Autor: Oiz, Mikel. 
 Abertzales en Madrid. 
 "Esta vez nos van a oir"     
 
 Interviú.    01/03/1979.  Página: 8-10. Páginas: 3. Párrafos: 33. 

ABERTZALES EN MADRID

«Esta vez nos van a oir»

Por MIKEL OIZ

Quieren que nos enteremos de una vez de lo que está pasando en el País Vasco, de que sepan en Madrid y en la periferia, en Galicia y en Almería de lo que allí hacen unos y otros. Quieren ir allí donde se toman las decisiones. Esta vez los abertzales están decididos a explicar sin tópicos el problema vasco, sus causas y, sobre todo, sus soluciones. Por ello van a las elecciones pasando por el mismísimo Madrid. «Esta vez nos van a oír», dicen mezclando cabreo y esperanza. Hemos conversado, en vísperas electorales con tres hombres clave de Euskadiko Ezkerra: Juan María Bañares, Mario Onaindía y José Ángel Malaxetxeberría.

«Aunque no quieran, en Madrid nos van a oír». El ex senador de Euskadiko Ezkerra Joan Marta Bandrés, candidato al Congreso en cabeza de la lista que presenta la coalición vasca en la provincia de Guipúzcoa esboza una sonrisa tras decir esto. Mientras, la sede donostiarra de Euskadiko Ezkerra contempla un continuo fluir de decenas y decenas de militantes que integran la coalición abertzale, que acuden a recibir las últimas instrucciones para la recta final de la campaña electoral: «Joan María, acuérdate que d sábado te toca hablaren Rentería», dice una joven al ex senador. «No os preocupéis. Estaré alli sin falta».

Bandrés bromea durante unos instantes con la simpatizante de Euskadiko Ezkerra en Rentería y, para hacer honor a su apodo de «Monseñor» promete bendecir a todos los que asistan al mitin y otorgar indulgencia plenaria a los que voten a Euskadiko Ezkerra el 1 de marzo.

—¿Por qué te presentas de nuevo al Parlamento español?

—En primer lugar, porque me lo han pedido tos partidos integrantes de Euskadiko Ezquerra, en segundo lugar porque considero que la mejor manera que tiene una persona independiente como yo de trabajar por una Euskadi libre es figurar en una candidatura vasca y de izquierdas como Euskadiko Ezkerra.

—Vosotros habéis defendido siempre al Consejo General Vasco y vuestra presencia en el organismo preauto-nómico es una buena muestra de ello.

Euskadiko Ezkerra ha denunciado repetidas veces la falta de competencias del CGV. ¿A qué crees que es debida esta falta de competencias?

—El principal responsable es el Gobierno de Madrid. Suárez, Martín Villa y Abril Martorell nos han prometido infinidad de veces la transferencia de competencias que todavía estamos esperando. Resulta grotesco para nosotros el lema utilizado por el partido del Gobierno en la campaña electoral, porque todos los vascos sabemos que «UCD no cumple».

»A esta actitud de Madrid hacia el CGV hay que sumar además la nefasta labor de sus representantes en Euskadi. Cabe citar aquí el comportamiento de Viana, el lacayuelo de UCD en nuestro país, que apenas ha aparecido por el CGV y cuando lo ha hecho ha sido para obstaculizar el funcionamiento del ente preautonómico.

«Nos han prometido infinidad de veces la transferencia de competencias que todavía estamos esperando.»

—¿Nos estás diciendo con esto que el CGV no sirve para nada?

—Ni mucho menos. Si como muestra de lo que sigo sirve un ejemplo ahí está lo conseguido por la consejería de transportes y comunicaciones que yo encabezo. Hace tan sólo unos días hemos logrado que los jubilados minusválidos y mutilados de la guerra civil puedan viajar de forma gratuita en las líneas de ferrocarril de vía estrecha.

Esta medida sólo tiene validez por el momento para los ferrocarriles y transportes suburbanos, únicos que dependen del CGV, pero esperamos que en breve plazo abarque a todas las líneas de vía estrecha del País Vasco y sus efectos puedan extenderse así mismo a los trabajadores en paro.

