Autor: Muguerza, J. R.. 
 En el "Alderdi Eguna" (Día del PNV) que presidió Garaicoechea. 
 Arzallus: "No cejaremos hasta recuperar la plena soberanía foral"     
 
 ABC.    30/09/1980.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

NACIONAL

MARTES 30-9-80

En e! «Alderdi Eguna» (Día del PNV), que presidió Garaicoechea

Arzallus: "No cejaremos hasta recuperar la plena soberanía foral"

BILBAO (J. R. Muguerza, corresponsal). El cuarto «Alderdi Eguna» desde el fin de la clandestinidad, ochenta y cinco años después de la fundación del PNV por Sabino Arana, fue, una vez más, secundado masivamente por las bases del Partido Nacionalista Vasco, a quienes sus dirigentes llevaron este domingo gris de septiembre un triple mensaje: «Autosalisfacción, porque la política gradual que ejercemos está dando sus resultados; sentimiento de que no estamos más que en el primer peldaño del camino que lleva a la plena soberanía toral, donde los conciertos económicos SOR capítulo esencial; y convencimiento de que las responsabilidades de la organización han aumentado espectacularmente, al tiempo que somos objeto de fuertes ataques de Otras fuerzas, ante los que no debemos claudicar, fortaleciendo con nuestro apoyo a los responsables de las instituciones.»

Esta podría ser la síntesis del contenido político de la jornada dominical en las campas de Itziar (Guipúzcoa), complementada en el aspecto efectivo por e! habitual despliegue de actos deportivos, gastronómicos, musicales, etc.

SENSACIÓN DE ALIVIO,—Al filo de las dos de la tarde, casi hora y media después del horario previsto, Javier Arzallus, que fue, sin lugar a duda, la figura del «Alderdi Eguna» {Día de>l Partido) y el más ovacionado, tomó la palabra para cerrar las intervenciones políticas. El presidente de! EBB hizo un primer balance de lo conseguido en un año, felicitándose al haber logrado el partido sacar adelante los propósitos expresados el pasado año en el tercer «Alderdi».

Arzallus hizo hincapié en que tas transferencias conseguidas no son más que un primer paso en el desarrollo del Estatuto, señalando ya, como objetivos inmediatos, la formación de la Junta de Seguridad y los conciertos económicos. «No tenemos demasiada prisa; queremos hacer las cosas bien y paso a paso; pero tampoco tenemos tanta paciencia como para esperar indefinidamente que esa Junta de Seguridad empiece a funcionar. Y para ios que en Madrid creen que Suárez se ha pasado aprobando este Estatuto, hemos de decirles que a nosotros no nos supone más que el mínimo necesario para empezar a andar. No se pueden poner vallas al campo, y este pueblo no cejará hasta recuperar la plena soberanía foral.»

Resaltó el carácter esencial de los conciertos económicos como parte integrante de esta foralidad, y los citó como condición indispensable. «Si nos quieren hacer creer que realmente se han zanjado las secuelas de la guerra civil.»

El presidente de! EBB se enfrentó a! espinoso tema de las acusaciones de ambigüedad que recibe e! PNV, y lo refirió directamente a su «posicíonamiento» ante la violencia, manifestando que eí PNV tiene un camino propio, «frente a los que de uno u otro bando quieren que nos pongamos de su lado». Nosotros condenamos la violencia, porque a nadie, ni siquiera a un criminal, se le puede quitar la vida. En consecuencia, votamos contra (a pena de muerte en la Constitución. Pero, además, sabemos que el odio traerá más odio y la muerte más muerte.» En ese mismo contexto el líder nacionalista manifestó su repulsa por las acciones de los Incontrolados: «Muy pocos en este pueblo se oreen ya que existan incontrolados.»

NAVARRA.—Una vez más, Javier Arzallus expuso el criterio del PNV frente al tema de Navarra negando toda verosimilitud a los que achacan al PNV un interés por Navarra. «Que quede bien claro que eso es mentira. Aunque Navarra fuera mísera y extensa como un florero, lucharíamos por su reincorporación a nuestro común nacional vasco.» Arzallus reiteraría que la decisión •pertenecen exclusivamente al pueblo navarro, y el PNV, como partido demócrata, la respetaría, sea cual fuere el resultado.

GARAICOECHEA. — Carlos Garaicoechea, «lendakari» del Gobierno vasco, había hablado previamente, abriendo las intervenciones políticas oon discurso de tono más pesimista que el de Arzallus, e insistiendo, una vez más, en los problemas endémicos del País Vasco, a la vez que se dirigía a la base; poniendo el cargo siempre a disposición de su voluntad, y haciendo firme promesa de no vender al pueblo nunca. «Si alguna vez perdéis la confianza en nosotros, que es lo que da el sentido a nuestra labor, arrojadnos a la base de nuestro partido, que es donde nos corresponderá estar.»

Inició su intervención con un recuerdo a los líderes del PNV. Luego señaló que Euskadi se ve inmersa en problemas que no admiten demora, «porque sería suicida no abordar con urgencia la crisis del Idioma, de la industria y de la convivencia. Si la margen izquierda del Nervión, la siderurgia y la industria naval hacen crisis, que podría ser de Inmediato, la labor de levantarlas podría llegar a ser casi imposible, y para impedirlo no podemos renunciar a dotarnos de todos los instrumentos necesarios que puedan servirnos para instalarla».

Poco más tarde habló de la situación de violencia en que vive el pueblo vasco y la crisis de valores que implica la impasible actitud de muchos ante el espectáculo diario de secuestros y muertes. Aprovechó la ocasión para citar el secuestro de Pedro Abreu, «que no nos importa quién lo haya hecho, porque se trata de un atentado flagrante a lo más digno que el hombre debe mantener siempre intacto».

Finalmente, manifestó: «Ya sabemos que es más fácil gritar mil veces en la calle que negociar cien horas en la Castellana, y mucho más sencillo gritar «independencia» que traerse de Madrid un paquete de transferencias. Nosotros no cejaremos de perseguir hasta el último peldaño de este Estatuto que, sin ninguna interpretación restrictiva, se lleve a cabo de forma cabal.»

 

< Volver