Autor: Reinlein García-Miranda, Fernando. 
   El Congreso apoya solemnemente la acción del Gobierno contra ETA     
 
 Diario 16.    25/06/1980.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

TODOS CONTRA LA AMENAZA TERRORISTA

El Congreso apoya solemnemente la acción del Gobierno contra la ETA

Fernando Reinlein

El Congreso de los Diputados aprobó ayer una proposición no de ley, presentada por los socialistas, en la que la Cámara apoya al Gobierno y le requiere para que tome todas las medidas pertinentes a nivel nacional e internacional para atajar la acción terrorista con toda contundencia. La Cámara aprobó la proposición por 305 votos a favor y dos abstenciones, una de ellas del diputado abertzale Juan María Bañares, quien en su intervención condenó de manera tajante la acción de ETA (p-m).

Madrid — El Congreso de los Diputados aprobó ayer una proposición no de ley mediante la cual, de manera solemne, la Cámara legislativa, representante del pueblo, ofreció el apoyo al Gobierno ante la amenaza y el chantaje de ETA (p-m).

El diputado de Euskadiko Ezkerra Juan María Bañares, quien condenó la acción de ETA (p-m) de manera clara y tajante, señaló que los hechos no se producen en «una campaña de vacío, sino en un determinado contexto que sería un error olvidar».

Bandrés: Acabar con las causas

Enrique Mágica, diputado socialista por Guipúzcoa, declaró a DIARIO 16 que José María Bandrés es un gran jurista y que «ha colocado la carga de la prueba sobre la violencia en el Estado democrático y no en ETA (p-m), que era la acusada y que fue condenada por la Cámara».

Juan Marta Bandrés, por su parte, a preguntas de DIARIO 16, contestó que «como jurista contestaba con un aforismo jurídico: el que es causa de la causa es causa del mal causado».

Bañares manifestó su deseo de que ETA (p-m) desactive las bombas colocadas y expresó su preocupación por los problemas que la campaña de ETA (p-m| puede causar en el estado de ánimo de los empleados de los hoteles de las costas españolas.

Durante su intervención ante la Cámara, Bandrés dijo que se asiste a una involución en Euskadi en sus relaciones con el poder central. Recriminó la ausencia del PNV en el Parlamento español y dijo que en muchas ocasiones se sentía solo, como único representante de los nacionalistas vascos.

Dejó bien claro que condenaba la acción de ETA (p-m), pero se refirió a las torturas, a la actuación de la Policía en la cárcel de Soria y al tema de Navarra, del que responsabilizo también a los socialistas.

«Yo dije en el Senado que no se torturaba en las cárceles españolas, pero hoy no puede decir la mismo», manifestó Bandrés, quien abogó por las medidas de gracia como único camino para resolver el problema de Euskadi, y para evitar que nos lo pidan con bombas, lo que es lamentable.

Esta afirmación de Bandrés provocó rumores en la Cámara y el diputado abertzale manifestó que él tenía la obligación de decir cosas que no iban a gustar y que no podía en conciencia callarse. «Rechazo la acción de ETA (p-m), pero me abstendré en la votación de la proposición socialista», terminó Bandrés.

ETA se descalifica a sí misma

La proposición fue presentada por el diputado del Partido Socialista de Euskadi Carlos Solchaga Cátala, quien dijo que ETA se descalifica por si misma y en ambas ramas, porque las cosas no se distinguen tan sólo por los objetivos que persiguen, sino por los instrumentos que emplean.

Manifestó que la pretensión de los socialistas es que se dé una respuesta institucional contundente y se apoye al Estade en lo que se refiere a cualquier negativa a aceptar la negociación.

Carlos Solchaga afirmó que la acción de ETA es condenable por «la inmensa mayoría del País Vasco con no menos dolor e indignación que el resto de los pueblos españoles».

En el turno de explicación de voto, José Luis Arredonda, del PSA, quien calificó a la ETA como azote de España, se preguntó si el Gobierno era idóneo para combatir el terrorismo e hizo un llamamiento al Gobierno vasco. Arredonda afirmó que hay ocasiones en que los políticos deben ser impopulares para poder gobernar, y dijo que ETA era la aliada «de la fuerza más reaccionaria y negra de este país».

Manuel Fraga, por CD, dijo que apoyaría la moción socialista, y que para lograr la seguridad ciudadana todos los medios son lícitos, porque se trata de «ellos o España».

Jordi Solé Tura (PCE) dijo que hay que acabar con el problema utilizando medios policiales y políticos, perp con especial urgencia ahora que la amenaza de ETA está dirigida contra pequeños empresarios y trabajadores.

Dijo que se corría el peligro de un enfrentamiento entre pueblos y de llegar a un sentimiento antivasco generalizado.

Gregorio Peces-Barba (PSOE) asumió las razones del PCE en su enmienda y resaltó que fuese precisamente un diputado del grupo socialista de Euskadi el que presentó la proposición.

Tras condenar la violencia privada «venga de donde venga» e indicar que la única legitimación para la violencia la tiene el Estado, siempre que respete las reglas democráticas, Peces-Barba también echó de menos la presencia en el Congreso del PNV y acusó al Gobierno de que los medios de comunicación social del Estado no hayan informado debidamente y le hayan hurtado al pueblo el conocimiento de la amenaza de ETA.

El diputado socialista señaló que la pretendida bomba en Fuengirola, según noticias, pudo ser un petardo y no un kilo de goma-2, y que el Gobierno, si así era, debía haber desmentido esa información.

Según pudo saber DIARIO 16, la prentendida bomba no fue colocada por ETA ni por ningún grupo político de carácter terrorista.

Antonio Jiménez Blanco, portavoz centrista, califico la amenaza de ETA de salvaje y expresó su satisfacción por la proposición no de ley, que sólo tenía «la nube de la abstención anunciada por Bandrés».

Jiménez Blanco dijo que cuando Bandrés sea capaz de votar a una proposición como la de ayer se empezará a hacer luz en la solución del problema terrorista En último lugar intervino el ministro del Interior, Juan José Rosón, quien agradeció el apoyo de la Cámara, aunque dijo no estar de acuerdo con algunos de los oradores que le precedieron.

Rosdn dijo que no era correcto hablar de una actuación excesiva de la Policía en Soria cuando restauró el orden en la cárcel y que tampoco puede hacerse afirmaciones gratuitas sobre malos tratos.

El ministro del Interior dijo que habían enviado 3.000 hombres a las provincias afectadas por la amenaza de ETA y que no claudicarían ante ETA.

Agradeció el apoyo institucional y dijo que el Gobierno está por «el País Vasco y por España frente a la irracionalidaó del crimen».

 

< Volver