DE BURGOS A SORIA, UN CAMINO ENTRE REJAS

Cristiano practicante, abertzale y marxista, a sus 43 años, Juan María Bañares posee un nutrido historial como luchador por una Euskadi independiente y socialista. Si ya en 1970 dirigió el equipo de abogados que se encargó de la defensa de los militantes de ETA en el Proceso de Burgos, su dedicación a la política no le impide continuar con el ejercicio de la abogacía. Hace un año participó con abogados de otras naciones europeas en el equipo que se encargó de la defensa de su colega alemán Klaus Croissant, acusado de colaborar en las actividades de sus defendidos del Ejército Rojo alemán. Entre sus clientes figuran veintitrés presos políticos vascos de la prisión de Soria, acusados de pertenecer a ETA (político militar).

«La cárcel de Soria —nos dice Bandrés- es un auténtico campo de concentración. Durante (os años del franquismo tuve la oportunidad de conocer toda la geografía carcelaria del Estado español y puedo afirmar sin riesgo de equivocarme que el de Soria es el peor régimen penitenciario que conozco.

«Sin entrar en el carácter ilegal de los traslados a Soria de presos preventivos que debían estar en las cárceles de las provincias en que hayan cometido sus supuestos delitos, lo que sufren a diario los presos vascos recuerda el comportamiento con los deportados en los campos de concentración alemanes.

»La situación en Soria es cada día más grave, ya que se sume a los presos vascos en un estado de postración que les puede llevar a una locura. Resulta inconcebible que, en contraste con las severas medidas dé seguridad existentes, los presos puedan adquirir libremente en el economato de la cárcel cuchillas de afeitar. Tal vez mañana aparezcan cuatro presos con las venas cortadas. La versión oficial hablaría de suicidio, sin más. Ocurrió en Alemania con Andreas Baader y sus compañeros»

Juan María Bandrés se apasiona cuando habla del tema y no puede ocultar su preocupación por lo que está pasando en la cárcel de Soria. Pese a su carácter reposada y sereno, el ex senador no puede soportar ciertas cosas, como aquella vez en Rentería, tras los sanfermines sangrientos del pasado año y la devastación que sufrió la localidad guipuzcoana a manos de la policía. «Que se vayan», gritó Bandrés entonces, durante una asamblea popular celebrada por los habitantes de Rentería. La consigna, dirigida a las FOP, hizo hizo fortuna al ser asumida por la mayoría de ios habitantes de Euskadi.

EL «QUE SE VAYAN» PUEDE CONVERTIRSE EN REALIDAD

Juan Mana Bandrés y Mario Onaindía, defensor y defendido en el

juicio de Burgos, pueden encontrarse de nuevo juntos en el Congreso de diputados, sólo que, de salir elegido diputado, Mario, de 31 años, recién casado con una militante de EIA, el partido del que Mario es Secretario General, no se encontrará esposado, como en 1970.

En aquella ocasión, durante el Proceso de Burgos, Onaindía, nacido en la localidad vizcaína de Lekeitio, dejó de ser el acusado para convertirse junto a sus compañeros en el acusador de quienes les estaban juzgando. El juicio contra «los de Burgos» se convirtió en el juicio de «los de Burgos» contra el franquismo.

Los problemas de Mario Onaindía con los tribunales militares no han terminado, puesto que se encuentra procesado con una petición fiscal de tres años de cárcel por una nota necrológica publicada por su partido en el aniversario de la muerte de los militantes de ETA a manos de la Guardia Civil.

«Si en Burgos no lograron hacerme callar, tampoco lo van a conseguir ahora si llego al Parlamento», afirma el Secretario General de EIA, que cree que «en un estado democrático burgués Martín Villa tendría que estar inhabilitado para desempeñar cualquier cargo y en un estado socialista tendría que estar en la cárcel».

—Algunos acusan a Euskadiko Ezkerra de dar su apoyo a un proyecto de Estatuto Vasco que no reconoce las principales aspiraciones del pueblo de Euskadi.

—Quien diga eso es que desconoce por completo el contenido del Estatuto. Nosotros le damos nuestro apoyo porque creemos que es la plasmación práctica de nuestras principales aspiraciones. El «que se vayan» puede convertirse en una realidad con el Estatuto y también la incorporación de Navarra en Euskadi, los conciertos económicos, el bilingüismo y otras muchas reivindicaciones, todo ello sin que suponga una renuncia a nuestro derecho a la autodeterminación.

•Para nosotros el Estatuto es algo así como el último vagón del último tren para poder llegar a una situación de normalidad en Euskadi. El Gobierno que surja de las elecciones, sea el que sea, deberá tener esto muy en cuenta, pues puede cometer una irreparable torpeza si modifica una sola coma del actual proyecto de Estatuto.

