Autor: Roldán, Gregorio. 
 Nueva agrupación de ex presos comunes. 
 Mano solidaria contra la delincuencia juvenil     
 
 Diario 16.    15/06/1977.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Miércoles 15-junio 77/DIARIO16

SOCIEDAD/27

Nueva agrupación de ex presos comunes

Mano Solidaría contra la delincuencia juvenil

Gregorio Roldán

MADRID, 15 (D16).- Ha sido creada en Madrid la asociación Mano Solidaria, cuyo objetivo fundamental

es "la ayuda a todos los niveles, e intento de integración social de cualquier preso común puesto en

libertad", manifestó su fundador, Alejandro Bellver, ex recluso.

Mano Solidaria, que enema en la actualidad con un centenar de socios y está formada por un comité

ejecutivo, integrado por veintitrés miembros, nació en abril del presente año, poco después de que

Alejandro Bellver, su actual presidente, fuese puesto en libertad.

"A nivel individual hemos recibido ayudas esporádicas, pero hemos sido muy relegados por los partidos.

No obstante ha habido —y hay— organizaciones políticas que nos han apoyado. Grupos, casi todos, de

izquierda. Alianza Popular también nos ofreció su ayuda, pero nosotros, por razones ideológicas obvias,

nos hemos negado a ser objeto de sus supuestas inclinaciones altruistas. Pensamos que eso lo podrían

haber hecho antes, que cuarenta años de experiencia es suficiente tiempo para haberse planteado la

cuestión y haber adoptado una actitud de compromiso."

"Nuestra acción, de marcado carácter social, vamos a centrarla principalmente en los barrios periféricos.

Pretendemos ayudar a esa juventud, claramente marginada, con el fin de erradicar la delincuencia

juvenil."

Excarcelación de todos los comunes

Mano Solidaria utiliza en la actualidad los locales cedidos por una parroquia del barrio de San Blas.

Piensa extenderse por todo el territorio español, para lo cual dispone ya de una serie de enlaces en

distintas ciudades del país. En principio, la asociación actúa sobre unos planteamientos a nivel de barrio.

Cuenta con tres clubs Juveniles y alrededor de quinientos simpatizantes.

"Queremos la. amnistía tota1, no sólo de los presos políticos, sino también de los comunes. Todos a la

calle", dice Alejandro Bellver. "Reivindicamos al propio tiempo el que no se nos margine en el momento

de ser pues-tos en libertad y a la hora de intentar reintegrarnos en la sociedad. Hay ejemplos constantes de

presos que, después de salir de la cárcel, se han visto obligados a delinquir por habérseles cerrado todas

las puertas."

Apolíticos y arreligiosos

La asociación está apoyada primordialmente por once agrupaciones de tipo cultural, religioso y benéfico,

así como por diversos comités de acción social, dependientes de partidos políticos.

"Somos apolíticos y arreligiosos — manifestó Be11ver—, y no queremos que nos manipule ningún

partido político. Nuestros fines son estrictamente sociales."

Dispone la asociación de un complejo y a la vez uniforme equipo, capaz de cubrir cualquier contingencia

que pueda presentarse.

Está integrado por médicos, psicólogos, abogados laboralistas y pedagogos. Paralelamente a ello, Mano

Solidaria recibe otro tipo de ayudas que motivarán el que, próximamente, la asociación disponga de unos

talleres de impresión propios, que es uno de los primeros objetivos trazados, con el fin de facilitar puestos

de trabajo.

El fundador

Alejandro Bellver, fundador de Mano So1idaria, tiene un largo y sinuoso historial. Ha estado detenido en

setenta y dos ocasiones. Ha pasado doce años de su vida en las cárceles, donde se ha hecho escritor, poeta

e instigador de un movimiento con fines sociales. Confiesa sus anteriores actividades homosexuales y

dice: "En las cárceles, no sólo el comportamiento homosexual, sino la violación de chicos jóvenes, está a

la orden del día."

"Una de nuestras reivindicaciones —prosigue Bellver— es que la libertad provisional no tenga que ser

pagada. Es una actitud discriminatoria, que favorece sólo a los que económicamente pueden responder."

 

< Volver