: José Biurun Bueno y Miguel Argilés Torrenada —ambos son catalanes—, Juan Manuel Fernández

Lopetegui, Juan Treset Sastre, Francisco Martínez Apesteguía, Carlos Catalán Sánchez y Francisco Javier Gurate Erdocia. Los dos últimos son considerados por la policía española como máximos responsables de la rama militar de ETA en Pamplona. Cuatro de los siete jóvenes fueron detenidos por la policía francesa en el domicilio de María Dolores González en Bayona.

Al resto de los detenidos (de los que sólo se conocían con seguridad los apellidos de Aracana, Imaz, Ruiz de Larinaga y Zuliaurre), fueron puestos en libertad por la mañana, tras comprobar sus documentos en regla y ser sometidos a un breve interrogatorio.

Los abogados de la mayor parte de los detenidos se presentaron ayer en la comisaria de Bayona con intención de hablar con sus defendidos, no logrando ninguno de ellos su objetivo: dichos abogados presentaron ayer mismo ante las autoridades francesas recursos y escritos de protesta contra la remisión de los siete refugiados vascos a la policía española.

A media tarde de ayer el Ministerio del Interior-francés hizo público un comunicado en el que explicó las razones de !a detención de los refugiados vascos y del internamiento en el departamento de los Alpes de! Alto Provenza de trece de ellos». «Todos ellos susceptibles —dice el escrito— de crear disturbios en España con motivo de las elecciones que se van a celebrar próximamente, de acuerdo con las reglas democráticas».

 

< Volver