Autor: Dávila, Carlos. 
 El jueves recibirá a Garaicoechea. 
 Suárez convoca para mañana a Felipe González     
 
 ABC.    30/09/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

MARTES 30-9-80

NACIONAL

ABC / 5

El jueves recibirá a Garaicoechea

Suárez convoca para mañana a Felipe González

MADRID (Carlos Dávila). A última hora de la tarde de ayer, Felipe González desconocía que su anunciada entrevista con el presidente Suárez se celebraría, según anuncio oficial, mañana, miércoles, por la tarde. Un portavoz de ta Ejecutiva socialista, al tiempo que confirmaba la (alta de oficialidad de tal encuentro, transmitía el disgusto del secretario general del PSOE y aseguraba, por su cuenta, que «se trataba de una descortesía más entre las muchas acostumbradas por el partido en el poder».

Y es que, en efecto, la Secretaría de Estado para la Información, difundía ayer un calendario de la «semana loca» de Suárez, un calendario prolijo y apretado que ofrecemos en esta número. Suárez ha querido, según parece, solventar directamente la primera y gran dificultad´ y celebrar el encuentro con su oponente socialista antes incluso de reunirse con el lendakari (ahora, lehendakari) Carlos Garaicoechea. Es de esperar que la precipitación de los servicos informativos oficiales no sea irnpedimen o a´ firv para plasrrtación de un encuentro político de máximo nivel, imprescindible para la clarificación de Sa vida política española y más concretamente del desarrollo autonómico andaluz, que salvado, con un consenso optimista e) tema gallego, es el gran contencioso pendiente. Un problema, no obstante, más susceptible de compartida solución de lo que parecía por el gran fuego de artificio atizado desde una y otra posición en las últimas semanas.

Al margen de la anécdota, realmente insólita, de una convocatoria publicada antes que comunicada, la semana ha comenzado en un clima de expectación traído de !a mano de te vorágine activista que Suárez quiere culminar el sábado con luz, cámaras, periodistas y taquígrafos para someterse ai tiroteo de unos informadores que, es de suponer, tendrán escasamente en cuenta la probable alegría de un presidente que ha cumplido, a trancas y barrancas, todos los proyectos que se prometió en Julio: Gobierno de barones, mayoría parlamentaria con implicación directa en la política central de las minorías periféricas, regreso del PNV a las Cámaras, amplias transferencias a las comunidades autónomas y, por fin, acuerdo de principio (sí es que se produce, que todavía está la pelota en el alero) con e! Partido Socialista Obrero Español para desbloquear la autonomía andaluza.

Es éste, precisamente, el tema más complejo que le resta al presidente para terminar con éxito el cuadro de sus ilusiones. Suárez tiene una oferta concreta que hacer a Felipe, una oferta progresiva, que de ser aceptada —y todo parece Indicar que ´o será con algunas matizaciones— por el Partido Socialista Obrero Español, permitirá en muy breve plazo la configuración de una autonomía tan «alta», por decirlo gráficamente, como la conseguida por el País Vasco y Cataluña. En definitiva, y esto hay que decirlo pronto, ha ganado el 151, sea cual sea el método que tiene el Gobierno para reconocerlo. Una ley Orgánica, rápidamente tramitada, puede permitir en las Cortes Generales, ofrecer generosidad estatutaria a una región que no puede permanecer un día más al albur de algunas irresponsabilidades.

Garaicoechea, por su parte, llega el jueves a Madrid. Y lo hace, es de suponer, con otro semblante político que el que, hasta hace solamente unos días, ensombrecía las relaciones entre los dos partidos Las transferencias sustanciosas han hecho un primer milagro que, en todo caso, no serla definitivo, hasta que se haga efectiva la oportuna financiación, se rubriquen unos conciertos económicos (claves en la entrevista} y se patenticen de alguna forma las «buenos gestos» que el PNV exige al Gobierno para creer, o empezar a creer, en su voluntad de acelerar la construcción efe/ Estado de las autonomías.

Garaicoechea envió ayer a !a capital da España a su ministro del Interior, Luis María Retolaza, un político polémico, que trató con Juan José Rosón de preparar el camino a su presidente, de desbrozar tos temas de la entrevista que dos viejos amigos, confesos sólo hace un año, mantendrán el jueves en la Moncloa, ei escenario esta semana del gran entramado de ´a política española. Aunque ni Rosón ni Retolaza han sido demasiado explícitos, hay que pensar que e! punto de más interés de su contacto haya sido el de la Junta de Seguridad, una entidad que será la encargada, nada más y nada menos, que de poner en funcionamiento I a Policía Autónoma, un Cuerpo de vigilancia que no es, desde luego, el mismo que se entrena en las campas de Berrozi, y que presenta, en principio, importantes puntos de fricción, aspectos conflictivos que Garaicoechea, también con luz y taquígrafos, quiere resolver en Madrid.

 

< Volver