Los daños se evalúan en más de cuarenta y cinco millones. 
 Un potente artefacto ha destruido el Ayuntamiento de Lemona     
 
 ABC.    22/07/1980.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Los daños se evalúan en más de cuarenta y cinco millones

Un potente artefacto ha destruido el Ayuntamiento de Lemona

LEMONA (Vizcaya). En más de cuarenta y cinco millones de pesetas se estiman los daños producidos por la explosión registrada en el Ayuntamiento de la localidad vizcaína de Lemona.

El alcalde, Jon Bicandi, del Partido Nacionalista Vasco, ha dicho a Efe que esa cifra es el cálculo realizado por el aparejador municipal, y señaló que «se trata de una primera estimación de daños materiales, porque en el edificio municipal habia muchos documentos que han costado muchas horas de trabajo y que se han perdido».

«Me parece —añadió— un acto totalmente anormal, debido a que se trata de un patrimonio municipal que corresponde a verdes, blancos y amarillos, y no encuentro justificación para ello.»

El artefacto fue colocado en el interior del edificio municipal, aunque por el momento el presidente de la Corporación de Lemona no tenía datos concretos sobre la cantidad del material explosivo que contenía el artefacto, las primeras investigaciones del equipo de artificieros de la Guardia Civil apuntan a una cantidad del orden de seis kilos de «goma-2».

«Las investigaciones —dijeron a Efe fuentes de la Guardia Civil— son muy difíciles de realizar, ya que el explosivo estaba colocado en e! interior de la Casa Consistorial y al explosionar, los mismos cascotes han cubierto y derruido el lugar en el que se encontraba colocado el citado artefacto.»

En opinión del alcaide, este suceso está relacionado con otro atentado anterior del que fue objeto el Ayuntamiento de Bedia, localidad próxima a Lemona. «Allí ya explotó un artefacto y, al parecer, hoy nos ha tocado a nosotros.»

Jon Bicandi añadió también que «he recibido en mi propio domicilio varias llamadas remitidas por Fuerza Nueva. En otras ocasiones han llamado al Ayuntamiento anunciando acciones contra los corporativos».

El edificio municipal de Lemona ha quejado, «a pesar de que sus paredes tienen medio metro de espesor en piedra», totalmente destruido y únicamente ha quedado en pie la fachada y dos laterales, ya que el explosivo se colocó en la parte trasera.

Por último, Jon Bicandi señaló que se había asignado una subvención de once millones de pesetas por parte del Ministerio de Obras Públicas para su restauración y que, por el momento, se encuentran a la espera del informe de los técnicos para saber si el edificio puede salvarse.

 

< Volver