Autor: Aizarna, Santiago. 
 Terminaron los encuentros internacionales de vascólogos. 
 Necesidad de abrir campo a los estudios filológicos del eusquera     
 
 ABC.    09/06/1980.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Terminaron los encuentros internacionales de vascólogos

Necesidad de abrir campo a los estudios filológicos del éusquera

SAN SEBASTIAN (Santiago Aizarna, servicio especial). Con la sesión de! viernes pasado en Lejona se clausuraba una reunión internacional de lingüistas que la Real Academia de la Lengua Vasca Euskaltzaindía había programado del 25 al 19 de agosto, y en el que han tomado parte investigadores de éusquera de todo el mundo. En algún aspecto ha sido un alarde por parte de Euskaltzaindía (Real Academia de la Lengua Vasca) e! haber reunido a tan granada manifestación de investigadores y ahora, una vez que se han clausurado estos encuentros internacionales de vascólogos, lo que alguna gente se pregunta es por su resultado y en qué medida ha servido esto en bien de la lengua eusquédica.

LAS PERSONALIDADES ASISTENTES.—Antes de iniciarse los encuentros, la Academia Vasca ofreció dos conferencias de Prensa en las que esquematizó de alguna manera la importancia y la categoría científica de algunos de los asistentes a los encuentros.

Destacaba entre éstos —o le destacaban— André Martinet (ex profesor de la Ecole Hautes Etubes y de las Universidades de Columbia y la Sorbona).

Y lo mismo sucede con los otros ponentes venidos de fuera, y que son: Terence H. Wildur, Jacques Allieres y Robert L. Trask. Wildur es profesor de Lingüística Germánica, Indo-Europea y Vasca en la Univeridad de Los Angeles, y su trabajo versó sobre «Sintaxis del éusquera» y que fue posiblemente uno de los trabajos más apreciados de entre los que se leyeron en Lejona; Jacques Alliers es profesor de Lingüística en la Universidad de Toulouse y su trabajo versó sobre «Dialectología», y en cuanto a Robert L. Trask, profesor de Lingüística de ia Universidad de Liverpool, leyó un trabajo sobre «Morfología del verbo».

Quedan para una mención también ios otros lingüistas, que hicieron acto de presencia con la lectura de unas comunicaciones: Kilburne Mac Murraugh («Fonética vasca»), Hans G.

Mukarowsky («Lo común entre amitosemítico y el vascuence con ejemplos de fotofonema B» y «Esbozo de un estudio léxico-estadístico del vascuence y las lenguas

Mande»), Janbraun («Estudios eusquera-caucásicos»), G. Brettschmeider («La lengua vasca: la tipología y universales lingüísticos»), Georges Repusphí («En torno a las formas alocutivas de la lengua vasca»), Jofrey Heaih («Papel de la lengua vasca en la teoría lingüística moderna»), y no hacemos mención de otros trabajos leídos, por cuanto que, o pertenecen a personas vinculadas de algún modo o con el País Vasco o con la Academia Vasca o, como en el caso de Tadao Shimomya, japonés de nacionalidad, quien trató un tema que poco tiene que ver con la lingüística, como se deduce de su título: «George Barrow y la lengua vasca».

En total fueron una veintena de lingüistas los que tomaron parte, ya sea activamente o con sola su presencia en los encuentros internacionales de vascólogos celebrados en Lejona.

RENACIMIENTO Y PROYECCIÓN.—La razón de por qué se han programado estos encuentros en Lejona habría que hallarla en esa proyección que e! éusquera necesita tras e! renacimiento de la atención que se ¡e ha prodigado. La Real Academia Vasca ha tenido en cuenta este momento por el que atraviesa la lengua y en el que ha acometido la tarea de servir de vehículo cultura! y universitario. Con esas miras hay gente que está trabajando desde hace mucho, y aunque todavía queda por ver los resultados y la habilitación total del vascuence como lengua moderna, lo cierto es que este tipo de encuentros le puede suponer un gran oien, ya que es capaz de aumentar el interés que como lengua exótica y distinta ya tiene.

En las varias esferas en las que una lengua puede desarrollarse hay al menos una en la que todo el esfuerzo no depende de ella y esa es la de su proyección. En los encuentros celebrados en Lejona se ha dejado dicho que una de las razones buscadas ai traer al País Vasco esa veintena de lingüistas ha sido el de intensificar las relaciones con las distintas Universdades en las que se le da tratamiento de estudio y de investigación al vascuence. Una vez conectados así no es difícil que sean otorgadas becas de investigación a los jóvenes universitarios vascos en los lugares de donde proceden esta veintena de sabios: Inglaterra, Japón, Estados Unidos, Suecia, Polonia, etcétera.

El abrir campo a los estudios filológicos del éusquera es vitalmente necesario, tanto desde el ángulo de ia misma lengua como por parte del personal humano que ahora están estudiando filología vasca y que si no se les da esa abertura de proyección se encontrarán con que su gran esfuerzo en los estudios se estrellan contra las nulas posibilidades de salida que tal carrera les ofrece. Hoy hasta la misma enseñanza del vascuence se produce un poco de modo no profesional o profesionalizada con urgencia y de acuerdo con las exigencias que su enseñanza requiere y en cuanto esta enseñanza se logre de manera absolutamente profesionalizada y realizada con todo el mundo, como se ha procurado a través de los encuentros de Lejona, se estiman que pueden ser de gran ayuda.

Esta es, pues, la lase ue proyeccion que se ha buscado con los encuentros y dando por hecho que con ellas se ha logrado aunar y atar una relación importante con tan eminentes lingüistas, lo que la Real Academia Vasca Euskaltzaindía debe procurar y proyectar es el aspecto literario, ya que la lingüística es un aspecto solamente de la lengua y la literaria puede ofrecer otros aspectos posiblemente mucho más jugosos y amenos y hasta más proyectivos de los que la lingüística por su propia condición científico-técnica ofrece.

Se espera, pues, que por parte de los organizadores de esto encuentros se propicie alguna otra reunión que tenga como base de meditación y estudio la literatura con toda su compleja panorámica de ternas y géneros.

Por todo ello queda explicitado que, de primera intención al menos, se ha logrado proyectar la preocupación por el estudio del éusquera a lingüistas de fama mundial y a las Universidades en donde éstos ejercen su ministerio. De otras consecuencias y realidades que se hayan logrado todavía es demasiado pronto para decir nada.

 

< Volver