Contra dos etarras, orden internacional de detención. 
 Francia modera sus medidas anti-ETA     
 
 Diario 16.    14/03/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Contra dos etarras, orden internacional de detención

Francia modera sus medidas anti-ETA

BILBAO, 14 (D16).-Las autoridades francesas levantaron ayer el confinamiento de los 17 etarras que se encontraban deportados en 1a localidad francesa de Valensole, en los Altos Alpes.

Ayer se les permitió regresar al País Vasco francés, por tres días, para fijar posteriormente su residencia en departamentos franceses que no sean fronterizos con ,España. Sin embargo, dos de los refugiados fueron detenidos de nuevo a primeras horas de la tarde de ayer, en la localidad de Manosque, próxima a su lugar de confinamiento.

Los refugiados vascos recibieron a primeras horas de la mañana de ayer la notificación de su libertad de movimientos y salieron inmediatamente hacia Manosque, desde donde pretendían tomar un tren en dirección a Bayona. Precisamente durante la espera en la estación de Manosque la Policía francesa volvió a detener a dos de los confinados, Mikel Goicoechea y Martin Apaolaza, que fueron trasladados a las dependencias policiales de la localidad.

Los abogados de Marsella que habitualmente intervienen en los casos de exiliados vascos se hicieron cargo de este nuevo incidente sobre la situación jurídica de los dos refugiados detenidos. El resto del grupo pudo tomar finalmente el tren en dirección a Bayona, donde eran esperados a últimas horas de la noche.

Según informaron los propios etarras, los 17 confinados habían recibido un documento de autorización de residencia en Francia por tres meses con la excepción de los departamentos fronterizos, acompañado de un permiso para permanecer tres días en el País Vasco francés, con el fin de recoger sus enseres personales y poder trasladarse al departamento del interior en Francia que ellos deseen.

Orden de detención

La razón dada por el Ministerio del Interior francés para la detención de Goicoechea y Apaolaza, es que existe una orden internacional de detención contra ellos y por esto han sido puestos a disposición del Tribunal de Digne, localidad a la que judicialmente pertence el pueblo de Manosque, donde fueron detenidos ambos jóvenes.

"Según el corresponsal de D16 en París, el Ministerio del Interior francés manifestó su desconocimiento total del tema, aúltimas horas de la noche de ayer, e incluso hizo patente su controversia porque el tema hubiera trascendido a los medios de comunicación.

Martín Apaolaza Azcagorta y Miguel Goicoechea Elorriaga «Txapela» habían sido objeto de investigación por el Ministerio del Interior francés con antelación a su detención en la madrugada del pasado 30 de enero en Bayona, por sospechar que sus actividades puedan relacionarse con la organización terrorista ETA.

Según manifestaron entonces fuentes oficiales francesas, el permiso de residencia de ambos en el país vecino podría ser derogado o restringido.

«Txapela» era el responsable de los comandos etarras en el interior de la Península y tiene acreditado su arte de la «muga» o paso ilegal de la frontera hispano-francesa.

Goicoechea Elorriaga pasó en numerosas ocasiones de España a Francia -y viceversa- armamento, explosivos y dinero, producto de los diversos atracos cometidos por la organización terrorista vasca.

En marzo de 1972, «Txapela», junto con Gerardo Bedialauneta y Jesús María Zabarte Arregui, intercambiaron disparos´ con miembros de la Guardia Civil en Ciga (Navarra). Zabarte resultó herido en una pierna, pero logró huir con los otros componentes del comando a Francia.

Protestan

Desde Marsella, ciudad a la que se trasladaron los quince jóvenes vascos, manifestaron su protesta por la forma en que habían, sido tratados desde el momento en que ayer por la mañana se les comunicó la decisión del Ministerio francés del Interior.

Los refugiados vascos señalaron que cuando salían en autobús de la localidad en que permanecieron confinados desde el mes de enero, llegaron a un control policial en el que la Policía detuvo a Goicoechea y Apaolaza, pero diciéndoles que más tarde serían puestos en libertad.

 

< Volver