Obispo auxiliar de Bilbao. 
 Euskadi: se infringen los derechos humanos     
 
 Diario 16.    16/03/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

16-marzo-79

Obispo auxiliar de Bilbao

Euskadí: se infringen ios derechos humanos

LAS PALMAS, 16 (Corresponsal DI6). - «En el País Vasco se conculcan los derechos humanos y, a veces, se dejan sin respuesta las justas reivindicaciones de una colectividad», declaró en Las Palmas, donde dirige los ejercicios espirituales del Seminario Mayor, el obispo auxiliar de Bilbao, Juan María Uriarte Goicelaya.

«Por ejemplo -añadió-, en el orden laboral hay muchos derechos que no se pueden cumplir, aunque nadie los conculque en un momento determinado. En el orden político, más que de pisoteamiento de los derechos humanos habría que hablar de una tardanza en responder a las justas exigencias de una colectividad.»

Contra la violencia

Sobre la posición de la Iglesia vasca ante los problemas existentes en la región, monseñor Uriarte señaló que «la Iglesia en el País Vasco ha optado decididamente por la defensa de la singularidad del pueblo, promoviendo su cultura, sus instituciones específicas y su lengua. Todo ello -aclaró- siguiendo la línea del Vaticano II. En este tema, la Iglesia vasca no quiere mostrar ninguna ambigüedad: queremos decir, claramente, lo que estamos haciendo. Sin embargo, la Iglesia no se define ante los diferentes modos de concebir dicha singularidad. Dentro de los mismos vascos existen multiformes posiciones».

El obispo Uriarte se mostró tajante al condenar la violencia armada como contraria al humanismo y a la fe. «Creo —señaló— que con la violencia armada todos estamos un poco nerviosos, porque no.se le ve salida a un problema que se hace crónico. La reacción normal, entonces, es buscar un chivo expiatorio, y parece que en esta ocasión le ha tocado a la Iglesia vasca jugar ese papel ante la opinión pública cuando la violencia no remite.» Mostró su «enorme preocupación» monseñor Uriarte ante la posibilidad de que las próximas elecciones puedan producir o ahondar divisiones entre cristianos existentes dentro de una misma parroquia o municipio. «Me gustaría —recalcó- ayudar a los creyentes para que esta ruptura del tejido social y eclesial no se diera en estos comicios.»

 

< Volver