Desarticulado el comando "Kioto" de ETA (m), por una llamada anónima     
 
 Ya.    22/11/1980.  Página: 36. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Desarticulado el comando «K_

de Eta (m), por una llamada anónu.

Los cinco individuos detenidos en la localidad vizcaína de Amorebieta en la noche del pasado jueves, por fuerzas de la Guardia Civil (aecho del que dimos cuenta ayer), son integrantes del comando «Kioto», de Eta militar, y su localización y detención fue posible merceda una llamada anónima que proporcionó diversos datos sobre su paradero, según se informa en una nota facilitada por la Dirección General de la Guardia Civil.

Los detenidos son: José Larrañaga Echevarría, de veintiséis años, natural de Amorebieta; Roberto Zabala Zamalloa, de treinta y cuatro arios, natural de Larrabezúa (Vizcaya); Juan Antonio Urrutia Aurteneche, de veinte años; Fernando Iraculis Albizo, de veintidós años, y Ernesto Alberdi Oláno, de veintinueve años. Los tres naturales de Amorebieta. A todos ellos les ha sido aplicada la ley antiterrorista.

Tras ser interrogados se llegó a la localización de diversos «zulos», en donde fue hallada gran cantidad de armas, entre las que hay que destacar una metralleta Stein, tres pistolas marca Firebird, de 9 mm. Parabelum; una pistola marca V. Bernardelli Cardone, calibre 22; un revólver marca Colt, calibre 38 especial; 6,5 kilos de goma-2 y tres de amona]; 14 granadas de mano, municiones, detonadores, mechas, así como gran cantidad de propaganda separatista y otros objetos diversos.

Según las primeras manifestaciones de los detenidos se ha podido determinar su participación directa en numerosos atentados que originaron la muerte de varias personas. Destaca la actuación de José Larrañaga Echevarría, jefe del grupo, quien ha reconocido su intervención en cinco asesinatos de personas civiles, realizados, uno en 1978, dos en 1979 y el resto en el presente año.

Por otra parte, Luis Ignacio Martín Boch, que fue detenido el pasado día 18 en la localidad navarra de Maya del Baztán, por presuntas vinculaciones con Eta, ha sido trasladado a Madrid para ser puesto a disposición de la Audiencia Nacional.

Otros tres detenidos recientemente en Durango, que habían sido igualmente trasladados a Madrid y puestos a disposición de la Audiencia Nacional, salieron ayer en libertad. Se trata de los apellidados Sopelana, Retes y Baquedano. A este último se le acusó, en una nota policial, de que en un piso de su propiedad había permanecido secuestrado el industrial señor Garavilla. Al parecer, el señor Baquedano desconocía el uso que fue dado a su piso, habiéndose limitado a facilitar las llaves del

mismo a un primo suyo, que resultó ser el presunto responsable del comando que llevó a cabo el secuestro.

En otro orden de cosas, la gendarmería de la localidad francesa de Bayona entregará una orden de prohibición de estancia en los nueve departamentos del suroeste francés, a Juan Eizaguirre Oalizola, que fue detenido en la madrugada del jueves y posteriormente puesto en libertad, bajo la promesa de presentarse ayer en la citada gendarmería de Bayona.

Eizaguirre fue condenado el pasado día 25 de septiembre por el tribunal de Bayona a dos meses de cárcel a no cumplir, salvo por reincidencia, por un delito de tenencia de material susceptible de ser utilizado como carga explosiva.

Mientras tanto, en Venezuela, la Policía y la Interpol vigilan estrechamente el aeropuerto Simón Bolívar, de Caracas, al objeto de identificar y detener a los autores del asesinato de un matrimonio vasco, perpetrado el pasado día 14 de este mes. Los españoles que viajan al exterior son ios principales sospechosos y sobre ellos se centran fundamentalmente las labores de identificación.

ETA REIVINDICA VARIOS ATENTADOS.— Eta militar ha asumido la autoría del atentado perpetrado en Eibar el pasado día 17, en el que resultó muerto un guardia civil y heridos otros dos. Por otra parte, los llamados «Comandos Independientes Berezi» de apoyo a Eta-m, se han responsabilizado a través de una llamada al diario «Egin» del atentado que tuvo lugar la noche del jueves contra una subestación de la compañía Iberduero en Lejona (Vizcaya), que dejó sin suministro eléctrico durante casi dos horas a una amplia zona de los ^municipios de Guecho y Lejona.

El portavoz de estos comandos leyó a la redacción de «Egin» un comunicado en el que asumen también la paternidad dada muerte de Gianinne Pueyo, que había sido detenida por la Policía francesa en relación con al atentado perpetrado en el país vasco-francés contra el matrimonio de refugiados españoles Echave.

 

< Volver