Ametrallado un bar de Hendaya. 
 Dos muertos en atentado contra ETA     
 
 Diario 16.    24/11/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Ametrallado un bar de Hendaya

Dos muertos en atentado contra ETA

Hendava — Dos muertos, ambos de nacionalidad francesa, y nueve heridos, cinco de ellos de gravedad, fue el balance del ametrallamiento de un bar en la localidad francesa de Hendaya, donde habitualmente se reúnen refugiados vascos vinculados a ETA.

Los dos fallecidos se encontraban en e! momento del atentado jugando una partida de cartas y se trata de Jean Fierre Haramendy, sesenta y ocho años, residente en Hendaya, y José Camío, cincuenta y dos años, natural de Urnieta (España) pero nacionalizado en Francia y residente en Hendaya. Según la Policía francesa, entre los heridos figuran dos exiliados españoles de los que no se ha facilitado su identidad.

Los hechos se produjeron sobre las ocho de la tarde cuando un comando de tres individuos encapuchados, tras romper la cristalera del bar del hotel Hendayais, dispararon varias ráfagas de metralleta al interior del local.

Los autores del atentado se dieron inmediatamente a la fuga, sin que pudiera advertirse el lugar por donde huían, aunque se supone, en círculos vascos, que^ inmediatamente se dirigieron al paso fronterizo, distante unos dos kilómetros del lugar del suceso.

La Policía, alertada rápidamente, acudió a la plaza Municipal, donde se encuentra ubicado el bar L´hendaye, e instaló diversos controles de carretera al

tiempo que procedió a un minucioso registro de todos los vehículos que se dirigían hacia territorio español.

Según pudo saber DIARIO 16, los dos muertos eran muy conocidos en la zona, desconociéndose cualquier tipo de actividad poli-tica o vinculación con los círculos de refugiados vascos.

Fuentes oficiales francesas informaron que diez minutos después de ocurrir el atentado, un R-18 con tres personas dentro cruzó a toda velocidad el control ´fronterizo de Behovia y fue interceptado por la Policía española en Irún. Las autoridades francesas sospechan que los ocupantes del vehículo fueron los autores del ametrallamiento.

 

< Volver