—Pese a vuestro entusiasmo por el actual proyecto, un importante sector de la izquierda abertzale, agrupado en torno a Herrí Batasuna, no comparte vuestra forma de ver las cosas.

—Desde nuestro punto de vista los compañeros de la izquierda abertzale a los que aludías cometen un importante error. Es como si cada uno dispusiera de dos montones de ladrillos y ellos los utilizaran para arrojarlos contra todo aquello con lo que no están de acuerdo. Nosotros preferimos ir colocando los ladrillos de uno en uno y, cuando sea necesario, arrear un ladrillazo. No creemos que la politica de andar a ladrillazo limpio sea la más adecuada, al menos mientras nuestro adversario disponga de más y mejores ladrillos que nosotros.

—Se dice que tu partido es el brazo político de ETA (p-m).

—EIA y ETA son dos organizaciones diferentes, por lo tanto es absurdo suponer que nosotros somos una prolongación o brazo político de esta organización. Lo que si puedo deciros es que Mario Onaindía, hoy secretario general de EIA, si militara en una organización armada, estaría en ETA político-militar.

HAY QUE ESTAR ALLÍ DONDE SE TOMAN LAS DECISIONES

—¿Qué ofrece Euskadiko Ezkerra a Euskadi?

—Fundamentalmente una plataforma común que auna las corrientes nacionalistas y socialistas que en este país, por profundas razones históricas, habían caminado separadas y enfrentadas y con ello la racionalidad positiva de un proyecto político, esperanzado, de construir Euskadi.

En el plano de las medidas concretas que proponemos, figuran principalmente el afianzamiento y profudización en Euskadi de las libertades democráticas, la superación de la crisis económica con medidas que favorezcan a los trabajadores y la defensa del actual proyecto del Estatuto de autonomía.

•Respecto a la defensa del Estatuto, el último de tos tres ejes sobre los que gravita actualmente nuestro programa, tengo que recalcar la importancia de que la izquierda abertzale esté presente junto al PNV y el PSOE, en que en los debates constitucionales no votaron a favor del derecho a la autodeterminación y son corresponsables de los "nefastos ´pactos "de "la Moncloa.

•Nuestros compañeros de Herri Batasuna no piensan como nosotros y han anunciado su decisión de «no ir a Madrid». Nuestra, opinión es que esto constituye un gravísimo error porque hay que estar presentes allí donde se toman las decisiones.

TXAPELAS PARA EL PARLAMENTO

Tal vez obedezca a este deseo de estar presente allí donde se toman las decisiones la presentación de Euskadiko Ezkerra en las circunscripciones electorales de Madrid y Barcelona. Mientras en Barcelona los abertzales de Euskadiko Ezkerra han pedido a sus simpatizantes el voto al Bloc d´Esquerra d´Alliberament Nacional, cuya candidatura se encuentra encabezada por el ex senador Xirinachs, en Madrid confían en que su lista de candidatos pueda conseguir bastantes votos pese a no haber realizado campaña electoral.

José Ángel Malaxetxebarría Zabalarana, de 26 MÍOS, camionero en paro, hijo de un gudari del batallón socialista «Tomás Meabe», figura con su larguísimo nombre en el primer puesto de la lista de candidatos al Congreso por Euskadiko Ezkerra en la capital del Estado.

«Kanjela» —este era el nombre de guerra de Malaxetxebarria cuando militaba en ETA— hizo la mili en paracaidismo y formó parte de la comisión investigadora del bombardeo de Guernica. Su pertenencia a ETA hizo que fuera condenado por asociación ilícita y pasará tres años en las cárceles de Basauri, Carabanchel, Jaén y Segovia.

«Aunque no hemos hecho campaña en Madrid —dice «Kanjela»— confiamos en que numerosos vascos, gallegos, andaluces, catalanes, canarios», todos aquellos trabajadores de la periferia del Estado que se han visto obligados a abandonar sus países de origen para venir al Madrid centralista, nos den su voto. Y también, por qué no, todos tos trabajadores madrileños hartos de los partidos que dicen defender sus derechos y luego no vacilan en traicionarlos mediante trapícheos consensúales. No estaría mal que tuvieran en el Parlamento español a un diputado vasco con txapela.»

 

< Volver