Alerta policial y normalidad turística     
 
 Diario 16.    24/06/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Alerta policial y normalidad turística

5

Madrid — La actividad en las zonas turísticas españolas ayer fue completamente normal, no exenta de cierta crispación en los medios responsables de la hostelería. Se incrementó la vigilancia policial en una vasta operación supervisada directamente por el ministro del Interior, Juan José Rosón.

En dicho Departamento ministerial, responsable de la seguridad ciudadana, anoche se analizaba la situación al terminar el plazo fijado por ETA (p-m), para hacer explosionar las bombas que dice ha colocado en diversas zonas turísticas españolas.

El anuncio hecho anoche por parte de la organización terrorista, de que en las próximas horas estallarían las dos primeras bombas en la provincia de Alicante, movilizó a los responsables del Ministerio del Interior.

A lo largo del día la Policía adoptó especiales medidas de seguridad, ante el plazo de las doce del mediodía dado por los etarras para comenzar la cadena de explosiones. Dos secciones de submarinistas de los Grupos Antiterroristas Rurales (GAR) de la Guardia Civil permanecieron en estado de alerta, mientras el resto de los efectivos policiales patrullaban todas las zonas turísticas.

Alerta permanente

Como medida de precaución, desde el pasado fin de semana la entrada de vehículos particulares al Puerto Banús ha sido prohibida. Esta medida no se tomaba en años anteriores hasta el primero de julio, fecha prevista para la llegada masiva de turistas.

Se espera para los próximos días la llegada a las poblaciones costeras malagueñas de refuerzos de efectivos policiales, con material especializado para la detección y desactivación de artefactos explosivos (equipos Tendax de la Policía Nacional), cuya labor será completada con perros entrenados en la localización de este tipo de material.

Servicios de información

Al igual que el día anterior, el ministro Juan José Rosón recibió en su despacho al secretario de Estado para el Turismo, Ignacio Aguirre, con quien trató de la posible influencia negativa de la campaña de ETA (p-m) en la afluencia turística este verano.

Los controles policiales, y en general la vigilancia e intento de localización de los artefactos etarras, se intensificaron en la provincia de Alicante una vez conocido el aviso de esta organización de que sería en esta zona donde estallarían las dos primeras bombas.

Juan José Rosón.

 

< Volver