Autor: González, Antonio. 
 Fue puesto en libertad, antes de una hora, con un tiro en la rodilla. 
 ETA político-militar secuestró al director de Michelín en Lasarte     
 
 El País.    06/02/1979.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Fue puesto en libertad, antes de una hora, con un tiro en la rodilla

ETA político-militar secuestró al director de Michelin en Lasarte

ANTONIO GONZÁLEZ, San Sebastián

Un grupo de jóvenes armados, adscritos a la rama político-militar de ETA, secuestró ayer por la mañana al director de la factoría que Michelin tiene en la localidad guipuzcoana de Lasarte. Una hora más tarde, tras pegarle un tiro en la pierna, lo abandonaron en el barrio donostiarra de Ibaeta. Esta acción contra Georges Roucier es justificada por la organización por entender «que la política laboral de la empresa es un ejemplo de represión contra los trabajadores».

El atentado comenzó a las nueve y media de la mañana, cuando dos personas penetraron por la puerta principal de la fábrica, ´encañonando con sus pistolas a dos guardas jurados y encerraron en los servicios a todos aquellos empleados que se encontraron a su paso. La acción estaba apoyada de forma directa por un mínimo de ocho personas, entre las que se encontraban varias mujeres.

Sin mayores dificultades, los polis-milis neutralizaron bajo la coacción de sus armas a un mínimo de diez empleados y convencieron a uno de ellos para que les acompañase hasta el despacho en el que trabaja el alto ejecutivo francés. Tras un tenso diálogo entre secuestradores y secuestrados, interrumpido brevemente por la presencia de la secretaria del señor Roucier, los primeros convencieron al directivo para que les acompañase a un corto viaje fuera de las dependencias de la fábrica.

La comitiva, compuesta por el comando armado, el director de la fábrica y el empleado que presentó a los agresores, abandonóla factoría atravesando un largo pasillo que conduce a la salida, ante las miradas atónitas de aquellos trabajadores que se encontraron en su camino y que, sin el menor resquicio de duda, advirtieron que algo grave estaba pasando.

Otros atentados contra intereses franceses

Otros atentados con cócteles molotov y explosivos contra entidades francesas se registraron en

Barcelona durante el pasado fin de semana. Las dos primeras explosiones tuvieron lugar a últimas horas del sábado en las Escuelas Francesas y en el Colegio Francés, donde fueron arrojados sendos cócteles mololov. Casi a la misma hora, un explosivo, del que se desconocen las características, destrozaba la puerta principal y varios tabiques y cristales del parvulario Nuestra Señora de Montserrat, en el barrio de la Barceloneta.

Por otra parte, en la mañana del domingo un artefacto de elevada potencia causó importantes destrozos en la sucursal que el banco francés Crédit Lyonnais tiene en el cruce de la calle Aribau con la Diagonal. El artefacto contenia tornillos y diversos objetos metálicos, a modo de metralla. Fue accionado por medio de una mecha lenta, lo que permitió a la policía de guardia en el establecimiento apercibirse del mismo y abandonar el edificio.

Dos de los atentados —el cometido contra el parvulario de Nuestra Señora de Montserrat y el de las Escuelas Francesas— han sido reivindicados por unos supuestos comandos Argala y Veintisiete de Septiembre. Sin embargo, la policía barcelonesa, en una nota oficial, afirma que los citados atentados han sido llevados a cabo por organizaciones ilegales que no tienen nada que ver con quienes se las atribuyen. La Triple A y la OAS también se han responsabilizado de estos atentados llevados a cabo ante la «pasividad» de Francia respecto a las actividades de ETA.

Una vez en el vestíbulo, uno de los miembros del comando pidió prestado el automóvil al trabajador que les acompañaba y al que aconsejaron que no diese parte a la policía en el plazo de una hora. Sin embargo, antes de que transcurriese el tiempo previsto por los agresores, varios empleados de Michelin denunciaron el hecho.

La acción en el interior de la fábrica no duró más de un cuarto de hora, y Georges Roucier fue liberado 45 minutos más tarde, en un descampado del barrio donostiarra de Ibaeta, cerca de la autovía de acceso a la autopista que une Bilbao con Behovia, a escasos metros de las instalaciones de Michelin.

Georges Roucier fue trasladado en un Ford Fiesta por el comando, uno de cuyos miembros disparó con su pistola dos veces consecutivas contra las piernas del secuestrado. Una de las balas le alcanzó al directivo en la rodilla izquierda, y una vez que los agresores le dejaron abandonado procedió a arrancarse la corbata y atársela a la pierna para evitar una hemorragia. La herida, que en principio no reviste gravedad, le permitió dirigirse por su propio pie a una casa cercana, cuyo inquilino le acompañó hasta la Cruz Roja, donde fue atendido por el equipo de guardia. Georges Roucier, que se trasladó por la tarde a Biarritz para coger un avión con destino a Montpellier, recibió una advertencia por parte de los secuestradores sobre la política laboral.

En los últimos meses, los comandos armados de ETA político-militar han protagonizado cuatro secuestros de industriales, tres de los cuales aparecieron con un tiro en las piernas. La organización siempre ha justificado sus acciones como un intento de golpear y advertir a determinadas capas económicas de la necesidad de respeto a los intereses de los trabajadores.

 

< Volver