Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
   La visita a Madrid de Garaicoechea abre esperanzas en Euskadi     
 
 Diario 16.    06/06/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Se espera la vuelta del PNV a las Corles

La visita a Madrid de Garaicoechea abre esperanzas en Euskadi

Bilbao (JUAN MANUEL IDOYA, corresponsal) — La visita, protocolaria en principio, del presidente del Gobierno vasco al Rey ha conseguido al menos, según la mayor parte de los grupos políticos vascos, que «Jas especlativas cié pacificación para el País Vasco que llevó a Madrid Garaicoechea hayan sido recogidas con cierta aceptación por la prensa y 1a opinión política madrileña».

Garaicoechea ha dicho claramente que «merece la pena un esfuerzo de comunicación con ETA», ha aceptado que «el PNV ha mantenido contactos informales a través de miembros de unas mismas familias pertenecientes a los dos sectores» y que «los puntos de la alternativa KAS que esgrime ETA para alcanzar la normalización son aceptables e incluso encuadrables dentro de la alternativa de profundización del Estatuto de Guernica, que el PNV presenta como programa óe pacificación».

Estas declaraciones, recogidas por la prensa madrileña y de todo el Estado, no dejan de ser significativas, después de la entrevista entre el Rey y Garaicoechea, a juicio de lows políticos vascos, y presentan una espectativa más positiva que «la reciente discrepancia entre el presidente Suárez y el jefe de la oposición Felipe González, acuséndose mutuamente de intentar la negociación coa ETA».

Indicios favorables

Es la primera vez que un programa como el de Garaicoechea que presenta «negociación con ETA, evidencia y garantía de autogobierno para vencer el escepticismo de quienes no oreen en el Estatuto y en las vías institucionales, a partir de aquí el cese de la violencia y la adopción de medidas de gracia, aunque sea en plan progresivo), se recibe en Madrid sin oposición firme, y esta actitud ña sido destacada en los medios políticos vascos como «un indicio favorable para el futuro del país».

Esta acogida favorable del programa nacionalista parece que ha inclinado al PNV a examinar como positivo el balance de su actuación política de los últimos meses, y en consecuencia, reconsiderar su regreso al Parlamento de Madrid.

Así, el secretario del EBB, ejecutiva del PNV que se reunió el miércoles en Pamplona, ha anunciado ya que >fen plazo breve el partido mayoritario vasco puede volver al Parlamento ´ de Madrid, aunque no se puede decir cuándo, porque está oor medio la entrevista Suárez-Garaicoechea que puede celebrarse a principios de la próxima semana»

En este sentido, la primera acción que Suárez deberá emprender con el mayor de los tactos, según los mismos medios, seré la elección del delegado del Gobierno para el País Vasco, sobre el que ya se asegura que será nombrado antes de finales de este mes de junio y que tendrá su sede en Vitoria, donde podría asumir también las funciones de gobernador civil de Álava.

En principio han sido descartados, según fuentes fidedignas, los hombres de Manuel María Uríarte, que ya fue gobernador civil cíe Vizcaya, y actual subsecretario del Ministerio de Administración Territorial, y del ex senador real Juan Ignacio de Uría, dos vascos centristas que, por otra par-,te, no serían mal vistos por el sector del PNV actualmente en el poder.

Propuestas de pacificación

Catorce proposiciones no de ley, relativas a cuatro puntos fundamentales, como la incorporación de Navarra a la comunidad autónoma vasca, medidas de gracia, pacificación del País Vasco e impuesto revolucionario, serán debatidas en el próximo Pleno del Parlamento vasco, después de haber sido asumido por la Comisión Institucional de Administración y Legislativa.

Respecto al primer tema, el PCE se pronucia inquivocamente sobre la incorporación de Navarra y solicita que los partidos inicien los trámites previstos en la Constitución y en el Estatuto de Guernica. La opinión comunista es compartida por EE y el PNV, y ellas se opone UCD, que Hegó a sugerir que se suprimiese «la obsesiva alusión a Navarra en las enmiendas y mociones» y señaló que nadie tiene derecho a interferir en la libre decisión del pueblo navarro.

Cuatro son las proposiciones presentadas sobre la adopción de medidas de gracia. El PCE Las condiciona a la exigencia del cese de todo tipo de actividad armada. Euskadiko Eskerra lo plantea en términos de solicitud por parte del Parlamento al Rey, en aplicación del artículo 62 de la Constitución. El PNV establece este punto «en favor de la necesaria reconciliación», después de señalar la necesidad de un autogobierno efectivo y la aceptación por todas las fuerzas políticas y sociales de las vías del diálogo y renuncia a la violencia.

 

< Volver