El descaro del PNV     
 
 Diario 16.    22/11/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

El descaro del PNV

El reciente comunicado del Partido Nacionalista Vasco, del que dábamos cuenta ayer en este diario, y en el que, entre otras cosas, el PNV manifiesta «comprender» que haya jóvenes que acudan a la acción terrorista, es una pieza maestra del más oportunista de los fariseísmos, disciplina en la que, al parecer, los nacionalistas vascos son auténticos virtuosos.

Condicionar en estos momentos la participación en el Frente de la Paz, con el que los partidos políticos de Euskadi pretenden erradicar el terrorismo, al proceso de transferencias es, lisa y llanamente, un incalificable chantaje del PNV al Gobierno, utilizando la criminal demencia etarra como elemento de presión y negociación de cava a Madrid.

Cada vez se hace más patente que nadie se ha beneficiado tanto, ni obtenido mayor provecho político de las acciones terroristas que el PNV. Abultados capitales políticos, limpios de polvo, paja y sangre, que ni siquiera han obtenido los propios etarras, ni los partidos abertzales Herri Batasuna y Euskadiko Ezkerra.

Posteriormente, tras el comunicado peneuvista, Arzalluz, presidente del EBB, dio un nuevo recital del más puro cinismo de sacristía, mezclando muertes con dineros, señalando que «comprender» no significa «justificar», etcétera. Para después añadir que «quienes más sufrimos el terrorismo somos los vascos». Es posible. Pero conviene decirle al señor Arzalluz que desde 1975, cuando se inició la transición, ETA ha asesinado a doscientas cincuenta personas. Son muchas muertes —¿cuántos del PNV?— para mezclarlas ahora, en la más sucia de las operaciones, con los conciertos económicos.

 

< Volver