Secuestrado y herido el delegado de Agricultura. 
 Asesinado Guardia Civil en Deva     
 
 Diario 16.    23/02/1979.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Secuestrado y herido el delegado de Agricultura

Asesinado guardia civil en Deva

MADRID, 23 (D16 y agencias).— Un guardia civil fue asesinado esta mañana, mientras el delegado del Ministerio de Agricultura de Vizcaya, secuestrado en la noche de ayer, aparecía con un tiro en una pierna y el industrial vasco Victorino Magdaleno Ibáñez era intervenido quirúrgicamente tras su secuestro y liberación, "también con un tiro en una pierna.

A las nueve y cuarto de esta mañana, el guardia civil Benito Arroyo Iciar, de cuarenta años de edad, casado y con dos hijos, fue asesinado en su propio automóvil cuando se dirigía a su trabajo, en el cuartelillo de la Guardia Civil de la localidad de Deva.

El señor Arroyo se encontraba parado en una señal de stop cuando dos jóvenes se acercaron al automóvil, disparando varias ráfagas de metralleta, que le causaron la muerte. Posteriormente, los dos miembros del comando se dirigieron a pie hacia un coche, donde les esperaba un tercer individuo.

Benito Arroyo Iciar nació en Valladolid y estaba casado con María Teresa Sarregui, natural de Iziar. La familia vivía en un caserío situado a cinco kilómetros de Deva, y fue en el cruce de las carreteras de ambas localidades con la general donde ocurrió el atentado.

Secuestro del delegado de Agricultura

Víctor Herrero Royo, delegado del Ministerio de Agricultura en Vizcaya, pasó esta mañana a su domicilio, tras ser atendido del tiro en la pierna, con orificio de entrada y salida a la altura de los gemelos, que presentaba al ser puesto en libertad por sus secuestradores.

El señor Herrero se encontraba en su domicilio cuando un comando de cuatro personas se presentó en el mismo, y mientras dos miembros del mismo se quedaban con la esposa del secuestrado, los otros dos salían de la casa con el delegado de Agricultura hasta un lugar próximo, donde le pusieron en libertad con un tiro en la pierna. El señor Herrero logró salir a la carretera, en la que fue recogido por unos obreros que se dirigían en autobús a la central de Lemóniz, que lo llevaron a Guecho, donde se le practicó una primera cura, para pasar después al hospital civil de Bilbao. Por otra parte la esposa de Víctor Herrero declaró que su marido sabe por qué le secuestraron, aunque no ha podido hablar todavía de ello. Manifestó, así mismo, que dos miembros del comando estuvieron con ella sentados en el cuarto de estar hasta las seis menos diez de la mañana, hablando de diversos temas. «Hablamos, dijo, de lo que hacía yo. De cómo surgió la industrialización en el País Vasco, dé arte, de viajes que mi marido y yo hemos realizado al extranjero.»

La señora del delegado de Agricultura añadió que los dos miembros del comando que estuvieron en su casa iban encapuchados, eran jóvenes y que no llevaban armas visibles. «Los jóvenes se dirigían entre ellos con un nombre en vasco que no he podido retener.

Magdaleno Ibáñez, intervenido

El empresario vasco y delegado de Citroen, Victoriano Magdaleno Ibáñez, que fue secuestrado el pasado día 21, para ser liberado con un tiro en la pierna, fue intervenido quirúrgicamente ayer en la clínica San Miguel, de Beasain, por espacio de seis horas, tras lo que los facultativos dieron a conocer el siguiente parte médico: «El señor Magdaleno Ibáñez ha sido intervenido quirúrgicamente, procediéndose a la extracción de los múltiples fragmentos de bala, a la ligadura de las ramas de la arteria femoral causantes de la profusa hemorragia y a la síntesis de la rotura polifragmentaria de la diáfisis temoral.

 

< Volver